Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

21 de Abril de 2022

Refuerzo técnico y alejada de las luces: Macarena Lobos, la subsecretaria que secunda al ministro Jackson en el esquivo Congreso

En su primer mes trabajando codo a codo con el titular de la Segpres, Giorgio Jackson, la subsecretaria del ramo ha pasado prácticamente desapercibida afuera de los primeros anillos del oficialismo en la Cámara, no así en el Senado, donde la abogada cuenta con aceitadas redes debido su trayectoria ligada a la ex Concertación. Pese a que parlamentarios del oficialismo y la oposición afirman que les gustaría verla más empoderada y activa en su cargo, Lobos ha ejercido como el contrapunto técnico del ministro y la interlocutora inmediata ante los legisladores de la Falange, roles reforzados en las excéntricas horas que precedieron a la tramitación de los proyectos de quinto retiro de las AFP.

Por

A eso de las 14:00 horas del martes 12 de abril, la bancada de diputados DC se reunieron con los titulares de la Secretaría General de la Presidencia: el ministro Giorgio Jackson y la subsecretaria Macarena Lobos. El ambiente político ya estaba más que acontecido, con una creciente altisonancia en las declaraciones de los dirigentes oficialistas, luego de la sorprendente jugada del Ejecutivo para contrarrestar el proyecto de quinto retiro que lideraron el binomio de este tipo de causa, los diputados Pamela Jiles y René Alinco: impulsar otra iniciativa de similares características, pero acotada a transferencias para el pago de deudas.

En ese contexto, el objetivo de la dupla de Segpres era despejar dudas, recolectar apoyos, y por supuesto, calmar la molestia por lo inesperado e inconsulto de la iniciativa del gobierno. En resumen: adelantar el control de daños en momentos en que el proyecto de quinto retiro de los diputados tenía todas las probabilidades de aprobarse, propinando una inapelable derrota política a La Moneda.

Pero lo que se encontraron Jackson y Lobos no fue un ambiente fácil. La molestia entre los falangistas era evidente al no haber sido considerados en las consultas previas a la presentación del proyecto, eso que los entendidos en relaciones políticas conceptualizan como “trabajo prelegislativo”.

“Nos enteramos por la prensa” reveló después el jefe de la bancada de diputados DC, Eric Aedo, tras la reunión.

Cuentan en la bancada falangista que Jackson salió al paso de las críticas de los diputados DC asegurando que Lobos había alertado al diputado Miguel Ángel Calisto sobre el proyecto que tramaba el gobierno. Sin embargo, en el acto Calisto desmintió la afirmación, a lo que Lobos ratificó que nunca entró a ese nivel de detalle, afirman fuentes de la bancada: sólo hablaron de probables indicaciones a la moción de retiros que ya se impulsaba en la Cámara.

Para quienes presenciaron la escena, ese traspié fue la evidencia de que la estrategia del gobierno de emitir su propio proyecto fue resuelto a la rápida, y que el ministro y su subsecretaria no estaban totalmente coordinados. Asimismo, como recalcan miembros de la bancada, se evidenciaba el acotado margen de acción de Lobos para negociar con la ex Concertación.

Un crítico diagnóstico para un gobierno que carece de mayorías en el Congreso, teniendo en cuenta, además, que mucho de lo que se destacó sobre el perfil de la subsecretaria al momento de ser designada, recaía no sólo en su profundo conocimiento de los vericuetos legislativos, sino también en sus amplias redes en el Congreso, especialmente en la centro izquierda.

Sería la persona perfecta para descomprimir las tensiones que pudiera enfrentar el ministro Jackson, que acarreaba más de un encontronazo desde su época de legislador. Basta recordar, por ejemplo, sus primeras interacciones con los senadores del Partido Socialista que terminaron, según consignó en su momento La Tercera, en una áspera discusión entre él y Alfonso De Urresti, probable sucesor de Álvaro Elizalde en la interna PS.

De todos modos, una consecuencia de aquella reunión en que los diputados DC quedaron molestos con el trato dispensado por Jackson, fue que Lobos asumió derechamente las conversaciones con esta bancada. Según afirman miembros de la misma, desde ese tenso encuentro que Lobos ha mantenido el contacto con el jefe de bancada Eric Aedo, pasando a ser una suerte de interlocutora oficial de la Segpres con la DC en la Cámara, bancada que, en todo caso, apoyó mayoritariamente el quinto retiro de los diputados, mientras que sólo el legislador falangista, Alberto Undurraga, apoyó la iniciativa del Ejecutivo.

