Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Datito

15 de Septiembre de 2022

No más chips de mascota: el tutorial definitivo para identificar qué carne estás comiendo

Pese al rechazo cultural que genera en Occidente, se calcula que cada año se consumen unos 25 millones de perros en todo el mundo. Unsplash

Aquí te dejamos una guía básica para que te asegures de que la carne que vas a comer durante estas fiestas sea la correcta.

Por

Hace un par de meses pudimos leer la denuncia de una mujer en Estación Central que tragó un chip de perro luego de haberse comido un anticucho en la calle. Lo mismo le sucedió a otra persona en un conocido local de Concepción mientras disfrutaba de un sándwich.

Y aunque ninguno de estos casos fueron procesados por las autoridades sanitarias, el revuelo que causó -al menos en este lado del mundo- consumir carne de animales “poco tradicionales” (que además, son lindos y cariñosos y no debieran comérselos en ninguna parte), hace que comencemos a desconfiar de dónde compramos la carne.

Tanto el origen como el estado del alimento es importante al momento de cocinarlo para después consumir. Por eso, te dejamos unos tips básicos para que te asegures de que la carne que vas a comer durante estas fiestas no va a enfermarte ni estará hecha con el perro regalón de tu comuna.

El aporte de las carnes

Este alimento básico desde la existencia del ser humano aporta proteínas, vitaminas y minerales como el hierro, potasio, fósforo y Zinc. Contiene además grasas saturadas que varían según su tipo (vacuno, pollo, cerdo, conejo, etc).

¿Cuál es la porción recomendada? La cantidad segura que puedes incluir en tu dieta es de cuatro raciones semanales, teniendo en cuenta que su tamaño no debe superar la palma de la mano.

El consumo excesivo de carnes rojas aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Foto: Freepik.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Chile es uno de los países que más consume carne en todo el mundo después de Estados Unidos, Brasil y Argentina. Una cifra que aumenta considerablemente en época de fiestas patrias.

¿Cómo sé que la carne está en mal estado?

Ya sea que salgas a comer fuera o hagas las compras para tu menú dieciochero, fíjate en lo siguiente:

  • Primero que todo: fecha de vencimiento (la carne congelada puede durar hasta 12 meses).
  • Si tiene un sabor agrio o extraño
  • Su textura, color y olor
  • Si viene al vacío: que la bolsa no tenga aire

La carne está fresca si tiene un color rojo y brillante. Si la consumes en descomposición, los posibles efectos secundarios incluyen dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e incluso deposiciones con sangre.

Ahora, a lo que vinimos:

¿Cómo detectar carne de perro?

De acuerdo con la Korean Society of Food and Nutrition, este alimento tabú tiene varias características diferenciables de la carne que se acostumbra consumir en Chile.

  • Consistencia excesivamente grasosa: aunque la mayoría de las carnes suelen serlo, esta se distingue por soltar una gran cantidad de grasa o aceite al momento de ser cocinada o preparada.
  • Fuerte olor: y diferente al que suelen desprender los productos de cerdo o vacuno.
  • Textura pegajosa: este tipo de carne suele ser muy pegajosa, por lo cual antes de comerla podrías revisar si el alimento se adhiere muy fácil al pan o servilleta.
  • Consistencia dura: a diferencia de otros animales, esta carne será especialmente dura de morder, y masticarla costará más aunque sea en pequeños trozos.

¿Qué consecuencias trae consumirla?

En Occidente muchas personas ven el consumo de carne de perro como un acto de crueldad extrema, pero en muchos países, especialmente en Asia, su consumo es habitual y legal.

Sin embargo, más allá de las diferencias culturales está comprobado por especialistas en salud que su consumo conlleva algunos peligros que con otro tipo de especies, como el vacuno o el cerdo no ocurren:

  • Parásitos: Pueden provocar ceguera, miocarditis e insuficiencia respiratoria.
  • Rabia: provoca como debilidad o malestar general, fiebre, o dolor de cabeza.

Notas relacionadas

Deja tu comentario