Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

16 de Julio de 2022

Polarizar sin mayorías: la arriesgada apuesta de Boric por una nueva Convención en caso que gane el Rechazo en el Plebiscito de Salida

Boric dijo que de ganar el Rechazo, deberá convocarse a una nueva Convención.

Sin consultarle a los partidos de Socialismo Democrático, el Presidente anunció en un matinal que el Proceso Constituyente continuará con otra Convención ante la eventualidad que triunfe el Rechazo en el referéndum del 04 de Septiembre. Junto a ello, transversalmente se instaló la desazón ante un mecanismo que necesitará  de un Congreso donde el Ejecutivo carece de mayorías. ¿La estrategia de La Moneda? Elevar el costo del Rechazo apelando al "cansancio" ciudadano ante un nuevo ciclo constitucional que comenzaría desde cero. 

Por Emmanuel Ganora, Joaquín Abud y Felipe González

Todo indicaba que la participación del Presidente Gabriel Boric en el matinal Contigo en la Mañana de Chilevisión, sería un espacio de humanidad y algo de distensión por parte del Mandatario. Sin embargo, Boric tenía preparada una sorpresa relacionada al Plebiscito que cambiaría el eje de la agenda pública.

Ante la sorpresa de los conductores del espacio, los periodistas Julio César Rodríguez y Monserrat Álvarez, el Presidente exteriorizó una definición que hasta la tarde de ayer, viernes 15 de Julio, la opinión pública desconocía: el Jefe de Estado es partidario de que el Proceso Constituyente continúe con otra Convención Constitucional, en caso de que la opción del Rechazo triunfe en el Plebiscito de Salida del próximo 04 de Septiembre.

“De ganar la alternativa Rechazo, lo que va a pasar es que vamos a tener que prolongar este proceso por un año y medio más, donde va a tener que discutirse todo de nuevo a partir de cero. Tiene que haber un nuevo Proceso Constituyente”, dijo el Presidente, recordando el mandato que dio inicio al trabajo del órgano constituyente.

“Chile votó de manera clara en un Plebiscito de que quiere una nueva Constitución. Pero no votó solo eso, votó que quiere una nueva Constitución escrita por un organismo especialmente electo para ese fin”, agregó Boric, reiterando la legitimidad de apoyar las dos opciones en torno al Referéndum: Apruebo o Rechazo.

Por cierto, la intervención del Presidente obligó a todo el arco político a correr en círculos para sopesar, interpretar y reaccionar a lo que, en términos objetivos, fue la muestra más explícita de la posibilidad de que el Rechazo, tal como ha evidenciado diversos sondeos de opinión, sea una opción vencedora, pulverizando de paso las convicciones más profundas del progresismo que sustenta al gobierno, y echando por tierra un año de intenso -y cuestionado- labor de la Convención Constitucional.

Lo anterior, sumado a la molestia de algunos ex constituyentes. “Cerremos por fuera”, escribió el Twitter el ex convencional PS Tomás Laibe.

Socialismo Democrático se enteró por la prensa

En privado, diversos dirigentes partidarios consultados por este medio, reconocen la lectura más visceral, no por ello menos cierta, de que la intervención del Presidente debilita el Apruebo, alternativa horadada por ciertos gazapos de los constituyentes -un convencional votando desde la ducha, por decir algo-, las observaciones a apartados del borrador -sistema de justicia, plurinacionalidad y fin al Senado, por ejemplo- y la fractura evidenciada en el seno de la centro izquierda, cuando diversas figuras que antaño participaron en la ex Concertación, se matricularon en el Rechazo. A modo de muestra: Amarillos por Chile.

A ello, se suma el modesto despliegue de campaña en los territorios, donde los alcaldes vieron reducido al máximo su margen de acción, luego que Contraloría instruyera a los jefes comunales evitar informar sobre el Plebiscito. El dictamen apuntó a los municipios de Cerrillos, Cerro Navia, Maipú y Quinta Normal para que determinaran responsabilidades administrativas, luego que fueran denunciados por parlamentarios de oposición sobre actividades de difusión sobre el Plebiscito.

“Concedamos que no está favoreciendo el Rechazo, pero sí debilita el Apruebo. La señal es que da un poco lo mismo que ganemos el Plebiscito si, de todas maneras, seguirá el proceso”, cuenta bajo reserva una fuente oficialista.

De ganar la alternativa Rechazo, lo que va a pasar es que vamos a tener que prolongar este proceso por un año y medio más, donde va a tener que discutirse todo de nuevo a partir de cero. Tiene que haber un nuevo Proceso Constituyente”, dijo el Presidente, recordando el mandato que dio inicio al trabajo del órgano constituyente”.

Por cierto, ningún dirigente de las dos coaliciones de gobierno, Socialismo Democrático ni Apruebo Dignidad, han reconocido las aprensiones sobre la intervención del que, se asume, es el jefe de las coaliciones de gobierno: Gabriel Boric.

