Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

14 de Septiembre de 2022

“No aceptamos los vetos”: el crítico balance del cambio de gabinete y el Plebiscito en el último Comité Central del PC

En el último Comité Central del PC se abordaron las esquirlas del Plebiscito y el cambio de gabinete.

Luego de la inapelable derrota del Apruebo en el referéndum y un accidentado cambio de gabinete que irritó al comunismo tras sacar a Nicolás Cataldo (PC) de la subsecretaría del Interior -luego de haber sido nombrado minutos antes-, el partido convocó a Comité Central el pasado sábado 10 de Septiembre donde acusaron “exclusión” por parte de “los sectores restauradores y proclives a la política de los consensos”, según las resoluciones del Pleno PC al cual The Clinic tuvo acceso exclusivo.

Por

“Hacemos un llamado a la unidad máxima de las fuerzas de gobierno, de los partidos y movimientos sociales que son parte de él. No aceptamos ni toleramos los vetos, nuestra historia demuestra de forma plena que somos defensores de la ampliación democrática de nuestra sociedad”, dice un extracto de las resoluciones del último Comité Central del Partido Comunista realizado el pasado sábado 10 de Septiembre al cual The Clinic tuvo acceso exclusivo.

Una de las instancias de máxima resolución partidaria que se desarrolló en una de las semanas más críticas para el PC durante el año en curso. Esto, luego de la rotunda derrota que padeciera el Apruebo en el Plebiscito de Salida el pasado 04 de Septiembre, luego que el Rechazo se impusiera por más del 60% de los votos. 

Aún los comunistas no se reponían del golpe que significó perder la oportunidad histórica de superar la Constitución de 1980 -reformada posteriormente el 2005-, marco normativo que concentra todas las “contradicciones” que el conjunto de las izquierdas se han empeñado en resolver en las últimas décadas, cuando uno de los rezagos de dicha coyuntura volvió a golpear la moral militante del PC. 

Cambio de gabinete: Boric y las “compensaciones” al PC

Forzado por los resultados del Plebiscito, el pasado martes 06 de Septiembre el Presidente Boric anunciaba un cambio de gabinete marcado por el ingreso de las ministras Carolina Tohá (PPD, Interior) y Ana Lya Uriarte (PS, Segpres) al Comité Político de La Moneda, -a la que también fue incorporada la ministra del Trabajo, Jeanette Jara, PC- lo cual marcó la ampliación del grado de incidencia del Socialismo Democrático en la primera línea del poder del Ejecutivo. 

Un diseño que, sin embargo, originalmente contemplaba el traslado del comunista Nicolás Cataldo desde la subsecretaría de Educación hacia la subsecretaría de Interior. 

No obstante, aquel enroque tuvo fugaz vida. Antiguos tuits de Cataldo contra Carabineros, hizo que la oposición presionara para frenar dicha designación, toda vez que Cataldo, en la subsecretaría de Interior, debía coordinar la labor de las policías en un contexto de crisis en materia de seguridad. 

Así las cosas, el historiador debió hacer modificaciones en su biografía actual de Twitter -ya había apuntado su nuevo rol- y quedarse en ascuas. Manuel Monsalve, que en el organigrama original pasaría a Segpres, debió mantenerse en la subsecretaría de Interior. 

La rapidez con que Palacio operó para bajar a Cataldo de Interior, fue algo que terminó de irritar a las huestes del PC. El fantasma del anticomunismo y el hecho de que el Ejecutivo cediera a las presiones de la derecha, además de la instalación de la centroizquierda en la “sala de máquinas” de La Moneda, hizo que la jefatura comunista hiciera sus descargos públicos y gestiones privadas. 

En los descargos públicos se situó -por ejemplo- el diputado Daniel Núñez, quien reconoció que con el cambio de gabinete “quedamos con un saborcito amargo. Uno sintió que hubo una falta de consideración hacia el PC por toda la situación que se genera con la nominación fallida del subsecretario del Interior”, dijo a radio Pauta. Acto seguido, advirtió sobre la fidelidad doctrinaria del oficialismo: “Si esta coalición dice ‘en realidad estamos contentos con este modelo’, por favor, nosotros ahí tomamos nuestras cositas y nos vamos a la otra vereda”. 

Si bien el legislador matizó posteriormente sus dichos, en el mundo oficialista se asumió que la prevención de Núñez representaba el malestar íntimo de los comunistas. De hecho, días después el Alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, expresaría un juicio similar, responsabilizando además la labor del gobierno como uno de los factores que explicarían el triunfo del Rechazo por sobre el Apruebo en el referéndum constitucional. 

“Hacemos un llamado a la unidad máxima de las fuerzas de gobierno, de los partidos y movimientos sociales que son parte de él. No aceptamos ni toleramos los vetos, nuestra historia demuestra de forma plena que somos defensores de la ampliación democrática de nuestra sociedad”, dice un extracto de las resoluciones del último Comité Central del Partido Comunista realizado el pasado sábado 10 de Septiembre al cual The Clinic tuvo acceso exclusivo.

Con todo, sería el propio presidente del PC, Guillermo Teillier, quien terminó por revelar el estado de ánimo de los comunistas y cómo gestionó el malestar partidario directamente con el Presidente Boric. 

