Agencia UNO.

Mario Marcel, presidente del Banco Central de Chile: “La discusión constitucional de en el país es una oportunidad, más que un riesgo”

Marcel explicó su afirmación indicando que "otros países no tendrán la opción de actualizar su marco institucional a los desafíos que hoy día se enfrentan y a las demandas de la sociedad, después de un episodio tan crítico como ha sido el de la pandemia. Si en ese ejercicio constitucional ayuda a actualizar, modernizar y fortalecer las instituciones, puede terminar siendo un aporte bastante positivo a las proyecciones de Chile

El presidente del Banco Central de Chile, Mario Marcel, profundizó en las complicaciones que ha sufrido la economía de nuestro país, todo esto tras el estallido social de 2019 y la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

En conversación con el diario El País, Marcel manifestó que “hemos tenido tres shocks importantes en un espacio de 18 meses…Estos tres shocks son bastante inusuales”.

Pese a ello, resalta que “la respuesta desde las políticas públicas y las políticas económicas, en particular, también han sido excepcionales. Como Banco Central, desde noviembre de 2019 hemos aplicado más de 20 medidas para facilitar el ajuste de los mercados y evitar que se generen episodios de inestabilidad y, por otro lado, ajustar la política monetaria a una orientación mucho más expansiva que lo que hemos tenido en ningún otro episodio recesivo anterior en Chile”.

En otros pasajes, se refirió al proceso constituyente que se desarrollo en medio de toda esta crisis social, indicando que “a mediados del año pasado, efectivamente, se aprobó la reforma constitucional que le permite al Banco Central comprar bonos públicos en el mercado secundario para enfrentar situaciones de riesgo para la estabilidad financiera. Recientemente, iniciamos un programa de reposición y aumento de reservas internacionales para prepararnos para cuando salgamos de la línea de crédito flexible del Fondo Monetario y estar protegidos frente a episodios de restricciones en el acceso a liquidez internacional”.

Al ser consultado por como el proceso constituyente podría afectar a la recuperación económica de Chile, Marcel contestó que “la elaboración de una nueva Constitución, que será redactada por una convención de representantes elegidos por la ciudadanía, que luego será sometida a un plebiscito en 2022, es la respuesta que encontró el sistema político a la crisis social. Evidentemente, cuando ocurrió no se preveía que tendríamos shocks adicionales producto de la crisis sanitaria, pero hay una relación importante entre ambos episodios: las respuestas que hemos dado en Chile a la crisis de la covid-19 se han apoyado mucho en las instituciones”.

Precisó que eso pasó “desde la campaña de vacunación hasta la propia capacidad de la política económica del Banco Central de poder tomar decisiones oportunamente. En este periodo, las instituciones en Chile han ayudado a enfrentar una situación muy compleja. En ese marco, la discusión constitucional de Chile es una oportunidad, más que un riesgo.

Su afirmación la explica señalando que “otros países no tendrán la opción de actualizar su marco institucional a los desafíos que hoy día se enfrentan y a las demandas de la sociedad, después de un episodio tan crítico como ha sido el de la pandemia. Si en ese ejercicio constitucional ayuda a actualizar, modernizar y fortalecer las instituciones, puede terminar siendo un aporte bastante positivo a las proyecciones de Chile hacia adelante y a los desafíos que va a enfrentar, que no son menores”, cerró.

Comentarios