Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Cosecha Propia

24 de Febrero de 2022

El camino del “Psicólogo del perreo”: terapia, reggaetón, escritura, amor y odios en redes sociales

Psicólogo del perreo

Cristóbal Paya es un artista chileno que mezcla el reggaetón con su profesión de psicólogo clínico. Asegura que con su música puede "aportar salud mental, emocional y espiritual a la cultura urbana en Chile”. Pese a ello, la última semana su imagen fue utilizada en una página de memes, donde una ex compañera de universidad lo denunció por no pagar pensión de alimentos. Aquí, el autodenominado "Psicólogo del perreo" conversa sobre su trabajo y responde a las críticas.

Por

Cristóbal Paya (32) es un artista chileno que mezcla su faceta como reggaetonero con su profesión de psicólogo clínico. A través de su música, el autodenominado “Psicólogo del perreo” asegura que “puede aportar salud mental, emocional y espiritual a la cultura urbana en Chile”.

Acaba de lanzar su primer disco titulado “Magia”. Estreno musical que coincide con la aparición del videoclip del single “Flow”, una producción en la que Paya, el Psicólogo del perreo, asegura haber buscado “promover un ambiente grato, respetuoso y nutritivo, generando una propuesta que refresque el imaginario que tenemos de las relaciones y que principalmente consume el público adolescente”.

Agrega que “lo quise hacer desde la música urbana porque es la que disfruto desde que yo mismo era más joven, pero también porque creo que su alcance permite que este mensaje llegue a muchas personas”.

Además de su música y su trabajo como psicoterapeuta, en el que atiende -de acuerdo a sus cálculos- a más de 30 personas por semana, el artista escribió dos libros sobre temáticas de “nuevas masculinidades”, los que promociona a través de sus redes sociales. Uno de estos libros es “Wara, mi camino a ser hombre,” sobre el que menciona “la mayoría de los hombres en Latinoamérica no se brindan el espacio de revisar sus heridas, porque el hombre no llora, porque hay que usar una máscara, porque tiene que ser fuerte”.

Sobre esta área de su trabajo, una imagen con uno de sus libros, en la que aparece junto a un lector, se viralizó a través de una página de memes, que en la última semana ha subido distintos posteos burlándose de la estética y los mensajes que difunde el “Psicólogo del perreo”. Los que incluyen encuentros y retiros con otros hombres.

Aquí el artista, que fue vocalista de la banda “Algo bueno pal corazón”, analiza su carrera musical como solista y habla sobre las críticas en redes sociales.

-¿Qué cosas unen tu carrera y tu música? ¿El perreo y tu trabajo?

-El equilibrio entre las historias que escucho y lo que canto. Allí se va generando como este “Psicólogo del perreo”, que en el fondo trata de promover a las personas que nos movamos. Eso es perrear, llegar hasta abajo, hasta tu infierno, tu oscuridad, pero también conecta con tu luz. Eso para mí es ser humano. 

´-¿Cómo se toman tus pacientes tu faceta de reagetonero?

-O se quedan de manera neutral o se alegran de que su psicólogo crea en otro contexto. Algunos lo escuchan y disfrutan. Hay de todo, pero logran entender que es un área aparte de mi persona y eso es bacán. Entienden los límites. Otros lo toman como “wow, qué buena la música de mi psicólogo”, eso también se da. Son los dos matices, pero nadie me ha dicho “oh cantas reaggetón, me voy de acá”. 

-Una gracia del reaggetón y una de las razones porque Santiago es la ciudad donde más se escucha este género en el mundo es porque libera de cánones morales ¿Cómo te expresas tú desde tu perspectiva de reggaetón consciente?, ¿no sientes una dicotomía?

-Trato de ser consciente, por ejemplo, digo en una canción: “No te dejo el visto/ tírame un chance que salgo distinto/ dame un suspiro que yo me derrito/ me tiro al piquero contigo”. Con eso no dije nada malo ni dañino. Estoy confirmando que una persona me gustó. Yo trato de expresarme en mi música como yo diría las cosas: cuidando el no dañar. Ahí deja de ser dicotómico. 

Bad Bunny, que agotó sus entradas en segundos para su concierto en Chile, ¿es un referente para ti?