Algo que se diferencia del trato con el resto de las bancadas, según cuentan bajo reserva fuentes tanto de oficialismo como de oposición, donde aseguran no sostener mayor contacto con la subsecretaria: las conversaciones las realizan a través del ministro Jackson.

¿Triunfo, derrota o empate? Los siete factores que explican las fracturas del oficialismo en el rechazo a los proyectos de quinto retiro

Bajo perfil en la Cámara y mayor reconocimiento en el Senado

Cuando Macarena Lobos llega a la Cámara de Diputados, suele pasar desapercibida. A diferencia de algunos de sus pares, como por ejemplo el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve -quien suele ser saludado de manera afable por sus ex colegas-, la abogada pasa por el salón El Pensador directo a su oficina, sin mayores aspavientos ni la natural curiosidad de la prensa con las autoridades de primera línea.

Fuera de micrófono, no son pocos los diputados que confiesan no conocerla en persona, aunque admiten estar al tanto de su trayectoria.

Abogada de la Universidad de Chile, licenciada en Estudios Avanzados y con un doctorado en derecho por la Universidad Complutense de Madrid, durante los gobiernos de Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Ricardo Lagos, ejerció como asesora en materias laborales y previsionales del ministerio del Trabajo.

En el primer gobierno de Michelle Bachelet, Lobos fue asesora jurídica en la Dirección de Presupuestos del ministerio de Hacienda, para luego adentrarse en el mundo parlamentario como secretaria ejecutiva del programa de asesoría Legislativa de la Cieplan, centro de estudios ligado a la DC. En ese espacio comenzó a granjearse la valiosa cercanía con distintos diputados y senadores falangistas y de la ex Concertación, en ese orden.

De hecho, en 2014 fue nombrada coordinadora legislativa en el ministerio de Hacienda, y en 2017 llegó a ser subsecretaria en esa cartera. Al año siguiente, una vez que la derecha asumió el poder en el segundo gobierno de Sebastián Piñera, se desempeñó como asesora externa del Consejo Resolutivo de Asignaciones Parlamentarias.

Por su antecedentes y trayectoria, en 2019 llegó a ser una de las postulantes al cargo de Secretaria del Senado, el que finalmente terminó en manos del ex fiscal Raúl Guzmán. Asimismo, tuvo una fallida postulación a la Convención en el distrito 10, en cupo de Independientes No Neutrales.

Lobos asumió derechamente las conversaciones con esta bancada. Según afirman miembros de la misma, desde ese tenso encuentro que Lobos ha mantenido el contacto con el jefe de bancada Eric Aedo, pasando a ser una suerte de interlocutora oficial de la Segpres con la DC en la Cámara.

Una trayectoria donde la tónica fue profundizar redes en el Parlamento, lo que la perfila como la interlocutora política ideal para secundar al ministro Jackson. Sobre todo, considerando tanto el alcance de los proyectos que el Ejecutivo tiene en carpeta -reforma previsional, tributaria o a Carabineros, sólo por citar algunas- como la fragmentada composición de un Congreso destinado -en los hechos- a ser un dique de contención de la agenda programática del gobierno.

Junto a ello, en los pasillos del Parlamento aún tienen presente el último paso de Lobos como jefa de campaña de la ex candidata presidencial de la DC, la senadora Yasna Provoste. En los cálculos del oficialismo, una posición privilegiada a la hora de ir a buscar votos falangista, pero que aún arrastra ripios: para las 08:00 horas de hoy, jueves 21 de Abril, el Presidente Boric había citado a la DC a sostener una reunión con la directiva DC. Sin embargo, a la convocatoria se restaron los senadores del partido, quienes aún resienten el vínculo distante forjado hasta ahora por el ministro Jackson.

Pese a las cuentas pendientes de Jackson con los senadores DC, es en la Cámara Alta donde hay mayor grado de conocimiento -y reconocimiento- hacia la subsecretaria Lobos.

No obstante, un senador de la bancada PPD desliza un matiz con un dejo de crítica: “ella no participa en el diálogo prelegislativo”. En este sentido, la fuente confidencia que esperaría un rol más activo de Lobos, en especial con el mundo ahora denominado “Socialismo Democrático”, a quienes conoce de sobra a la hora de negociar.

En la vereda opuesta, en tanto, desde Renovación Nacional coinciden con el mismo juicio, el que expresan de manera pública a este diario.

