La imagen muestra a las cuatro integrantes de LASTESIS sentadas una al lado de la otra

LASTESIS

LASTESIS: “Lo que tenemos que hacer nosotras es estar en un estado constante de alerta, porque puede venir el candidato fascista y ganar”

Desde Bruselas, el colectivo feminista hace un llamado este 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, a denunciar toda la violencia de género, en particular contra las comunidades migrantes y disidentes. Asimismo, hace hincapié en la importancia del voto en segunda vuelta y, sin decir el nombre de ningún candidato, dice que “pensar que podemos retroceder de tal manera con un gobierno derechamente pinochetista y fascista, fundamentalista, es la peor pesadilla que nos podríamos imaginar, sin dudas”.

El Colectivo LASTESIS ha destacado constantemente la importancia de “quemar el miedo”: quemar la violencia simbólica, doméstica y sexual; quemar las violencias inscritas en nuestros cuerpos y cuerpas; quemar el pacto de silencio ante tanto abuso y opresión. Se trata de algo que fue destacado en su libro “Quemar el miedo – un manifiesto” (Planeta, 2021) y que se lee entrelíneas en “Antología feminista” (Debate, 2021).

Hoy, frente a un escenario político completamente incierto en Chile, el grupo interdisciplinario compuesto por Daffne Valdés Vargas, Paula Cometa Stenge, Lea Cáceres Díaz y Sibila Sotomayor Van Sysseghem, llama a las mujeres a mantenerse juntas, “en estado de alerta”, no solo para quemar el miedo, sino también ser antifascista, antirracista y antidiscursos de odio.

El Colectivo, elegido en 2020 por la revista Time entre las 100 personas más influyentes del año, ahora se encuentra en una gira europea en co-producción con la Fundación Teatro a Mil en la cual también participan la escritora Nona Fernández y la dramaturga Manuela Infante. En Bruselas, las creadoras de la ya universal performance “Un violador en tu camino”, se encuentran ahora en una residencia artística trabajando con profesionales de Bélgica y Alemania principalmente sobre la temática de migración.  

En ese contexto se enmarca “RESISTENCIA o la reivindicación de un derecho colectivo”, una performance que, está pensada para trabajar con grupos de mujeres y personas de las disidencias en los territorios y servir de alguna manera de plataforma para anunciar sus propias demandas.

“Por eso se realiza con un taller, un workshop, en el que se trabaja en conjunto las temáticas de que trata la obra, conversamos, nos conocemos y de ahí todas juntas armamos la obra, que adquiere un sentido completamente distinto en cada lugar que la hemos hecho”, detallan LASTESIS, quienes han realizado su nueva performance en Portugal, Suiza y España y pronto la harán en Alemania. 

“Acá en Europa, quizás, lo que ha sido una constante es el tema de la migración: lo que significa ser una mujer migrante o una persona de las disidencias migrante, porque ahí hay otra violencia, que te atraviesa, y es una temática muy contingente aquí”, comenta el colectivo, añadiendo que ese asunto también es relevante en Chile donde, recuerdan, “no hace mucho hubo marchas contra migrantes, personas quemando las pertenencias de migrantes” en Iquique.

“Vemos cómo tanto en nuestro país, Chile, como en este otro contexto del otro lado del Charco el problema no es la migración, sino que si esta se traduce en una crisis es por la reacción que hay y la falta de políticas de inserción de las personas migrantes”, dicen LASTESIS, agregando que “migrar es un derecho, es un derecho humano que no se le puede negar a nadie”.

De acuerdo con el colectivo, también corresponde que cada territorio se haga cargo de poder generar un vínculo con quienes llegan, y que estos migrantes “puedan formar parte de nuestras sociedades, que puedan insertarse efectivamente y vivir de forma digna”.

Sin disimular

Las cuatro sostienen que “lamentablemente hoy estamos viendo una respuesta hacia esa necesidad (de migrar) en Chile con el posicionamiento público del fascismo, de la derecha, del pinochetismo”.

Ellas hacen hincapié en llamar los fenómenos por su nombre: “muchas veces se intenta disimular con que son ideas más fundamentalistas, o conservadoras, o basadas en una religión, o lo que sea, pero lo que hay que decir aquí es que en la base del asunto hay fascismo”. “Lo que hay es un fascismo puro, duro y seguro: es racismo, es xenofobia, es discriminación, es violencia, es odio, son discursos de odio por ser quien eres. Por ser mujer, por ser persona de la disidencia del sistema sexo-género, por ser migrante, por ser una persona racializada, etc.”, advierten.

Vemos cómo tanto en nuestro país, Chile, como en este otro contexto del otro lado del Charco el problema no es la migración, sino que si esta se traduce en una crisis es por la reacción que hay y la falta de políticas de inserción de las personas migrantes

LASTESIS ahondan en la importancia de que, en contextos como esos, se haga una lucha conjunta en contra de esas opresiones y violencias. “Hoy más que nunca creemos que el feminismo tiene que ser también antifascista, antirracista, anti discursos de odio. La paradoja de la tolerancia (del filósofo austríaco Karl Popper) es lo que está aquí. No podemos tolerar discursos de odio, simplemente”, dicen.

Por eso, desde la residencia artística en la que están en Bruselas, hicieron un llamado abierto a escribir una carta (adjunta al final de esta entrevista) que aborde y tensione la violencia de género en articulación con las distintas fronteras territoriales y también otras, como las que se instalan al interior de los lugares según quiénes somos, cómo nos vemos y qué derechos tenemos o no por eso.

La performance RESISTENCIA. Crédito: LASTESIS

A través de esa carta también han hecho un llamado abierto a acción este jueves 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer a todos quienes quieran participar en Bruselas de un acto para denunciar la violencia de género especialmente en contra de las comunidades migrantes y disidentes.  