-Sí, J Balvin, Bad Bunny, Residente y Willy Rodríguez de Cultura Profética son referentes, pero claro Bad Bunny en el flow, en como hila ideas y conceptos al igual que el trabajo de J Balvin, para mí son muy inspiradores. Veo eso en Chile y dan ganas de sacar algo que no sea solamente forma. (De) tratar de tener este contenido que yo traigo y la energía que yo traigo y poder llevarla como a un Balvin o Bad Bunny chileno, pero no caer en Camilo porque uso sus mismos bigotes. 

En Safaera, por ejemplo, Bad Bunny dice “Si tu novio no te mama el culo, pa’ eso que no mame”.  Habla de algo sexual y explícito, pero al mismo tiempo habla de un tabú que mantienen los hombres con la exploración sexual. ¿Qué te parece ese tipo de letras?

-Yo opino justamente que en esas letras Bud Bunny tiene el tino para abrir temas en momentos oportunos. Yo creo que tienen que ver con todo el aparataje y los buenos consejeros que debe tener. Él llega a mucha gente y debe estar muy resguardado en torno a su mensaje. Yo encuentro que eso es asertivo y osado y tiene un equilibrio difícil de lograr (…) Él demuestra sus habilidades y una de ésas es que tiras esos remates que abren tabúes, como lo hace Calle 13 en el tema “Sexo”. 

Claro, pero ahí hablan de “cochinadas”, pero no poniendo al hombre en un rol de dominación y por eso te preguntaba si el reggaetón más consciente que propones tiene que ser o no moralizante. 

-Estoy de acuerdo, a mí me ha costado sacar ese descartuchamiento, pero porque soy chileno, no soy de Puerto Rico. Pero de acuerdo a como yo funciono, creo que va a haber una evolución en mis videos. Me parece interesante la evolución del personaje. No puedo llegar al tiro a ese lugar Bad Bunny. Él no apareció de una vestido de mujer en sus vídeos. Él hizo un tránsito que generó expectativa, entonces para mí esto es un juego serio de cómo ir creando (el personaje). Yo ya estoy creando lo nuevo, pese a esta página de Instagram que está como una mosca muy molesta. Estoy concentrado en eso y en mis pacientes

En tus vídeos las bailarinas están con una ropa menos explícita que en el reggaetón convencional. ¿Eso es pensado?

-A mí me gusta mucho mostrar la sensualidad desde la elegancia. Cómo te decía, tengo amigas. Y tengo amigas que son bailarinas, actrices y cantantes. Entonces logro sentir el cómo exponerlas, de la forma que ellas quieran. Eso lo hablamos en equipo junto a las personas que están en la dirección de arte. 

Psicólogo del perreo

¿Pero fue una decisión en tu último videoclip?

-En todos, que sea sutil y elegante. Esa es la indicación que trato de dar a los directores. Que la imagen de la mujer se vea sutil y elegante y que a ellas también les guste. Que ellas puedan opinar y elegir con respecto a su outfit, que se sientan cómodas. He tenido muy buenas experiencias con el trabajo en equipos. Yo termino siendo el productor ejecutivo de los videos y me preocupo de que las personas queden contentas

Incongruencias

El reaggetón desde sus orígenes en muchos casos representa los vicios del patriarcado, pero tú comunicas que tus canciones tienen un sello distintivo. ¿Cuáles son esas diferencias?

-Un extremo de la música es ser subversivo y cuestionarse las cosas, pero otro tema es recuperar la dulzura en la poesía. Una dulzura necesaria. En el reggaetón hay un tipo que es romántico y relacional y no necesariamente tiene que ser abusivo o responder a un príncipe o princesa de Disney, sino que disfrutar el presente con una madurez neutral. Las letras van enfocadas en disfrutar, en dar lo mejor que podamos mientras estemos compartiendo. Ese es el marco general y entre medio salen palabras que se pueden relacionar con el género y un flowcito y melodías que pueden ser pegajosas

¿Hay algún ejemplo?

-Hay un tema que solté con un conocido haitiano hace dos años, se llama Dulzura y Candela. Yo trató de buscar eso en mi música. Una ternura que tenga ese calorcito rico de disfrutar. Hay músicos chilenos que lo logran como Ceaese y el Drefquila. En términos que no es necesario ser cochino o burdo. 

Hablando de referentes, me gustaría llevarte al caso de Gianluca. Él en sus letras habla de nueva masculinidad, pero tuvo un problema en redes sociales que derrumbó en parte su discurso y presentaba una dicotomía entre lo que expresaba en sus canciones y en cómo actuaba.  ¿Crees que hay una mayor responsabilidad en los artistas que instalan estos discursos?

