Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

29 de julio de 2022

Camilo Ballesteros, emblemático dirigente PC de las movilizaciones del 2011: desde el “autoexilio” en Europa, hasta su retorno como asesor en Defensa

Ballesteros actualmente es asesor del subsecretario para las FF.AA., Galo Eidelstein.

Luego de haberse alejado de la política contingente, dedicando algunos años a estudiar en el extranjero, uno de los rostros carismáticos de las movilizaciones estudiantiles del 2011, volvió a Chile como asesor de Galo Eidelstein, subsecretario para las FF.AA. en el ministerio de Defensa y también militante comunista.

Por

“Asesorar al Subsecretario en materias de participación ciudadana y relación con la sociedad civil; en materias relativas a la relación con las asociaciones de funcionarios y sus relaciones laborales; en materias relativas a Ley de Lobby; en temas de coordinación con los organismos y servicios dependientes de la Subsecretaría; en temas planificación y gestión de la subsecretaría”, dice el portal de Transparencia Activa del sitio web de la subsecretaría para la Fuerzas Armadas del ministerio de Defensa. 

Lo anterior es la descripción de las funciones que actualmente desempeña el ex dirigente estudiantil, Camilo Ballesteros, en calidad de funcionario contratado a honorarios, asesorando al subsecretario para las Fuerzas Armadas, Galo Eidelstein, con quien también comparten domicilio político: ambos militan en el Partido Comunista. 

Con estas nuevas funciones en el Ejecutivo, Camilo Ballesteros retorna a la actividad política desde el bajo perfil, luego de haber estado un largo tiempo fuera de la contingencia nacional. Tras haber sido director de la División de Organizaciones Sociales de La Moneda en el segundo gobierno de Michelle Bachelet, Ballesteros optó por seguir estudiando en el extranjero, a objeto de reforzar sus herramientas profesionales aplicadas a la actividad política. 

Con ello, fue el único miembro de la generación de dirigentes estudiantiles del 2011 en quedar fuera de la primera línea, en comparación a sus otros compañeros de ruta que conducen actualmente el oficialismo. Partiendo por el Presidente Gabriel Boric y la ministra vocera de gobierno, Camila Vallejo, -ambos presidentes de la Fech-; el ministro Segpres Giorgio Jackson (Segpres), a la fecha presidente de la Feuc; la jefa de bancada del PC y coordinadora del Comando por el Apruebo, Karol Cariola, entonces presidenta de la Federación de Estudiantes de la U. de Concepción (FEC)

Lo anterior, se explica -principalmente- porque Ballesteros pasó prácticamente todo el segundo gobierno de Sebastián Piñera estudiando en el extranjero. 

De la Nueva Mayoría al post grado en España

Luego de haber protagonizado las movilizaciones estudiantiles del 2011, las que pusieron en serios aprietos al primer gobierno de Sebastián Piñera con la demanda de gratuidad en la enseñanza, el Partido Comunista se articuló con las colectividades de la ex Concertación, una alianza que posteriormente sería denominada Nueva Mayoría.

La primera muestra concreta de ese entendimiento sería el pacto municipal del año 2012. Así, dentro del elenco de candidatos que presentó el PC, se encontraban -entre otros- Daniel Jadue postulando en Recoleta, y Camilo Ballesteros en Estación Central, cartas fuertes del partido de la hoz y el martillo. 

Jadue fue electo y se ha mantenido en el sillón edilicio por dos periodos consecutivos. Ballesteros, en tanto, perdió por poco más de 600 votos. En el 2014, en tanto, Michelle Bachelet asumió su segundo mandato, y mientras Boric, Vallejo, Jackson y Cariola se abrieron paso como flamantes diputados y diputadas, Ballesteros fue designado director de la División de Organizaciones Sociales de La Moneda.

Entre otras cosas, le tocó coordinar las actividades ciudadanas sobre el Proceso Constituyente de Bachelet, que no avanzó más allá de los Encuentros Locales Autoconvocados -ELA- y el envío al Congreso del proyecto de nueva Constitución a días de expirar su mandato. 

De izquierda a derecha: Camila Vallejo, Karol Cariola, Camilo Ballesteros y Michelle Bachelet. Campaña presidencial del 2013.

Mientras el nuevo gobierno de Sebastián Piñera dejaba en el archivo la iniciativa de la ex Presidenta, Ballesteros comenzaba una suerte de “autoexilio” académico. Al igual que varios cuadros políticos de su generación, Ballesteros se trasladó hasta Londres para estudiar Inglés, a fin de poder matricularse posteriormente en un magister. Sin embargo, no pudo concretar dicho objetivo debido a sus pendientes con dicho idioma y al elevado costo de la educación superior en el Reino Unido. 

Volvería a Chile el 2019 a trabajar en la municipalidad de Recoleta junto al alcalde Daniel Jadue. ¿El cargo? Encargado de Territorio y Participación en el municipio. Sin embargo, tras ocho meses en esas funciones, Ballesteros nuevamente retornó a Europa, esta vez para cursar un Magister en Sociología en la Universidad de Barcelona. Desde allá presenció la contienda presidencial, donde dos viejos conocidos se enfrentaron en la primaria de Apruebo Dignidad: Daniel Jadue y Gabriel Boric. 

“Asesorar al Subsecretario en materias de participación ciudadana y relación con la sociedad civil; asesorar al señor Subsecretario en materias relativas a la relación con las asociaciones de funcionarios y sus relaciones laborales; asesorar al señor Subsecretario en materias relativas a Ley de Lobby», son parte de las funciones que actualmente desempeña Ballesteros en la subsecretaría para las FF.AA.

Por esos días, Ballesteros entregó su mirada del devenir político local, con la mirada distante de quien ha estado un tiempo largo fuera del país. “Es sano, a veces, alejarse un poco de la política”, dijo en entrevista con este medio en junio del año pasado, agregando que tanto Jadue como Boric eran “buenos candidatos”. 

Luego, seguiría con otro magister, esta vez sobre Políticas Públicas en la Universidad Pompeu Fabra. De este post grado, Ballesteros tiene pendiente la entrega de su tesis, tarea que dejó pendiente tras haber regresado a Chile hace cerca de dos meses. 

El PC en Defensa

Cuando se conformó el actual gobierno, llamó la atención que el Partido Comunista haya logrado presencia en una cartera como Defensa. Esto, debido a que Galo Eidelstein se transformó en el primer comunista al mando de la subsecretaría para las FF.AA. 

Un giro histórico, debido a la traumática experiencia de los comunistas en la dictadura militar de Augusto Pinochet. Buena parte de sus direcciones clandestinas fueron diezmadas, en base a la Doctrina de Seguridad Nacional que imperaba entonces en el poder castrense, donde la militancia en partidos marxistas prácticamente eran declarados «enemigos».

Sin embargo, de eso ya han pasado décadas y en los días presentes, el Partido Comunista tiene presencia en el ministerio de Defensa, especialmente en la subsecretaría para las FF.AA. Así, Eidelstein y Ballesteros -quien comparte oficina con otros funcionarios- no son los únicos comunistas en el ministerio. También se encuentra -por ejemplo- el jefe de gabinete del subsecretario, Luis Lobos, y el economista y asesor del subsecretario, Patricio Palma, ambos miembros del Comité Central del PC


Notas relacionadas

Deja tu comentario