Allamand Metro

El senador de Renovación Nacional, Andrés Allamand afirma hoy en la revista Qué Pasa, que es factible obtener muy positivos resultados en las presidenciales de 2017 y en las municipales de este próximo año, sin embargo para ello se requiere que todas las fuerzas de la centroderecha se focalicen en un solo norte, además de ser sólidas. Por otra parte apunta a conquistar al independiente desilusionados del actual gobierno.

En conversación con la Qué Pasa, el legislador RN es tajante con su visión de futuro del actual bloque opositor y lanza sin pelos en la lengua: “si no se reagrupa ahora, la centroderecha va al despeñadero”.

Para Allamand el 2013 representa un año fatal para la Alianza, ya que desde ese año “estamos en una crisis muy profunda que se desencadena con el conjunto de acontecimientos que se produjeron durante el Gobierno de Piñera, y que se expresaron en las elecciones presidencial y parlamentarias de ese año, donde perdimos un millón y medio de votos”.

Pese al complicado escenario que contempla este abogado de profesión, plantea que la solución de “nuestro futuro pasa por la capacidad por atraer a nuevas personas y hoy nadie puede entrar directamente, sino sólo a través de los partidos. Por todo esto creo que si no se reagrupa ahora, la centroderecha va al despeñadero. Es más, sin unidad, nuestra derrota será peor que en el 2013”.

“Mi idea es un partido único, pero perfectamente puede haber etapas intermedias, podemos tener una coalición, una federación, pero hay poco tiempo para hacerlo, porque tenemos sobre nosotros la espada de Damocles de la reinscripción”, advirtió el ex aspirante al sillón presidencial.

En otros pasajes de la conversación con la Qué Pasa, Allamand aconseja a la centroderecha “ampliar sus puntos de vista y asumir la diversidad de la sociedad, partiendo por ella misma. Cuando presenté el AVP hace cinco años, la gran mayoría de los dirigentes de la UDI y RN lo rechazó. Durante el gobierno anterior, nadie lo impulsó. Hoy todas las reformas del gobierno de Bachelet tienen un alto rechazo ciudadano salvo una: el AVP, rebautizado como unión civil”.

El legislador por Santiago Poniente apuntó a otro tema que puede significar relevante en el futuro del bloque: “la nueva plataforma no sólo debe agrupar a los actuales dirigentes de los partidos, también debemos terminar con un distanciamiento de más de medio siglo con el mundo de los intelectuales”.

“En la centroderecha no hay una correa transportadora de ida y vuelta entre el mundo de las ideas y el mundo de la política. Si uno revisa los columnistas de cualquier diario advierte que los de centroizquierda -sin excepción- militan y ayudan a sus partidos; los nuestros son todos ‘independientes’ y muchas veces se ensañan con ácidas críticas hacia la propia centroderecha”, remarcó.

Sosteniéndose de los efectos que ha provocado el bullado caso Penta-SQM, que mantiene en una crisis de credibilidad de la política por parte de la ciudadanía, Allamand es categórico al indicar que “la centroderecha debe establecer una muralla china con los conflictos de interés. No es cierto, como decían en el gobierno anterior, que los conflictos de interés no existan”.
“La derecha tiene que cortar con el financiamiento proveniente de grupos económicos y estar a favor -y así lo he planteado desde hace 21 años- del financiamiento público de la política. La derecha también tiene que cortar de raíz toda mirada complaciente con los abusos”, sentenció ante el semanario.