Por lo mismo, las molestias en las huestes aliadas se transmitían en privado por canales informales. Lo que más incomodó a las colectividades del Socialismo Democrático es una suerte de punto ciego respecto a las comunicaciones entre La Moneda y los partidos que lo apoyan. Según las fuentes consultadas por este medio, aseguran que en el último comité político, al que asisten las dirigencias partidarias los días lunes, la decisión comunicada por el Mandatario no les fue informada a los ex partidos de la ex Concertación.

Por lo mismo, causó desconcierto que el ministro de la secretaría general de la Presidencia, Giorgio Jackson, afirmara sobre el nuevo relato: “a mi me parecía razonable, y así lo estimó el Presidente y el comité político, que esto lo pudiera transmitir de manera abierta a la ciudadanía”. Algo que posteriormente, reforzó el recién asumido presidente de RD, senador Juan Ignacio Latorre: “el comité político de La Moneda sí estaban en conocimiento”.

La lectura de los partidos es que esto se resolvió en la instancia de coordinación donde asisten los ministros de La Moneda sin los representantes partidarios.

Fue así que ante la nueva coyuntura, los partidos tuvieron encuentros de última hora. Anoche, por ejemplo, sesionaba la Comisión Política de PC. Hoy, sábado 16 de Julio, estaba convocada el consejo general del PPD, instancia que si bien estaba fijada con anticipación, este tema será obligatorio de abordar.

La situación del PS, en tanto, fue más imperiosa: citaron a una reunión de “emergencia” a la directiva, la que sesionará este domingo 17 de Julio. La incomunicación con el socialismo es especialmente resentida, luego que los diputados y senadores del partido sostuvieron un encuentro con el Presidente y sus ministros en Cerro Castillo -Viña del Mar- la noche del pasado 13 de Julio. Ahí no fueron informados.

En el PC, en tanto, la situación era similar: la base militante está realmente desconcertada -aseguran en la tienda de la hoz y el martillo-, especialmente luego que el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, había asegurado con plena convicción de que el Apruebo ganaría “va a ganar por el 60% de los votos, se van a sorprender”.

Así las cosas, no era necesaria una sofisticada exégesis para inferir el destinatario del mensaje del ex constituyente PC, Hugo Gutiérrez, en su cuenta de Twitter. “Menos mal que los traidores no llueven, sino Santiago estaría inundado!”, apuntó apenas minutos después de finalizado el matinal de Chilevisión con su inesperado golpe noticioso.

En este contexto, en el chat de prensa del PC sólo reaccionaron las diputadas Karol Cariola y Alejandra Placencia, destacando la posibilidad de un cambio constitucional con el Apruebo, y la continuidad del proceso en caso de que gane el Rechazo.

La estrategia de ganar por cansancio

Luego que el Presidente Boric diera el mensaje en el matinal de Chilevisión, los dirigentes oficialistas recibieron bajadas comunicacionales preparadas por la Secretaría de Comunicaciones de La Moneda.

En los lineamientos discursivos -al cual tuvo acceso The Clinic-, destacaba un elocuente mensaje: “las mediciones de diversas encuestas muestran que existe cansancio con la duración del proceso, y los indecisos se decantarían por aprobar antes que seguir proyectando este proceso”, dice.

Lo anterior refuerza uno de los énfasis que puso el Presidente Boric en su mensaje: un año y medio más de proceso constituyente, para discutir “todo de nuevo a partir de cero”. La apuesta -que según Ex-Ante fue sugerida por el ministro Jackson-, es acentuar la extensión de un proceso que genera incertidumbre, tanto en la ciudadanía como en los actores económicos. En simple: elevar el costo de votar por el Rechazo.

Lo que más incomodó a las colectividades de gobierno, es una suerte de punto ciego respecto a las comunicaciones entre La Moneda y los partidos que lo apoyan. Según las fuentes consultadas por este medio, aseguran que en el último comité político, al que asisten las dirigencias partidarias los días lunes, la decisión comunicada por el Mandatario no les fue informada.

En este sentido, la idea es instalar que el Apruebo es una vía corta -y con mayor certeza- de continuación del Proceso Constituyente. Algo que, por cierto, genera dudas en los partidos oficialistas. “Es una vuelta muy larga”, comentaba un dirigente fuera de micrófono.

Este punto fue destacado por el presidente del PC, Guillermo Teillier, en un audio de su autoría que circuló entre algunos periodistas. “Yo creo que va a ganar el Apruebo, indudablemente. Y creo que es mejor que gane el Apruebo ahora, que terminemos esto de una vez, y evitamos seguir gastando mucho tiempo y dinero”, dijo el ex diputado.