“Me gustaría que la subsecretaria tuviera un rol más importante, pero no la hemos visto en el Parlamento. Nos llama profundamente la atención que siendo una persona que tiene redes en todas las bancadas, hacia quien hay un reconocimiento transversal respecto de su capacidad profesional, además de que la conocemos y tenemos grados de confianza para generar diálogo sobre la agenda legislativa, ella no esté. Está ausente, pero no creo que sea su responsabilidad”, sentencia senador y presidente de Renovación Nacional, Francisco Chahuán.

Acaso la respuesta a aquella “responsabilidad” apuntada por el senador Chahuán, está en el tipo de dupla que han proyectado desde la Segpres, en particular en las horas más candentes en torno a la truncada tramitación de los proyectos de retiros de los ahorros previsionales.

El gobierno le da el adiós al retiro acotado: Giorgio Jackson puso énfasis en que el enfoque estará en las «reformas estructurales»

Técnica legislativa y una prevención para el Quinto Retiro del Ejecutivo

Un integrante de la mesa de la Cámara asegura que el diseño de roles en la Segpres, es con Jackson a cargo de las materias políticas y el diálogo con parlamentarios, mientras que Lobos tendría mayor preponderancia en la mirada técnica a la hora de gestionar la agenda legislativa del gobierno.

Una escena que grafica lo anterior ocurrió el pasado miércoles 13 de Abril, en la oficina de Segpres de la Cámara. Fue una cita entre Segpres y las bancadas oficialistas, donde se comenzaron a afinar los primeros detalles de la estrategia legislativa para el proyecto de retiro que intentó impulsar el Ejecutivo.

Según afirman fuentes presentes en el encuentro, surgió la idea de dividir en dos la tramitación del mensaje presidencial; partir votando el primer artículo del proyecto, y dejar la votación del resto de la iniciativa para después.

La intención fue rápidamente desechada por la subsecretaria Lobos en razón a argumentos jurídicos, cuentan quienes participaron de la cita, agregando que uno de los temores era que se abriera un margen -por pequeño que fuera- de que el proyecto avanzara sólo con el giro de las AFP, pero sin las excepcionalidades que defendió el gobierno: dedicarlos sólo para el pago de deudas de diverso tipo.

En todo caso, fue en aquella cita que se resolvió que el proyecto de retiro del gobierno -con “criterio de seguridad social”, según el rótulo que intentó instalar La Moneda- se votaría en la Cámara el lunes 18 de Abril, junto a la moción parlamentaria que impulsaron Jiles-Alinco y compañía, agregan fuentes presentes en la reunión.

“Me gustaría que la subsecretaria tuviera un rol más importante, pero no la hemos visto en el Parlamento. Nos llama profundamente la atención que siendo una persona que tiene redes en todas las bancadas, ella no esté”, dice el senador y presidente de RN, Francisco Chahuán.

Ejemplo de esto lo ilustran en la bancada de diputados PS, cuando se despachó la ley “Devuelveme mi casa”, norma que busca acelerar el proceso de desalojo para personas morosas del arriendo en un bien inmueble.

En una conversación de pasillo, el diputado Leonardo Soto (PS) le pidió al ministro Jackson aplicar un veto presidencial para hacer algunas modificaciones que eviten que grandes empresas inmobiliarias puedan hacer un uso abusivo de la ley.

Quienes conocieron el tenor de ese diálogo, aseguran que al escuchar a Soto, Jackson se dio media vuelta para consultarle a Lobos por el plazo que tenían para introducir enmiendas al entonces proyecto de ley, a lo que ella respondió rápidamente que eran 30 días, demostrando su memorizado conocimiento de los tiempos legislativos y su rol como apoyo técnico del ministro Segpres.

Otro ejemplo al que apuntan las fuentes, es el proyecto recién despachado a ley por el Congreso, que permite la georreferenciación a la hora de asignar los locales de votación para futuros comicios electorales.

Según cuentan integrantes de la Comisión de Constitución del Senado, el papel de Macarena Lobos fue clave para acelerar la tramitación del proyecto, ya que fue ella la encargada de trabajar las indicaciones con el Servicio Electoral para perfeccionar la iniciativa e impulsar el cambio de concepto de “ciudadanos” por el de “electores”.

Con ello se permitía que los extranjeros también sean parte del voto obligatorio para el Plebiscito de Salida de la Convención Constitucional.

También puedes leer: Izquierda de matinal


Volver al Home para seguir leyendo artículos de The Clinic

Notas relacionadas

Deja tu comentario