Fotografía de Juan Cristóbal Peña

Crédito: Gonzalo Donoso

Juan Cristóbal Peña, autor de “Los Fusileros”: “Ningún centennial anda pensando en revivir el FPMR o algo que se le parezca”

Poco después del balotaje, se difundió un video donde un supuesto representante del frente listaba una serie de exigencias para el futuro presidente. Peña, que por sus investigaciones conoce de cerca al grupo, profundiza sobre el presente de la organización, mientras reflexiona acerca del rol que cumple en el imaginario de las generaciones jóvenes.

Un hombre con el rostro cubierto por una bandana con la sigla del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) ocupa el centro del encuadre. De fondo, se aprecia una bandera roja con el mismo logo del grupo armado, al que se le atribuyen el atentado contra el dictador Augusto Pinochet en 1986, el asesinato al senador Jaime Guzmán en 1991, y una espectacular fuga en helicóptero de la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago en 1996, entre otros hitos.

“El Frente Patriótico Manuel Rodríguez, de acuerdo a los resultados de la elección presidencial ocurrida hoy 19 de diciembre, debemos declarar al pueblo de Chile lo siguiente”, anuncia el desconocido en el video, difundido en redes sociales horas después de que Gabriel Boric concretara su triunfo en las urnas.

“El joven presidente sabe muy bien que el origen de su apoyo electoral (…) no refleja necesariamente apoyo a su persona, sino que se encontraba condicionado a evitar que el fascismo llegará a la presidencia”, sostiene, calificando el programa de gobierno del magallánico como uno “manoseado por la ex Concertación, e inclinado en pro de los intereses de los grandes empresarios y la oligarquía imperialista”.

En seguida, el enmascarado lista una serie de exigencias para el futuro mandatario, como “promover mejor salud, pensiones, sueldos y viviendas dignas” y “refundar a Carabineros”, advirtiendo que, “si esto no lo hace, traicionará una vez más al pueblo, como lo hizo el 14 de noviembre de 2019, en el afamado Acuerdo por la Paz y Nueva Constitución”.

Cierra con un llamado a construir un “bloque antifascista, que impida su avance y elimine el nefasto sistema de economía capitalista, que nos tiene sumidos en la misera, utilizando todos los medios de lucha que estén a nuestro alcance”. Por último, el lema frentista: “Hasta vencer o morir”.

Las reacciones a la declaración no tardaron en llegar. Y entre los que comentó sobre el registro estuvo Juan Cristóbal Peña, autor del bestseller “Los Fusileros, crónica secreta de una guerrilla en Chile”, y uno de los periodistas que mejor conoce al colectivo, al encabezar varias investigaciones que lo han llevado a desmenuzar al detalle la historia y trayectoria del Frente.

“El FPMR ya no existe hace tiempo. Existen exmilitantes que cada tanto se juntan y discuten por RRSS. El video de un encapuchado con pañoleta del FPMR fue subido por una cuenta de IG que mantiene un exrodriguista al que los históricos no le tienen cariño ni respeto”, tuiteó Peña, la pluma que también está detrás de “Jóvenes Pistoleros” (2019, Debate), un texto de no ficción que revisa episodios clave de antiguos miembros del grupo.

A raíz del video que surgió en las redes, y para profundizar en el presente del FPMR, The Clinic conversó con el académico en la Facultad de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado, quien reitera que la organización como tal “ya no existe hace un buen tiempo”, e identifica algunas de las características de los núcleos remanentes. Asimismo, Peña comenta acerca del peso que la memoria del FPMR tiene en la contingencia política actual, y el rol que el Frente cumple en el imaginario de las generaciones jóvenes de hoy.

-Fijándose en el video, y ahondando en lo que dijiste al respecto, ¿En qué estado se encuentra actualmente el FPMR? ¿Cuáles son sus características?

