Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

1 de junio de 2022

Sorpresas, fortalezas y debilidades del discurso de Boric: analistas desmenuzan la primera cuenta pública del Presidente

gabriel Boric en el podio del Saon de honor del Senado para la cuenta pública 2022

Un marcado sentido histórico en el mensaje, buen uso de la retórica y humildad ante las críticas en general, son parte de los puntos que destacan analistas y expertos en comunicación política en la primera Cuenta Pública del Presidente Boric. ¿Flancos del relato? Carencia de profundidad en sus bajadas sobre la crisis de seguridad y los efectos del Estallido Social en las pymes, advierten el ex jefe de la Secom, Juan Carvajal, la investigadora del IES, Josefina Araos, y el académico de la U. de Chile, Claudio Salinas.

Por Joaquín Abud, Felipe González y Emmanuel Ganora

Pasadas las 11:00 de la mañana de hoy, 01 de Junio, el Presidente Gabriel Boric ingresó al Salón de Honor del Congreso en Valparaíso, manteniendo la regla de evitar el uso de la corbata, pero luciendo una camisa azul claro bajo su chaqueta. En esta prenda, sin embargo, se mantuvo el símbolo republicano: la banda presidencial tricolor cruzada sobre su humanidad. 

Fueron más de dos horas de alocución donde el Mandatario planteó las primeras definiciones de su gestión, a casi tres meses de prometer respetar la Constitución y las leyes “ante el pueblo y los pueblos de Chile”, asumiendo los destinos de un país con contingencias inéditas en su complejidad. 

Fenómenos políticos y sociológicos están a la vista: la violencia en la Macrozona Sur; la crisis migratoria en el norte; el incremento de la violencia de la actividad criminal; una inflación galopante que reduce el poder adquisitivo de las familias más vulnerables; y un empate virtual en la correlación de fuerzas en el Congreso, lo que dificulta el despliegue de su agenda legislativa. 

Complejidades que, por cierto, se enmarcan en un contexto de desajustes en la gestión gubernamental, donde la ministra del Interior, Izkia Siches, ha concentrado la atención mediática y las críticas tanto de sectores del oficialismo como de la oposición, sector que aún se encuentra tentado con la idea de una acusación constitucional en su contra. De hecho, al cierre de edición, se informó que su jefe de gabinete y otrora colega de labores gremiales en el Colegio Médico, Roberto Estay, renunció a su cargo

Semanas complejas para un gobierno que suele estar encerrado en el laberinto de la contingencia, en desmedro del impulso de su programa de gobierno con aspiraciones de transformación estructural. Una disyuntiva que, además, provoca la ansiedad en el flanco izquierdo de su base de apoyo. Por lo mismo, una de las definiciones del último Comité Central del Partido Comunista, se hizo un llamado al Ejecutivo para que pasara a la “ofensiva”, a objeto de “reinstalar la agenda de transformaciones”.

Por lo mismo, la Cuenta Pública del Presidente Boric fue uno de los hitos republicanos más esperados del último tiempo. En este sentido, The Clinic contactó a analistas políticos, algunos especializados precisamente en comunicación política, para identificar los aciertos y flancos del mensaje entregado por el Mandatario. 

Fortaleza: sentido histórico, retórica y humildad con las críticas

Es de público conocimiento que el Presidente Boric es un asiduo lector de Historia y en sus discursos no faltan alusiones al pasado republicano. Así, es de consenso entre los expertos en reconocer como una fortaleza de Boric en haber logrado situar su mensaje dentro de un contexto y continuidad histórica.

“Se nota que trató de buscar un hilo de conexión con lo que han sido los mensajes presidenciales, y de hacer un reconocimiento a que los avances que se han logrado en el país fueron frutos de los esfuerzos de distintas sensibilidades”, lanza de entrada el periodista Juan Carvajal, ex director de la Secretaría de Comunicaciones de La Moneda en el primer gobierno de Michelle Bachelet.

Un juicio en el que coincide el coordinador de Magister en Comunicación Política de la U. de Chile, Claudio Salinas. “Me parece muy bien que Boric haya logrado sacar su discurso de la mera contingencia, y lo haya logrado ubicar en un contexto histórico, con la mención que hizo a las cuentas públicas anteriores”, dice el académico.