-De todas maneras. Yo hace cuatro días vengo aguantando a una página (de Instagram) que se llama Nunoa.posting que me viene haciendo bullying feo. Toman mis imágenes cómo terapeuta, la primera que usaron era una foto mía con un libro que lancé en un evento, abrazado con un hombre y la dejan a disposición para que gente odiosa se mofe. El libro se llama “La magia de ser hombre” y se hizo viral. La página es de memes tiene 44mil seguidores, yo creo que no es adecuado subir una foto de otra persona, pero me subió. 

¿La foto que subieron era para molestarte en el sentido del “aliade”?

-Sí, como si fuera un ñuñoino aliade. Como “ya mofémonos de este hombrecito. Este machito que saca un libro”. Yo cuando hablé con la editorial del tema de ese libro pensamos que iban a haber personas que se iban a situar desde el lugar del dolor y la violencia y no lo iban a entender. 

Esa no es la única publicación, ¿no?

-Ya han subido tres publicaciones. Subieron otra de un vídeo que salgo muy cansado. Es un vídeo muy ridículo, pero lo hice para mí mismo y que otra persona lo use para reírse de mí sin mi consentimiento y exponerme ya le da otro giro. Es una manipulación.

Y desde tu área profesional ¿cómo respondes a eso?, ¿cómo te acercas responsablemente a ese reggaetonero con conciencia de género, pero al mismo tiempo representando el canon de hombre, blanco y heterosexual?

-Por supuesto que teniendo más amistades mujeres

¿Ya..?

-Ayer fui a Cultura Profética con puras amigas mujeres. Abrazado con las tres en una canción, con mucho respeto y sintiéndome muy querido y contenido. Yo creo que teniendo esos vínculos con respeto, habilitando espacios en donde yo aprenda de mujeres con respeto. De hecho ayer subieron una imagen de eso, me subieron a mí en una foto en un río. 

¿Dónde fue eso?

-En la Quebrada de Macul. Me saqué una foto debajo de una cascada meditando. Ahora usaron esa foto como si fuera un flyer, dice: “retiro, mujeres gratis, hombres 15 mil”.

Ja,ja,ja

-Yo la veo e igual da risa, pero en los comentarios se pusieron brígidos. Pero eso que pusieron con mi imagen yo no lo haría. Invitar a mujeres gratis, como si fuera una fiesta sería raro, eso no lo haría. Tampoco haría retiros específicamente para mujeres presencial. Allí aparece la imagen del gurú, como que se da este espacio de “la mujer que idolatra”, eso lo evito. Si hay retiros mixtos es para que hayan hombres y mujeres, pero yo me dedico más a los círculos de hombres, donde trato de tener el mismo respeto. 

¿Se puede ser psicólogo, reggaetonero y promotor de nuevas masculinidades?

-Se puede, pero con esta página está siendo difícil. Llevo días aguantando balas bien heavys, pero me lo tomo con que es parte de. Mi barbero me decía: mira a Anuel o Farruko. En su foto tienen miles de amadores y haters que están ahí. Creo que sí se puede, pero un psicólogo que tenga haters es raro. Pero bueno hay de todo. Mi desafío en el presente está en encarrilar a que llegue bien mi música a la gente, que la gente que quiera mis libros los tenga y que la gente que se quiera atender tenga un acceso fácil a esa atención; y que quienes quieran odiarme me quieran odiar. Lo último que subió esta página fue… Mira yo fui papá a los 17 y es uno de mis temas más profundos; y en los comentarios una excompañera de U me expuso como: “él no iba a la u y no entraba a las clases y además debe pensiones”. Me dio lata eso de una compañera de U. 

¿Y eso es real?

No, yo me regularicé. Me autodemandé. Me llama la atención este fenómeno, me están tratando de funar, yo le mandé un inbox a ella diciéndole “ubícate, somos colegas. Estudiamos donde mismo y que yo no haya entrado a las clases que entrabas porque tú me veías en el pasto tocando charango era mi proceso y mi forma de vivirlo y eso no me hace peor psicólogo, sólo me hace distinto”. 

Pero eso es un detalle. A ti se te criticó por la deuda de pensión.

-Eso fue parte de ese momento y está todo al día. No puede exponerme así, porque ella no sabe el proceso legal que se está viviendo. Lo encontré super desubicado. Entonces con la funa o posible funa yo me siento tranquilo porque estoy al día. 

https://www.theclinic.cl/2022/02/23/columna-de-rodrigo-mayorga-amarillo-patito/

Notas relacionadas

Deja tu comentario