– El video que se conoció días atrás fue como una parodia, una secuela extemporánea, fuera de contexto y de lugar, porque la tendencia en los últimos años entre quienes formaron parte del FPMR es a dar la cara, a mostrarse a rostro descubierto a la hora de reivindicar con orgullo lo que se hizo en los años ochenta para desafiar y echar abajo a la dictadura. Imagino que muchos de los antiguos militantes deben haber sentido vergüenza al ver ese video. Cualquiera que conozca medianamente la historia del FPMR y haya seguido su trayectoria sabe que esa organización ya no existe hace un buen tiempo, desde la segunda mitad de los noventa, diría, cuando fue neutralizada por la Oficina (Consejo Coordinador de Seguridad Pública) y las policías con los métodos que ya conocemos. De hecho, la última gran operación que se le conoce fue a fines de 1996, cuando ocurrió el rescate en helicóptero desde la cárcel de Alta Seguridad.

“Ya para entonces la jefatura que surgió en los noventa estaba quebrada y los militantes históricos se habían ido para la casa, si es que no habían sido detenidos o muertos. Cualquier operación posterior fue realizada por descolgados que actuaron por cuenta propia, o bien por encargo de lo que quedaba de esa jefatura, que se instaló en Buenos Aires y desde ahí organizó secuestros en Brasil y otras operaciones fuera de Chile para recaudar dinero. Pero en buenas cuentas, eso ya no era el FPMR, no al menos como se lo conoció en sus orígenes”.

Juan Cristóbal Peña. Crédito: Claudia Portugueiz.

-Entonces, ¿qué queda hoy del Frente?

-Lo que queda hoy de todo eso son excombatientes que se ganan la vida digna y honradamente, que reivindican la historia del FPMR, que siguen activos en redes sociales y que cada tanto pelean y se reencuentran.

“El video que se conoció días atrás fue como una parodia, una secuela extemporánea, fuera de contexto y de lugar, porque la tendencia en los últimos años entre quienes formaron parte del FPMR es a dar la cara, a mostrarse a rostro descubierto”.

-¿Podemos hablar de un liderazgo en estos grupos?

-No, definitivamente no hay un liderazgo ni menos una orgánica que pueda ser tomada en serio.

-Desmenuzando ese mismo video, ¿Existe algún elemento que se sale de los cánones o códigos usuales que el FPMR ocupaba para enviar comunicados?

-El video es real, es decir, no es un montaje: fue subido por un antiguo militante que mantiene una cuenta y una página web con los símbolos del FPMR. Una de las varias que existen. De todos modos, entiendo que haya suscitado suspicacias, porque, primero, ese tipo que aparece leyendo el comunicado no se identifica y habla a nombre de una “Dirección Nacional” que no existe porque, repito, el FPMR ya no existe como existió antes, y porque todo el decorado -la bandera, la pañoleta, la camisa verde oliva- es reluciente, como de utilería. Y finalmente porque el tipo que aparece hablando ahí no está en edad para andar proclamando una lucha armada.

-En internet, hay una cuenta en Instagram supuestamente del FPMR, así como una página en Facebook, que tiene más de 35.000 seguidores. ¿Qué papel están cumpliendo las redes sociales para mantener vivo, o recontar, el legado del FPMR? ¿Sabes si esos perfiles los manejan exfrentistas?

-Efectivamente, hay varias cuentas y páginas que manejan excombatientes que, en su mayoría, hasta donde sé, pertenecieron al FPMR y tuvieron algún protagonismo ahí. Pero hay que entender que el FPMR fue una organización que tuvo una mística y un arrastre enorme, pero que fue derrotada, y parte de la derrota pasó por la guerra sucia en dictadura y luego, en transición a la democracia, por el trabajo de infiltración llevado a cabo por la Oficina, y eso último generó bandos y odiosidades internas que traslucen algunas de esas páginas o cuentas.

“Definitivamente no hay un liderazgo (en el FPMR) ni menos una orgánica que pueda ser tomada en serio”.

-En el último debate presidencial previo al balotaje, Boric fue emplazado respecto a un video de hace algunos años en el que reivindicó el “legado” del FPMR. El entonces candidato respondió afirmando que las frases habían sido un “error”, y que “la violencia no es el camino en democracia”. Tomando ese caso como ejemplo, ¿Qué tanto peso tiene la memoria del FPMR en la contingencia política actual?