Avances y retrocesos

En “Antología feminista”, Daffne, Paula, Lea y Sibila dicen que para ellas el feminismo es un camino, un proceso, una obra en construcción. Ahí admiten, además, que para algunas del colectivo el feminismo fue una salida casi obligada de la depresión y la culpa por no responder a cánones, respetar estándares y silencios o no continuar tradiciones. Y que muchas veces el encuentro con autoras del feminismo fue una manera de llenar vacíos de nuestra historia.

Lo que hay es un fascismo puro, duro y seguro: es racismo, es xenofobia, es discriminación, es violencia, es odio, son discursos de odio por ser quien eres. Por ser mujer, por ser persona de la disidencia del sistema sexo-género, por ser migrante, por ser una persona racializada, etc.

Hoy, a dos años de la realización de la performance “Un violador en tu camino” -que pronto se hizo conocida como “El violador eres tú”-, LASTESIS identifican como un avance del feminismo el contar con una Convención Constituyente paritaria liderada por una presidenta mapuche (Elisa Loncon). Es también una victoria para los movimientos feministas poder pensar al fin en una nueva sociedad regida por las leyes que necesitamos y merecemos como sociedad, y ya no ideas instauradas de manera violenta y a costa de sangre, persecución, tortura, exilio, desaparición y muerte escrita durante la dictadura de Pinochet”, comentan.

Aunque consideran que esos avances “no son menores”, dicen que “todavía falta mucho”, incluyendo una ley de aborto que vaya más allá de las tres causales. “Sin embargo, el pensar que todo esto puede estar en riesgo, que incluso podemos perder estos pocos derechos que tenemos y que además se puedan endurecer, por ejemplo, las políticas violentas, segregadoras, respecto a la migración, a quien eres, a tu identidad de género, a tu orientación sexual, etc., el pensar que podemos retroceder de tal manera con un gobierno derechamente pinochetista y fascista, fundamentalista, es la peor pesadilla que nos podríamos imaginar, sin dudas”, agregan.

El colectivo insiste en que esas posibilidades de retroceso no son algo de ahora. “Cada avance en materia de feminismo y derecho ha sido una lucha constante, un estado de alerta durante los siglos de los siglos. Pero cada vez que hay algún tipo de crisis, ya sea una crisis económica, una crisis geopolítica, o una crisis sanitaria, como la de hoy, los primeros derechos que se ven amenazados siempre son los de las mujeres o las personas más oprimidas, como les migrantes, las disidencias sexuales, etc. Es una constante, no es algo que esté pasando ahora nomás”, puntualiza.

El pensar que podemos retroceder de tal manera con un gobierno derechamente pinochetista y fascista, fundamentalista, es la peor pesadilla que nos podríamos imaginar, sin dudas

“Lo que tenemos que hacer nosotras es estar en un estado constante de alerta, porque puede venir el candidato fascista y ganar, porque puede venir cualquier otra crisis y siempre nuestros derechos van a ser lo primero que nos van a querer arrebatar”, dicen LASTESIS, añadiendo que “no nos queda más que estar siempre alertas, siempre atentas a todos los pasos. Atentas además a toda esa violencia constante y aún más inminente con esta amenaza a quien hemos denominado ‘El lacras’”.

Ni todos deben ser llamados por sus nombres

Sin mencionar directamente al candidato ‘El lacras’, el colectivo feminista sostiene que él representa “un ataque a quienes experimentamos más opresiones”, incluyendo de forma más masiva a las clases medias y bajas.  “Es entregarle al país a personas que no van a gobernar por el bien común, van a gobernar -si es que se puede hablar de gobernar- a unos pocos, a esos mismos de siempre, y peores aún, porque son declarados derechamente fundamentalistas, fascistas, pinochetistas, anti-feministas, homofóbicos, transfóbicos, racistas, xenofóbicos, misóginos”.

En ese sentido, LASTESIS hacen un llamado a votar en la segunda vuelta. “Ganamos con el Apruebo. Ganamos porque pensamos, deseamos, soñamos, luchamos y se perdió también, por un país distinto, por un país digno, por una vida digna libre de violencia en la cual tengamos el derecho a vivir realmente. Entonces no puede ser que nos ganen del otro lado y que detengan esta lucha que comenzó en octubre del 2019, en la calle, y que se sigue dando, porque esa lucha está lejos de terminar”, afirman.

Cada vez que hay algún tipo de crisis, ya sea una crisis económica, una crisis geopolítica, o una crisis sanitaria, como la de hoy, los primeros derechos que se ven amenazados siempre son los de las mujeres o las personas más oprimidas, como les migrantes, las disidencias sexuales, etc. Es una constante, no es algo que esté pasando ahora nomás.

“Evidentemente esa lucha ni comienza ni termina con el voto, sino que es un trabajo constante desde las bases. Pero ese trabajo y esa lucha no sería tan fácil con una persona fascista gobernando.  Con una persona que, nuevamente, nos declara la guerra, además. Con una persona que de manera tajante propone, en su programa de gobierno, generar grupos tácticos de persecución. De persecución para todos, todes, todas quienes piensen distinto a ellos, a los pocos, junto a una serie de medidas, de atentados, contra los derechos, contra nuestros derechos. Entonces eso simplemente es algo que no puede suceder”, advierten.

Finalmente, hacen una declaración que recuerda, nuevamente, lo que es “quemar el fuego” y estar alerta: “que caiga el patriarcado, que caigan los fascistas. Nuestro futuro será feminista”.

También puedes leer: Noorjahan Akbar, activista afgana: “Sin la libertad de las mujeres, Afganistán nunca será libre”


Volver al Home

Comentarios