Foto: Agencia UNO

¿Qué es el JITSIC? El grupo internacional al que recurrirá el Servicio de Impuestos Internos para investigar los Pandora Papers

Ante la ola de filtraciones que se viene de los Pandora Papers, el Servicio de Impuestos Internos buscará apoyo en un convenio que reúne a 42 administraciones tributarias del mundo: el famoso grupo JITSIC.

El Servicio de Impuestos Internos (SII) decidió finalmente entrar en la investigación de los documentos filtrados por los Pandora Papers, entre ellos, la transacción por minera Dominga que hubo entre empresas offshore de las familias de Sebastián Piñera y Carlos Alberto “Choclo” Délano.

En un comunicado, el organismo recaudador aseguró que “está recabando todos los nuevos antecedentes disponibles para determinar si existe algún tipo de incumplimiento o vulneración a la normativa tributaria vigente en las operaciones divulgadas por los denominados Pandora Papers, y adoptar las acciones que correspondan de acuerdo a la Ley”.

Además, adelantaron que ya comenzaron a coordinar acciones con el Joint International Taskforce on Shared Intelligence and Collaboration, el famoso grupo JITSIC. “Chile ha impulsado con fuerza en los últimos años el trabajo colaborativo internacional para mejorar la fiscalización de la evasión y elusión tributaria”, subrayaron desde el SII.

¿Qué es el grupo JITSIC?

En el mismo comunicado, Impuestos Internos destaca que en los últimos años han estado “participando en instancias para promover acciones destinadas a combatir la erosión de las bases imponibles y el traslado de los beneficios de las empresas a jurisdicciones de baja o nula tributación”.

Para ello, han firmado distintos convenios de colaboración e intercambio de información. Uno de los más importantes es el Joint International Taskforce on Shared Intelligence and Collaboration, o grupo JITSIC, que reúne a 42 administraciones tributarias nacionales del mundo, aunque se considera abierto a los 53 países que integran el Foro de Administración Tributaria (FTA) de la OCDE.

El JITSIC partió el 2004 como una iniciativa conjunta de cuatro países: Australia, Canadá, Reino Unido y Estados Unidos. Desde el principio, su objetivo fue facilitar el trabajo de los entes recaudadores para contrarrestar esquemas tributarios abusivos y desarticular estructuras de evasión tributaria.

Sus primeras oficinas se abrieron en Washington y Londres. Con el tiempo se unieron países como Japón, República Checa, China, Francia y Alemania. Actualmente está firmado por buena parte de las naciones que componen el G-20 (salvo Argentina, Brasil y Arabia Saudita). A nivel continental, sólo lo integran cuatro países latinoamericanos: Chile, México, Perú y Colombia.

De acuerdo a su página web, su principal objetivo es implementar formas más efectivas de lidiar con la elusión fiscal. Para ello, proporciona a los distintos países un mecanismo ágil de intercambio de información y colaboración a través de puntos únicos de contacto (Single Point of Contact, SPOC, por sus siglas en inglés). Es decir se designa un mecanismo directo para gestionar las interacciones entre las unidades de cada país.

El JITSIC en los Panama Papers

Tras la filtración de más de 11 millones de secretos financieros en 2016 – famoso caso bautizado como Panama Papers- las distintas organizaciones mundiales se pusieron en alerta. Una de las primeras en reaccionar fue el Fondo Monetario Internacional (FMI), quienes aseguraron que la evasión fiscal descubierta era “simplemente inaceptable”.

Asimismo, para aprovechar la cumbre de la OCDE que se celebró en París en el mes de abril de ese año, se congregaron físicamente representantes de las distintas administraciones tributarias de todo el mundo para coordinar acciones en conjunto que facilite la recolección de antecedentes que traían consigo los Panama Papers. Esta inédita reunión del JITSIC se realizó a puertas cerradas en la capital francesa.

En un comunicado que posteriormente publicó la página oficial de la OCDE, se señaló que uno de los acuerdos logrados es que cada administración tributaria realizaría el seguimiento de los casos de sus respectivos países. Sin embargo, al mismo tiempo, estableció un compromiso activo para compartir información entre los gobiernos.

El organismo precisó que “los debates son confidenciales”, por lo que el JITSIC “no está al tanto de ninguna información específica sobre contribuyentes”, ya que dicha labor corresponde justamente a los entes recaudadores de cada nación.

Chris Jordan, responsable en esa época del servicio fiscal australiano, resumió que el JITSIC permite fundamentalmente “tener una visión de conjunto”, ya que permite cruzar la información. “Se trata de saber quién tiene qué, y cómo podemos ponernos a trabajar juntos”, sentenció.

Según Impuestos Internos, estos convenios le permitieron revisar operaciones de 109 contribuyentes de los Panama Papers. De esos casos, 12 terminaron en auditorías. Lo mismo ocurrió en los Paradise Papers (2017), donde se analizaron 92 casos y se fiscalizaron 24. En tanto, en los Bahama Dataleaks (2020), el organismo tiene a 199 contribuyentes bajo análisis actualmente.


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

Comentarios