Beatriz Sánchez, Gabriel Boric, Marcos Barraza y Hugo Gutiérrez, protagonistas de la desarticulación del FA y el PC en la Convención

Por qué la desastrosa semana del FA en la Convención debe preocupar -y mucho- a Boric

Los resultados de la elección de la mesa directiva de la Convención -que se extendió por casi dos días con dificultades para llegar a un acuerdo- dejó al Frente Amplio sin pan ni pedazo. Además, evidenció un desafío para el Presidente electo, Gabriel Boric, de cara a su gobierno, ya que la desarticulación entre el FA y el PC en el órgano constituyente y su consiguiente pérdida de poder, serán factores que influirán en su primer año de mandato.

Desinteligencia”. Con esa palabra, el constituyente del Frente Amplio, Fernando Atria (Indep. Revolución Democrática), describió la actuación de su sector en la elección de la mesa de la Convención Constitucional, donde luego de seis meses de protagonismo, con la figura de Jaime Bassa (Indep. Convergencia Social) en la vicepresidencia, quedaron sin representación en la mesa ejecutiva, sin aportar votos a la candidatura ganadora, y evidenciando problemas de coordinación con el partido con el que gobernarán a partir de marzo junto a Gabriel Boric: el Partido Comunista.

Respecto del último punto, las diferencias de apoyos entre el PC y el FA es algo que se viene evidenciando desde el inicio de la Convención, cuando los apoyos del Frente Amplio dejaron fuera de la mesa a la convencional Bárbara Sepúlveda (PC). Hasta entonces, la política adoptada desde el comando presidencial de Boric era la de intentar separar a Apruebo Dignidad como pacto de gobierno de la coalición respecto del trabajo de la Convención.

Sin embargo, a semanas de ingresar a La Moneda, el asunto se transformó de forzosa y urgente relevancia para los partidos que conforman la coalición. Así, sus representantes se reunieron como mesa política de AD la misma noche del miércoles 05 de enero para evaluar acciones que resuelvan sus diferencias al interior de la Convención.

Fuentes que participaron de ese encuentro aseguran que el análisis interno que hicieron responde a que, como coalición, tenían abandonada la Convención debido a la intensa contingencia electoral.

En ese sentido, sus dirigentes comentan que intentarán “institucionalizar” Apruebo Dignidad, en tanto coalición de gobierno con representación en la Convención, formando grupos de trabajo con las directivas de las colectividades, a objeto de afinar sus vínculos con los movimientos sociales y la manera en que se relacionarán con partidos fuera del bloque. Adivine: no se descarta un cónclave para auscultar quiénes son y hacia dónde quieren llegar.

Los resultados muestran a un Frente Amplio que no fue determinante en la elección de la presidencia del órgano constituyente al no apoyar a la candidatura ganadora.

El ocaso del poder del FA en la Convención y el desgaste de sus rostros

A la hora de ver las conclusiones de la elección, los resultados muestran a un Frente Amplio que no fue determinante en la elección de la presidencia del órgano constituyente al no apoyar a la candidatura ganadora, alejándose así de la conducción de una Convención que, desde julio del 2021, estaban liderando.

En ese sentido, la votación de aquel martes 04 de enero demostró debilidad por parte de una de las figuras más emblemáticas para el FA: Beatriz Sánchez.

Luego de presentarla como candidata -y después descartarla para que fuera vicepresidenta-, en la novena votación papal por la testera de la Convención, el FA votó en bloque por ella. Sin embargo, obtuvo sólo los 16 votos de sus compañeros de coalición, sin lograr superar siquiera a su contrincante de derecha.

Con esto, Jaime Bassa no pudo entregar la continuidad de la mesa a alguien de su sector político. Al mismo tiempo, el ahora ex vicepresidente de la Convención pasó de ser una figura central en el desarrollo del órgano, a ser sólo un convencional más, con lo que el Frente Amplio perdió la primera línea de incidencia en el desarrollo del Proceso Constituyente.

Axel Callís, sociólogo y director de la encuestadora Tú Influyes, dice sobre la ex candidata presidencial del FA: “se echa de menos el protagonismo que tenía Beatriz Sánchez hace un par de años. Pero, la pregunta que hay que hacerse es a quien tiene el Frente Amplio en la Convención que sea una persona ducha en política”.

Fuentes del Frente Amplio reconocen que hay una pérdida de protagonismo en la Convención que va a ser difícil enfrentar para Boric. Esto, principalmente porque necesita construir puentes con la centro izquierda para tener gobernabilidad en el Congreso y, al mismo tiempo, fortalecer lazos con las orgánicas de izquierda en la Convención, a la vez que mantienen un rol “bisagra” con las fuerzas más moderadas. Más que muñeca, acrobacia articuladora pura.