Un sentido de la Historia que, pese a todo, tuvo un hábil enfoque crítico, a juicio del docente. “Me pareció muy bien la forma en la que se refirió a los periodos de la ex Concertación, porque hace una crítica muy sutil hablando de los retrocesos o de que las bondades del modelo no llegaron para buena parte de la ciudadanía”, agrega Salinas.

Incluso, al Presidente se le reconoce su efectivo uso de los artes retóricas, una evidente debilidad de su antecesor en La Moneda.

Así lo plantea la investigadora del Instituto de Estudios de la Sociedad -IES-, Josefina Araos.

“Tenemos un Presidente con muy buena performance retórica, sobre todo comparando con quien lo antecede (Piñera). Es una virtud de su parte para comunicar y hacer referencias”, dice la historiadora.

Junto a ello, al discurso de Boric se le reconocen otras fortalezas. Por ejemplo, que el discurso tuviera un hilo conductor de relato y no esa tentación de los presidentes de hacer un check list con los avances de su gestión, no obstante el largo tiempo que esta apuesta de Boric trajo consigo en la cuenta pública.

“El discurso me pareció que fue un relato y no una mera lista de supermercado, como estábamos acostumbrados con Piñera, lo que también podría explicar la extensión del discurso”, dice Claudio Salinas, para añadir que “también es muy relevante que haga énfasis en que éste es el inicio de las transformaciones y no el fin. Así le da relevancia a que es necesario darle continuidad al gobierno, sin decirlo explícitamente”.

En tanto, Josefina Araos destaca la forma en que Boric abordó las críticas en el mensaje. “Me parece valorable el ejercicio de hacerse cargo de las críticas que ha recibido su gobierno, aunque lo hizo de forma sutil. Por ejemplo, la importancia del presente y la relevancia histórica que hay en su discurso, que se traduce en la idea de que no podemos partir de cero”, afirma.

En esta línea, la investigadora también remarca la forma en que Boric hizo un gesto de modestia al reconocer que sus críticas a la gestión sanitaria del gobierno de Piñera ante la Pandemia, tal vez estuvieron pasadas en un par de bemoles.

“Me parece una fortaleza cuando hace referencia a las críticas de su sector al manejo de la pandemia de Sebastián Piñera. Es un gesto importantísimo, porque demuestra que está consciente de que hay una inconsistencia en las críticas a la gestión anterior en la Pandemia”, agrega Araos, para sintetizar este punto en una elocuente frase: “No habla desde la soberbia, lo hace desde la humildad”, remata.

Debilidades: carencia de profundidad ante crisis de seguridad

Por cierto, ningún discurso presidencial es perfecto y la alocución de Boric ante el Congreso Pleno no fue la excepción.

Así, Juan Carvajal apunta a que la mención de Boric al Estallido Social careció de ciertos elementos referentes a quienes padecieron los efectos colaterales de la Revuelta.

“Para efectos de lo que más de algún sector del país esperaba, en su referencia a las víctimas de las violaciones a los Derechos Humanos y a los resultados del Estallido Social, faltó una referencia a las pymes y a las personas que vivían en los sectores aledaños a las principales capitales y plazas que vivieron los daños que tuvo el Estallido Social”, sostiene el experto en comunicación estratégica.

Precisamente es en los detalles donde Carvajal identifica falencias en el discurso. “Uno se queda con la sensación de que faltan datos más concretos de cómo enfrentar temas importantes como la violencia en el comercio ilegal, lo que está pasando en La Araucanía y en las manifestaciones de los viernes en las principales capitales. No digo que no lo haya dicho, pero creo que hay cuestiones más concretas que la gente espera”, añadió el ex jefe de la Secom.

Es justamente en el ítem de seguridad donde los expertos consultados visualizan fragilidades en el mensaje que el Presidente Boric le entregó al país.

“Se nota que trató de buscar un hilo de conexión con lo que han sido los mensajes presidenciales, y de hacer un reconocimiento a que los avances que se han logrado en el país fueron frutos de los esfuerzos de distintas sensibilidades”, lanza de entrada el periodista Juan Carvajal, ex director de la Secretaría de Comunicaciones de La Moneda en el primer gobierno de Michelle Bachelet.

“La primera parte se enfoca en la agenda de cambios y creo que estas promesas son al costo o al riesgo de las urgencias. Por ejemplo, deja muy tarde en su discurso el eje de la Seguridad; hubiese esperado que vinculara la agenda de cambios con la agenda de seguridad”, dice Josefina Araos, acusando de paso que “en el tema de la migración fue un poco vago o ambiguo”.

