Remarcar la exigencia de arreglar las fallas que ha presentado el nuevo sistema operativo del Registro Civil para el 31 de marzo de 2014 fue el motivo de la reunión que tuvo ayer la directora del servicio y el presidente mundial de Morpho, Philippe Petitcolin.

Según consigna el diario La Tercera, a eso de las 10 de la mañana de ayer el representante francés llegó a las oficinas del Registro, ubicadas en Huérfanos 1570, donde sostuvo la reunión con la jefa del servicio en que recibió el plazo fatal impuesto por el gobierno, luego de la denuncia de fallas y errores en el software de cédulas y pasaportes.

“Le exigimos al presidente de Morpho que los plazos sean cumplidos estrictamente y él se comprometió a hacerlo”, dijo Gallardo quien señaló además que los problemas que se han producido “tienen que ver con la oportunidad con que entregamos a los usuarios los documentos que solicitan”.

Según Gallardo, se están revisando los informes para establecer eventuales multas por la calidad del servicio, ya que en este momento los pagos a la empresa -por alrededor de 2.500 millones- están “congelados”.

Cabe recordar que la empresa francesa ganó una cuestionada licitación que contempla un contrato por más de US$ 400 millones. Además, la directora del Registro Civil realiza actualmente dos sumarios:para aclarar “si existió negligencia en el proceso de diseño e implementación del nuevo sistema de identificación” y otro por la cuadratura de caja de lo realizado en el plan de contingencia durante el paro de funcionarios.

Las fallas, 140 según los propios informes del Registro Civil, deben ser solucionados antes de abril del próximo año, fecha presupuestada para la entrada en vigencia del nuevo sistema, que luego fue adelantada por el gobierno para septiembre de este año.