felipe ward A1

Aunque la mayoría de los dirigentes de la UDI ha optado por no referirse públicamente a la situación del ex subsecretario de Minería, Pablo Wagner, quien -como reveló The Clinic Online-, habría recibido pagos por parte de Penta mientras se desempañaba en el servicio público entre los años 2010 y 2012, el jefe de bancada de la colectividad, Felipe Ward, decidió dar la cara por quien define como “un amigo, una persona excepcional y un gran profesional”.

La situación de Wagner, quien es investigado en la arista política del Fraude al Fut y que detentó el cargo en el gobierno de Piñera en el mismo periodo en el que Carlos Alberto “Choclo” Délano adquirió, junto a un socio, la minera Dominga, es motivo de preocupación en el gremialismo y en los cercanos al ex Presidente Sebastián Piñera. Ward, sin embargo, estima que se está ante una nueva “coordinación del Gobierno con el Ministerio Público”. Ello a pesar de que la semana pasada y consultado por el tema por La Segunda, Wagner no negó haber recibido dineros, en una acción que la senadora Lily Pérez definió como una “mesada”. En la ocasión, Wagner sólo precisó que “mientras me desempeñé como subsecretario nunca tuve alguna participación, directa o indirecta, con algún proyecto minero relacionado con la familia Délano, y por cierto, tampoco instruí o intervine de alguna manera en decisiones referidas a esa materia. Afirmar lo contrario es una infamia que carece de todo sustento”.

Ward admite que hay en esa explicación un vacío, pero sostiene que es sólo cosa de tiempo para que todo se esclarezca.

-Él en algún minuto va a salir a aclarar que cuando fue subsecretario sólo trabajó en el mandato que le dio el Presidente Sebastián Piñera. Trabajé directamente con él porque yo fui presidente de la comisión de minería cuando él fue subsecretario y me consta que él estuvo 100% dedicado a su labor y no dedicó tiempo a otras cosas.

-¿Cómo sabes que él va a aclarar este asunto?
-Porque soy amigo de él, conversé con él la mañana del jueves y está tranquilo, obviamente preocupado porque pueden decirse cosas que no son ciertas y cuesta mucho restituir la honra de una persona dañada con acusaciones falsas.

-¿Tú crees que no hay pagos de Penta? Si es así, ¿por qué él omite referirse a ese asunto en particular?
-Creo en la inocencia de Pablo Wagner. Fue un subsecretario buenísimo, tuvo diferencias con el Gobierno central, lo que provocó su salida, pero en el tema humano y profesional, no tengo dudas de que es verdaderamente excepcional. Recibió pagos de Penta cuando trabajó para esa empresa, pero como subsecretario confío en que no. Ahora, quiero enfatizar que existe una coordinación entre el Ministerio Público y La Moneda en estos temas.

-¿A qué te refieres?
-A que a esta altura ya no se puede hablar de filtraciones. Cuando ocurre una vez, es un hecho aislado; cuando ya son varios los casos donde se dan filtraciones respecto de militantes de la UDI, lo que une deduce es que el Gobierno abrió la temporada de caza en contra de nosotros, y nos vamos a defender.

¿En qué sustentas tu acusación?
-De la información pública se desprende que hay una coordinación. Los tiempos los ha manejado el Gobierno. En el peor momento de la Presidenta Bachelet , cuando se estaba cuestionando al embajador de Uruguay, surge el tema de Labbé. Entonces da para pensar que existe una coordinación indebida entre poderes del Estado. Además estamos enviando oficios y pidiendo cosas por ley de transparencia para probar ciertas conductas.

-¿Se van a querellar por las filtraciones como trascendió hace algunas semanas?
-Eso sigue en pie. Nos interesa presentar acciones en el orden penal, pero estamos recabando información.

-Llama la atención que tu partido, cuando se trata de militantes poderosos involucrados en temas polémicos, no adopta medidas disciplinarias. Nunca se pasó al Tribunal Supremo a José Yuraszeck porque el Caso Chispas y tampoco se ha hecho algo respecto de Délano, que, más allá de las platas políticas, está denunciado por el SII, ¿Por qué?
-Porque un partido debe actuar cuando existan condenas y en los casos que estamos conversando, no existe esa certeza jurídica en hechos delictuales o de corrupción, hay denuncias y rumores. Si hubiera una condena, evidentemente debería denunciarse el Tribunal Supremo.

-En el caso de alcaldes que fueron investigados en el pasado -Gonzalo Cornejo y Mario Olavarría- se actuó sin esperar sentencias. Yuraszeck, en cambio, tuvo una sentencia en su contra de la Corte Suprema y no fue ni suspendido.
-Esa fue una condena económica súper acotada por la participación que él tuvo por un negocio en particular. Las razones por las que se procedió así en esa época las desconozco.