En tanto, Claudio Salinas apunta a la forma en cómo el Mandatario profundizó en su prometida reforma -otrora “refundar ahora”- a Carabineros y la presencia del Estado en la Macrozona Sur.

“Sobre la Macrozona Sur, me faltó observar en el discurso un avance paralelo al Estado de Excepción. Algo como organizar una mesa interdisciplinaria, por ejemplo. No se observa tanta claridad como algo necesario”, dice el académico en comunicación política.

Plebiscito: neutralidad y distancia ante la Convención

Dentro de los múltiples factores que debe enfrentar La Moneda, será el Plebiscito de Salida del 04 de Septiembre, para ratificar o censurar la propuesta de una nueva Carta Fundamental emanada de la Convención.

Una complejidad de proporciones debido a los altos índices que está registrando la opción “Rechazo” por sobre el “Apruebo” en diversas encuestas, lo que proyectará un golpe de proporciones a la continuidad del Ejecutivo. Algo que reconoció el ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Giorgio Jackson, quien en entrevista con este medio, reconoció que la primera alternativa dejaría “sin herramientas para ejecutar nuestro programa”.

Mientras el Referéndum se asoma a la vuelta de la esquina -quedan apenas dos meses-, el gobierno -además- difundió un video de caracter informativo para el Plebiscito de Septiembre. El registro audiovisual, preparado por Secom, hace un recuento de las constituciones del pasado y su acotada participación ciudadana, acusando que la Carta Fundamental vigente “fue escrita por nueve personas designadas por una Junta Militar”, no obstante las reformas introducidas al texto en el año 2005, lo que llevó a que el entonces Presidente, Ricardo Lagos, estampara su rúbrica en el escrito.

Lo anterior fue razón suficiente para que la oposición pusiera el grito en el cielo y rápidamente acudiera a Contraloría pidiendo que se pronunciara ante un flagrante hecho de intervencionismo electoral, acusaron los Republicanos y Chile Vamos.

“La primera parte se enfoca en la agenda de cambios y creo que estas promesas son al costo o al riesgo de las urgencias. Por ejemplo, deja muy tarde en su discurso el eje de la Seguridad; hubiese esperado que vinculara la agenda de cambios con la agenda de seguridad”, dice Josefina Araos, investigadora del IES.


Bajo ese escenario fue que el Presidente Boric aludió al Proceso Constituyente al inicio de su Cuenta Pública. Aludió apenas una sola vez a la Convención e hizo la prevención que tanto las opciones del Apruebo como del Rechazo eran “opciones son legítimas”. Para mayor precaución, el Mandatario agregó: “el gobierno tiene el deber de garantizar que la ciudadanía se manifieste libremente en las urnas de manera informada».

“Fue bien hábil, sobre todo porque sale sutilmente al paso de la polémica del video, señalando explícitamente que ambas opciones son válidas”, sostiene Josefina Araos. En este punto también coincide Juan Carvajal, quien complementa: “él está muy consciente de que frente a la Convención, le corresponde al gobierno esta etapa que empieza ahora. Y ante la campaña por el Apruebo o el Rechazo, prefirió mantener distancia”.

Sin embargo, el otrora hombre fuerte de las comunicaciones en los albores del bacheletismo, agrega: “pero fue claro en decir que es una conquista histórica al nivel de participación, de paridad, la importancia que tiene la Convención y su resultado”.

El académico Claudio Salinas, en tanto, afirma que hubo astucia en el Presidente en evitar hablar de la Convención, tan cuestionada por sus impulsos maximalistas y los desaguisados comunicaciones de ciertos convencionales.

“Me pareció virtuoso hablar del Proceso Constituyente y no sólo de la Convención. Él mismo apuntó al 80% de votantes que pidieron cambiar la Constitución. Ese debe ser el énfasis; el proceso completo y no sólo el órgano encargado, que está muy criticado”, señala.

“En el fondo, cuando habla del Proceso Constituyente y lo releva como algo positivo, también está diciendo implícitamente que el resultado es positivo. En eso fue muy talentoso”, cierra el docente.

Para mayores luces del pensamiento del Presidente Boric respecto a los designios de su gobierno, sírvase conectar a la cadena nacional contemplada para esa noche, miércoles 01 de Junio, según informaron desde La Moneda.


Notas relacionadas

Deja tu comentario