Al día siguiente de realizado el Comité Central del PC, Teillier contó las tratativas con el Mandatario para bajar la animosidad de la colectividad. En entrevista con radio Nuevo Mundo -emisora ligada al partido-, el dirigente contó que “el Presidente después de la ceremonia me pidió que fuera a La Moneda. Él me recibió, expresó que era responsabilidad de él, que él había visto esos tweets, pero que pensó que no eran para tanto, que no daba como para que no fuera subsecretario”, relató. 

Luego, hizo una sensible revelación que incomodó a La Moneda. “Hablamos con el Presidente. No le fuimos a pedir que a él (Cataldo) lo pusiera en la Subdere, pero él (Boric) dijo que iba a ver la manera cómo arreglaba el asunto. Me dijo cómo podemos compensar (…) después me comunicó que Cataldo estaba en la Subdere”, añadió sobre el remate final del rebaraje de fuerzas aliadas en el gobierno.  

Así, Cataldo recalaba en una apetecida subsecretaría dado los recursos públicos que maneja, lo que tuvo como efecto que el RD Miguel Crispi a cargo de esa repartición, fuera removido al Segundo Piso de Palacio en calidad de asesor, con la consiguiente molestia de su partido por la reducción de su influencia en el nuevo esquema del gobierno. 

Con todo, el contexto de una paliza histórica en el Plebiscito de Salida y su hegemonía ante el gobierno amenazada por el protagonismo de Socialismo Democrático en la correlación de fuerzas oficialistas, es que las conclusiones del último Pleno del PC adquieren mayor elocuencia.

“Consideramos de vital importancia consolidar una base social para defender la democracia, ante la amenaza de la derecha toda, que hoy está intentando reinstalar lógicas de exclusión, sustentadas en la agitación del anticomunismo”, dicen el escrito.

La derrota del Apruebo y la “evaluación negativa del gobierno”

Los vetos y exclusiones que acusan los comunistas también lo extrapolan al nuevo Proceso Constituyente que exploran los partidos de oficialismo y oposición en el Congreso. 

“Es claro el intento de los sectores restauradores y proclives a la política de los consensos de excluir a los ‘extremos’, espacio en que pretenden encasillarnos. Debemos incidir enérgicamente en estos temas sin permitir que se nos excluya ni aísle, que es lo que quiere la Derecha con esta posición de veto a nuestro partido”, estampan en el documento.

Asimismo, el Pleno del PC aborda distintas hipótesis de la derrota del Apruebo en el pasado Plebiscito. Parten por asumir una autocrítica al reconocer que no se interpretó a cabalidad al electorado que participó del referéndum con voto obligatorio. 

“Resulta claro que no sólo no previmos acertadamente la incorporación masiva de un nuevo electorado en este proceso, sino que principalmente no caracterizamos acertadamente el comportamiento y las expectativas de estos sectores movilizados por la obligatoriedad del voto (…) no debemos asumir a priori que es un electorado de derecha”, afirma el documento donde, en todo caso, le atribuyen al “pueblo” un voto del Rechazo “despolitizado”. 

Por cierto que la ofensiva comunicacional del Rechazo y la imputación de difundir falsedades del borrador de la Convención, ocupan lugar destacado en el escrito; se preguntan cómo “romper con el sistema hegemónico de medios”, llamando a repensar la política de comunicaciones del partido y a impulsar una Ley de Medios. Aunque, también reconocen que los “errores” de la Convención “alimentó los relatos de miedo y las distorsiones que el Rechazo explotó”. 

Dentro de las claves que explicarían la derrota, el documento del Pleno PC también menciona “una evaluación negativa del gobierno, tanto respecto de su capacidad de dar respuesta a las necesidades materiales de la población, como respecto de las problemáticas de seguridad pública y otras facetas de la gestión de gobierno”. 

“Ampliar la correlación de fuerzas y las políticas de alianzas”

Asimismo, el Pleno concluyó en lo que es una línea roja: “la mejor manera de expresar la lealtad al gobierno de parte de nuestro Partido, es la defensa del programa y sus contenidos transformadores”, dice un apartado del texto, donde  las alertas internas del partido se concentran -por ejemplo- en el impulso del acuerdo comercial TPP11. 

“Resulta claro que no sólo no previmos acertadamente la incorporación masiva de un nuevo electorado en este proceso, sino que principalmente no caracterizamos acertadamente el comportamiento y las expectativas de estos sectores movilizados por la obligatoriedad del voto (…) no debemos asumir a priori que es un electorado de derecha”, afirma el documento donde, en todo caso, le atribuyen al “pueblo” un voto del Rechazo “despolitizado”. 

Y es a partir de este punto que el documento sugiere revisar la política de alianzas para efectos de cumplir con el plan de gobierno. 

“Tenemos la certeza que el camino para fortalecer al gobierno, pasa por un cumplimiento fiel y efectivo del programa de gobierno común que tenemos las dos coaliciones, junto con la necesidad de ampliar la correlación de fuerzas y las políticas de alianza que sustenten su concreción y avance”, recomienda el documento. 

“El carácter y amplitud de las alianzas se verá determinado por el desarrolló de los procesos políticos en marcha”, agrega el texto.


Notas relacionadas

Deja tu comentario