Agencia UNO.

Coordinador de Camas críticas del Minsal admite difícil panorama: “Nos espera, por lo menos, un mes muy complicado”

En entrevista con La Tercera, Luis Castillo manifestó que en regiones la solicitud de duplicar las camas críticas marcha bien, sin embargo en la Región Metropolitana el tema ha sido complicado, pese a los grandes esfuerzos que se hacen día a día por contar con más camas críticas disponibles con personal que se encargue de ellas.

El coordinador de camas críticas del Ministerio de Salud, Luis Castillo, se refirió a la difícil tarea de duplicar las camas en recintos de salud del país para enfrentar la crisis sanitaria desatada por la pandemia del Covid-19.

En entrevista con La Tercera, Castillo manifestó que en regiones la solicitud marcha bien, sin embargo en la Región Metropolitana el tema ha sido complicado, pese a los grandes esfuerzos que se hacen día a día por contr con más camas críticas disponibles.

El profesional de la salud explica que para lograr alcanzar un máximo de camas UCI habilitadas de forma simultánea en Chile “hay que usar a plenitud las capacidades de los pabellones quirúrgicos. Eso significa profundizar la postergación de las cirugías. No sé si la cirugía GES o de urgencia, pero hay que profundizarla de manera de poder utilizar los recintos quirúrgicos como sala de hospitalización de enfermos críticos y de conexión a ventilación artificial. Significa utilizar algunos recintos no UCI para ventilar o para hospitalizar enfermos más complejos”.

Añadió que “son estrategias que estamos afinando en estos días, junto con incrementar transferencia de pacientes a otras regiones, estrategia que siempre ha estado vigente. Especialmente a aquellas regiones menos estresadas desde el punto de vista de ocupación de camas. Hoy las regiones más grandes están tensionadas”.

Al ser consultado por lo que espera para las próximas semanas, Castillo contestó que “a mediano plazo, lo que debería pasar es que el contagio se controle, que el número de casos disminuya y que tengamos dos o tres semanas muy duras, críticas, donde lleguemos a 3.700 a 3.800 camas y que ahí se estabilice el número de enfermos para luego bajar”.

“Pero nos espera, por lo menos, un mes muy complicado. Y si ese escenario se da, entre las 3.500 a 3.800 camas va a haber que hacer un esfuerzo brutal”, cerró.

Comentarios