En ese sentido, Ernesto Águila, representante de Plataforma Socialista -grupo de ex militantes PS que viene apoyando a Boric desde antes de la primera vuelta- y uno de los integrantes de la reunión que sostuvo la mesa política de Apruebo Dignidad la noche del miércoles 05 de Enero, explica a The Clinic: “se espera hacia adelante que se hagan esfuerzos en poner en funcionamiento a una coalición de gobierno como corresponde en el Proceso Constituyente”.

“Lo que le corresponde a Apruebo Dignidad es tener la capacidad de articular tanto a los movimientos sociales como a grupos políticos con una perspectiva progresista en la Convención. Hay que ir pensando en una articulación en los dos frentes”, agrega.

Por su parte, el académico de la U. de Talca, Mauricio Morales, asegura que la actuación del FA en la conformación de la mesa “denota cierto amateurismo político”.

Esto, el analista lo justifica diciendo que, en un principio, “el FA eligió una candidatura que no gozaba del apoyo popular. Y tampoco examinaron en detalle las denuncias contra Ramona Reyes (convención socialista acusada de irregularidades mientras ejerció como alcaldesa de Paillaco). Eso es un error casi de principiante”, sostiene.

“Y el segundo error de principiante es que ellos pensaron que, muy probablemente, Elisa Quinteros no iba a alcanzar los votos suficientes en la novena votación y, de esa forma, iba a buscar irremediablemente los votos del FA para alzarse como la ganadora”, añade el cientista político.

“El Presidente (electo) sabe que esto no se puede replicar en el gobierno”

Momentos después de definida ya la nueva mesa de la Convención, las diferencias que la votación expresó entre el PC y el FA comenzaron a materializarse en el discurso de sus propios constituyentes.

“Había un acuerdo transversal en general de votar por María Elisa Quinteros, habría que preguntarle al Frente Amplio por qué cambió su voto”, dijo el Convencional Marcos Barraza (PC) a radio Cooperativa.

En tanto, su par y compañero de militancia, Hugo Gutiérrez, expresó que “aquí quieren hacer grandes acuerdos, pero ninguneando, invisibilizando no sólo al PC, no sólo a Chile Digno, sino que también a los movimientos sociales. El FA erró el camino al hacer alianza con la centro izquierda y derecha”, dijo a El Mercurio.

Esas declaraciones tuvieron respuesta por parte de Amaya Álvez, convencional que representará al Frente Amplio en la nueva mesa ampliada en calidad de vicepresidenta. “No entiendo mucho cuál es la fijación respecto al Frente Amplio y creo que no aporta nada. Lo digo con pesar porque no es el tipo de comentario que uno quisiera realizar”.

Un día después de la votación, ayer jueves 06 de Enero, el convencional Gutiérrez continuó direccionando su artillería a sus compañeros de conglomerado en entrevista con CNN-Chile.

“Lo que está pasando acá es una demostración de lo que no hay que hacer. El Presidente entiende bien y sabe que esto no se puede replicar en el gobierno”, comenzó diciendo, para agregar que “por el contrario, tiene que replicarse la práctica política que estamos teniendo nosotros, que es fortalecer los movimientos sociales, independiente, escaños reservados”.

Para encontrar una respuesta a estas diferencias, Mauricio Morales asegura que al FA y al PC los separa una “brecha generacional”.

“En la Convención, el PC tiene a Marcos Barraza, Hugo Gutiérrez, entre otros, que son líderes más representativos del partido. A diferencia de lo que sucede en el gobierno electo, en que las personas más fuertes del PC son Camila Vallejo y Karol Cariola. Entonces, eso es lo que hoy día está en juego y vamos a ver cómo se desarrolla en el próximo nombramiento de gabinete y en la relación que el Presidente Boric tenga con el PC”, proyecta Morales.

En tanto, Callís reconoce que el trabajo del PC en la elección “es muy valorable en términos de operación política”. Sin embargo, comenta que “eso no lo exime del problema que tiene”. ¿Cuál sería esa dificultad?

Axel Callís dice que el PC “no se han dado cuenta que es un partido de gobierno” y que “no puede andar coqueteando con los movimientos sociales en una fonda, y en otra fonda estar gobernando el país”.