Hasta el cierre de edición, coincidentemente en el sitio web del diario El Siglo -órgano oficial del PC-, la nota principal del medio tenía el siguiente título: “de ganar la alternativa Rechazo, vamos a tener que prolongar este proceso”.

La misma línea sostenida por Juan Ignacio Latorre en un punto de prensa realizada en La Moneda. “A aquella gente que hoy tiene incertidumbre, la pregunta es si llega ganar el Rechazo, se abre un periodo incierto de cuánto tiempo va a ser el Proceso Constituyente; elegir nuevamente convencionales. Por tanto, le da más certidumbre al país que gane el Apruebo el 04 de Septiembre”.

Sin mayorías en el Congreso y un Rechazo fortalecido

La sugerencia de una nueva Convención para continuar el proceso constituyente, fue algo que transversalmente incomodó a los partidos oficialistas y de oposición.

Esto, porque en caso de ganar el Rechazo, habilitar un nuevo órgano constituyente requerirá de una reforma constitucional que será tramitada en el Congreso. Una apuesta arriesgada, puesto que es sabido que el Ejecutivo carece de mayorías en el Parlamento, a lo que se suma la tirante relación del ministro Jackson con el Poder Legislativo. Todo lo anterior, complejizado por la negativa del oficialismo-y en principio del Presidente- al proyecto de reforma constitucional que rebaja el quorum para modificar la Carta Fundamental a 4/7, iniciativa impulsada por los senadores DC Matías Walker y Ximena Rincón

A lo anterior, se suma la interrogante sobre las características de una eventual nueva Convención. En Chile Vamos, por ejemplo, ya han tomado distancia de incorporar Escaños Reservados -al menos con la amplitud de la pasada Convención- y la Paridad de Género.

“El primer problema que yo veo es retomar la Convención. ¿Pero el Parlamento va a incluir de nuevo a los independientes, la paridad y a los escaños reservados? Puedo estar de acuerdo efectivamente en que hay que elegir otra asamblea, pero el tema es las condiciones en que ese texto se va a generar. ¿Van a estar dispuestos los partidos en reservar escaños a las comunidades indígenas? Por eso la demanda sobre el liderazgo presidencial es enorme”, plantea al respecto la presidenta de la Federación Regionalista Social Verde, Flavia Torrealba.

En todo caso, las reservas ante una nueva Convención cruza las fronteras ideológicas. De hecho, el senador PS, Fidel Espinoza, no tuvo problema en salirse de la fila oficialista y plantear un punto disruptivo en las redes sociales. “Dada la experiencia que tuvimos con algunos convencionales, lo óptimo, según mi visión, es elegir un comité de expertos constitucionalistas, a quienes se le entrega el mandato de proponer un nuevo texto en un período determinado”, apuntó el legislador en su cuenta de Twitter.

En los lineamientos discursivos -al cual tuvo acceso The Clinic-, destacaba un elocuente mensaje: “las mediciones de diversas encuestas muestran que existe cansancio con la duración del proceso, y los indecisos se decantarían por aprobar antes que seguir proyectando este proceso”, dice.

En la derecha, en tanto, el consenso era que, pese a todos los escenarios que abrió Boric en el día de ayer, finalmente terminaba por reforzar la opción del Rechazo al plantearle una salida constitucional concreta.

“El Presidente Boric ya está reconociendo la posibilidad clara que pueda ganar el Rechazo en el Plebiscito de Salida”, dijo el senador y presidente de RN, Francisco Chahuán. “Me parece un acto de realismo asumir de que la Convención no estuvo a la altura”, agregó el senador y presidente de la UDI, Javier Macaya.

“Esto es una estocada muy profunda, y quizás de muerte, a la campaña del Apruebo. Esto, porque lo que está haciendo el Presidente es abrir una negociación de qué hacer cuando gane el Rechazo. Por lo tanto, parece que el Apruebo no tiene muchas posibilidades de ganar en la visión del Presidente”, complementó el senador y presidente del Partido Republicano, Rojo Edwards.

Si bien en la derecha aún se solazan de este hito que -aseguran- refuerza el Rechazo, también abre un flanco dentro del propio sector respecto al mecanismo para continuar el proceso. Esto, porque -según advierten las fuentes-, elegir la vía constituyente post Rechazo también abrirá el debate interno sobre el procedimiento adecuado.

Hasta ahora, al sector le simpatiza la idea de incorporar una comisión de expertos, aunque reconocen que habilitar otro plebiscito les ahorra divisiones internas.

Esta línea fue demarcada por la secretaria general de Evópoli, Luz Valdivieso: “sabemos que este proceso le pertenece a la ciudadanía. Por lo tanto, sería un error darle sólo un mecanismo, o imponer un mecanismo como solución para lograr juntos el anhelo de nueva Constitución. Queremos devolverle a la ciudadanía la posibilidad de elegir cuál es el mecanismo para lograr ese objetivo”, aseveró.


Notas relacionadas

Deja tu comentario