-Entiendo que, en la lógica de una campaña presidencial, sobre todo en una segunda vuelta como la que vivimos, donde se disputaba el centro político, Gabriel Boric haya dicho lo que dijo, aunque eso haya significado renegar de lo que había expresado antes. Defender al FPMR, sobre todo en una campaña presidencial, no es rentable políticamente, más todavía si lo que se pretende defender o siquiera explicar es el FPMR-Autónomo, que protagonizó las principales acciones subversivas en transición a la democracia.

“El problema, en mi opinión, es que todavía hoy el tema de la violencia política se reduce a una negación o aceptación. ¿Usted condena la violencia, sí o no? Ese es el nivel del debate. ¿Qué va a decir un candidato como Boric que se juega una elección presidencial en un debate? Ese reduccionismo simplifica un fenómeno complejo como es la violencia política. Guste o no -y claro, a quién en su sano juicio le va a gustar la violencia-, la violencia política es un fenómeno irracional y emotivo que se origina en abusos y opresiones de años. ¿O alguien cree que a los protagonistas de una revuelta racial en Estados Unidos se les ocurre levantarse un día y salir a quemar autos y comisarías y locales comerciales? En el caso de Chile, en dictadura, el FPMR fue una expresión de respuesta a una ola de violencia institucional; el FPMR fue una respuesta y una expresión de dignidad ante la humillación de un sector que estaba siendo aniquilado por otro, con todos los recursos del Estado. Pero ahí ya nos fuimos para otro lado, ¿o no?”, dice Peña.

-En las marchas del estallido social, así como en los actos de campaña de Boric en Santiago, fue común ver banderas y símbolos del FPMR. ¿Qué rol crees que cumple el Frente, hoy por hoy, en el imaginario de las generaciones jóvenes que no habían nacido durante los años en que el grupo se mantenía activo?

-Por lo que decía antes, tengo la impresión de que los jóvenes hoy quieren conocer la historia de la resistencia -armada o no- a la violencia de la dictadura, y quienes la conocen la admiran y respetan. Me refiero a los jóvenes de izquierda. Ahora, cosa distinta es que los jóvenes, como los que participaron activamente en el estallido social, estén pensando en revivir algo cercano a una lucha armada. Es más, me sorprende que con lo que se vio y ocurrió en esos meses del estallido no haya habido uso armas de fuego como las que se veían en, no sé, conmemoraciones como las del Día del Joven Combatiente en varias poblaciones de Santiago.

“Guste o no -y claro, a quién en su sano juicio le va a gustar la violencia-, la violencia política es un fenómeno irracional y emotivo que se origina en abusos y opresiones de años”.

“Es insufrible reducir el tema del estallido social al tema de la violencia y los destrozos, pero ya que estamos hablando de esto, en el contexto de nuestra historia reciente, mientras Carabineros se comportó en las calles de una manera parecida a como lo hacía en dictadura, los manifestantes respondieron o actuaron con una violencia proporcional que no fue armada. Ahí, en mi opinión, hay una gran diferencia y un indicador de que ningún centennial anda pensando en revivir el FPMR o algo que se le parezca”, sostiene el periodista.

-¿Ves posible, de alguna u otra forma -no necesariamente como un grupo armado-, un resurgimiento del FPMR?

-Como decía antes, si no ocurrió algo así en el estallido, menos debiera ocurrir en adelante. Cosa distinta es observar lo que ocurre en la Araucanía, donde hay una expresión de resistencia que sin duda alguna -y de eso hay alguna evidencia- recoge experiencias de las guerrillas latinoamericanas, pero con características muy particulares. Pero eso ya es otra cosa.

Tengo la impresión de que los jóvenes hoy quieren conocer la historia de la resistencia -armada o no- a la violencia de la dictadura, y quienes la conocen la admiran y respetan. Me refiero a los jóvenes de izquierda“.

Lee también: Tres de cada cuatro chilenos creen vivir en una sociedad violenta, según encuesta Espacio Público-Ipsos


Volver al home

The Clinic Newsletter
Comentarios