“El problema que tiene es que no se han dado cuenta que es un partido de gobierno. El PC tiene que definir su política de alianzas de forma seria, porque es un partido eje de gobierno. Y esa es una responsabilidad. No puede andar coqueteando con los movimientos sociales en una fonda, y en otra fonda estar gobernando el país. Tiene que definirse quien refleja la identidad: Hugo Gutiérrez o Camila Vallejo”, ilustra Axel Callís.

De todos modos, el experto electoral agrega que, finalmente, “la responsabilidad política de sacar adelante la Constitución no es ni de la presidenta ni del vicepresidente. Ellos son de lotes chicos, por lo tanto la responsabilidad va a estar en Apruebo Dignidad y en el PS, que tienen los números para las votaciones del articulado”.

El timonel del PC, Guillermo Teillier, intentó bajar las revoluciones por los diferencias de Apruebo Dignidad en la Convención. “No se trata de establecer ahí hegemonías de partidos o de grupos de partidos, tampoco el nuestro, indudablemente”, aseveró. A eso agregó que “están todas las condiciones para ponerse de acuerdo en lo que viene, que ya es la etapa final en que hay que discutir las materias y hay un amplio campo en qué ponerse de acuerdo”.

La articulación del mundo social superó al FA en la Convención

Una tercera lectura que se observa a partir de los resultados de la Convención, fue la capacidad de los sectores independientes, pueblos originarios y movimientos más ligados a la izquierda, de sobrepasar el poder que mostraba el Frente Amplio en la Convención.

En ese sentido, estos sectores se mantuvieron intransigentes con la candidatura de Erick Chinga (constituyente Diaguita) ante la idea del FA de levantar la candidatura de Ramona Reyes (PS).

Luego, mientras avanzaban las votaciones, movimientos como Pueblo Constituyente y los Pueblos Originarios (que apoyaban a Chinga) comenzaron a acercarse al grupo de los Movimientos Sociales, que en un principio postularon a Cristina Dorador. Finalmente, propusieron a la victoriosa María Elisa Quinteros.

Con esto, Pueblo Constituyente, Movimientos Sociales y los Pueblos Originarios demostraron su capacidad para articular posturas y obligar a los demás sectores a acercarse a ellos, en vez de tener que ceder ante los grupos más moderados e institucionales.

Entre esos grupos, está Independientes No Neutrales, quienes también otorgaron votos a favor de Quinteros. Según Callís, “cuando se trata de elegir una mesa, tiene que operar el pragmatismo para construir el voto, que es distinto a cómo se construyen mayorías para aprobar el articulado. En ese sentido, al PC y a los movimientos sociales les va a costar más generar acuerdos con los INN para aprobar alguna medida insurreccional, por ejemplo”, advierte.

Ernesto Águila, en tanto, desdramatiza que el FA haya quedado fuera de la nueva mesa. “Son personas que desde diversas trayectorias, movimientos sociales, luchas territoriales, ambientalistas, de todas maneras tienen una sensibilidad parecida con la del gobierno que asumirá prontamente”, sostiene.

Empate técnico: la complejidad en el futuro Congreso

La falta de capacidad de negociación que mostró el Frente Amplio en la Convención, sienta un precedente para lo que será su trabajo en el Congreso para cuando, a partir de Marzo del 2022, se transformen en la coalición gobernante. Ahí donde deberán impulsar una agenda que todavía tiene la impronta de impulsar transformaciones, cuando en ambas cámaras la correlación de fuerzas de prácticamente de un empate técnico.

La actuación actual, de todos modos, dista del manejo que tuvo el Frente Amplio en los primeros seis meses de Convención.

Axel Callís así lo identifica: “demostró amateurismo político el Frente Amplio, siendo que no lo había demostrado cuando partió la Convención. Es algo que sorprende, porque en julio mostró mucha sagacidad. Entonces, la sorpresa que nos llevamos es que todo lo que había hecho antes, se borró con el codo”, dice.

La diputada de Convergencia Social, Gael Yeomans, abordó este tema mencionando que “en el Congreso hemos desarrollado estrategias comunes, miradas comunes. Levantado iniciativas entre el Frente Amplio y el Partido Comunista, dejando las diferencias que nos distancian a un lado y poniendo lo relevante, lo que le importa a la ciudadanía, en el centro”.

De todos modos, en la interna de Apruebo Dignidad están conscientes de que el escenario en el próximo Congreso será más complejo. Ahí, comentan las fuentes, tendrán que articular a la centro izquierda mientras levantan un proyecto que -en principio- es de izquierda.


VOLVER AL HOME

The Clinic Newsletter
Comentarios