Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

28 de Septiembre de 2022

Carlos Ominami: “Gobernar con dos coaliciones es casi como jugar fútbol con dos pelotas”

Agencia UNO

El ex senador y referente de la Concertación analiza las divergencias ideológicas que se han dado en la izquierda oficialista, y el liderazgo de Boric en esta problemática. Además, se refirió a la renuncia de su nuera, Karen Doggenweiler, al canal de toda su vida: "TVN pierde uno de los rostros más creíbles de la televisión chilena".

Por

El oficialismo y los sectores de izquierda en la política chilena no viven sus mejores momentos. Tras la fragmentación del socialismo democrático en su postura frente al plebiscito y la dicotomía en la discusión por el TPP-11, se han plasmado con fuerza las convivencias ideológicas de los partidos que apoyan al gobierno del Presidente Boric.

Incluso, ya han comenzado la conformación de nuevos partidos. Según ha trascendido, los senadores Ximena Rincón y Matías Walker estarían buscando la creación del Partido Demócrata. Y cómo ya se oficializó en días anteriores, Amarillos por Chile -nuevo referente que surgió por el Rechazo a la nueva Constitución- ya comenzó los trámites para convertirse en un nuevo referente del centro político.

Carlos Ominami, uno de los referentes de los 30 años de la Concertación, aborda esta problemática actual señalando los problemas que ha tenido el Presidente Boric en este liderazgo. Además, tuvo palabras para su hijo Marco Enríquez-Ominami, y su nuera, la periodista Karen Doggenweiler, quien dejó TVN después de tres décadas.

Amarillos y dos coaliciones oficialistas

Amarillos finalmente se convertirá partido. ¿Qué rol cree que jugarán en la política nacional? 

-Yo les deseo suerte. Es una decisión importante la que tomaron, porque no era lo mismo aprovechar una circunstancia como la del plebiscito en donde la Convención dio muchos flancos, a tomar la decisión de constituirse como partido.

Hace mucho tiempo que vengo sosteniendo que soy crítico de esta idea de centroizquierda como un solo conjunto. A mí me parece que el centro tiene que ser centro, y la izquierda tiene que ser izquierda. Y que el centro e izquierda tienen que aliarse, pero cada uno desde su identidad. La muerte de la Concertación tiene muchísimo que ver con esto (…) la gente de centro trataba de ser de izquierda y la de izquierda trataba de ser de centro. Terminó siendo ni chicha ni limonada.

A mí me parece bien que haya una opción por constituirse en el centro como ellos dicen y que le puedan disputar una parte importante a la derecha ese centro que finalmente se ha aliado con la derecha. Que sea un centro que esté disponible para aliarse con la izquierda, porque es la única manera en este país de construir mayorías que puedan hacer progresar transformaciones profundas sin trabas.

Esta dicotomía se ha levantado a propósito del TPP11 y las diversas señales que ha enviado el Presidente Boric…

-Digamos las cosas como son: yo creo que hay una tensión entre, por un lado, las necesidades que tiene el país, y por otro lado las definiciones que ha hecho el Frente Amplio y su coalición, que tuvo el 24% en la primera vuelta. Hay una evidente tensión y creo que el Presidente también expresa esas tensiones. El trata de la manera más correcta posible de equilibrar eso. Es parte también de la actividad política. 

Es claro que el mundo de Apruebo Dignidad tiene una visión crítica del TPP11, a mi juicio intelectualmente equivocada. Con razón hacen la crítica -que yo comparto- del tipo de estructura productiva que tiene nuestro país: que es poco diversificada, que depende de un número reducido de recursos naturales, que no hemos avanzado hacia líneas de país de valor agregado, pero eso es responsabilidad interna nuestra. Es responsabilidad de la falta de voluntad para hacer una estrategia de desarrollo y para hacer política industrial. No es responsabilidad de los tratados. 

¿Es el Presidente Boric un buen líder de coalición?

-Yo creo que está tratando de liderar y de administrar las contradicciones que tiene hoy día en las dos fuerzas que apoyan el gobierno, algo que -a mi juicio- es finalmente imposible. Te puedo decir una cosa divertida: gobernar con dos coaliciones es casi como jugar al fútbol con dos pelotas, tiran unos para un lado y otros para otro.

Por eso que yo creo que un régimen donde el Presidente de la República tiene que ser esas tres cosas -Jefe de Estado, jefe de gobierno y líder de la coalición- al mismo tiempo es malo. A mí me gusta un régimen semipresidencial donde tienes al Presidente que es Jefe de Estado y tienes un primer ministro que es jefe de gobierno y líder de coalición. Eso no ocurre así, y en el caso de Chile las cosas se complican más porque el Presidente es jefe de Estado, jefe de gobierno y el líder de Apruebo Dignidad y del Socialismo Democrático, porque son parte de su coalición, entonces eso da un resultado que no es siempre coherente. Esa es la verdad.

Proceso constituyente

Consultado respecto de cómo se están dando actuales negociaciones para la redacción de una nueva Constitución en el Congreso, el ex senador refiere a una propuesta que habían hecho hace 10 años desde la Fundación Chile 21.

“El mecanismo que se establezca para este segundo tiempo constitucional, debiera tener una expresión en los partidos políticos y que sea finalmente la convención -100% electa- la que resuelva. Hay que atenerse al mandato del 78% que votó en el plebiscito de entrada por esa opción. Eso es lo primero”, sostiene Ominami.

Con ese primer punto, señala que se haría una convención fundamentalmente de militantes de partidos. “Esta bien que así sea. Me parece importanrte que los partidos puedan recuperar protagonismo y cumpliar la tarea para la cual existen en uan democracia representativa”, argumenta. Sin embargo, agrega un factor relevante: “es fundamental que se incorpore una mirada ciudadana”.

Explica que, según la propuesta, este sería un órgano que resuelva las proposiciones de un comité de expertos designado por las universidades. “Por ejemplo, que el Consejo de Rectores que elija abogados, constitucionalistas, economistas, cientistas políticos, antropólogos”, señala antes de mencionar quizás el componente más novedoso. “Debiera haber un consejo ciudadano electo por sorteo por el Servel, cómo se ha hecho en Irlanda, Francia, y en los jurados populares de Estados Unidos”, agrega.

Ominami, además, le da importancia a los riesgos que tiene este proceso. “Hay que tener cuidado con que los bordes terminen restringiendo de manera excesiva el espacio de la libre deliberación en la convención. Puede ser muy grave que se haga una convención básicamente militante, que trabaje su texto en lo propuesto por los expertos, y que eso genere un sentimiento ciudadano de gran rechazo, porque no está la ciudadanía representada. No podemos correr el riesgo de que tengamos un segundo rechazo”, advierte.

Usted es cercano al ex Presidente Lagos. ¿Cuál va a ser su rol en este nuevo proceso constituyente?

-He estado en contacto con él el último tiempo, y me parece que es de las personas que se ha preocupado muy rigurosamente de esto. Hizo un aporte que se llama Tu Constitución. Le preguntó a mucha gente y salió una propuesta de texto constitucional. Él se tomo la molestia de dirigirse y les mando tres cartas a la Convención, entonces me parece que el debiera jugar un papel importante. Tiene todas las condiciones para hacerlo y me parece que debiera tomar ese rol.

MEO, Karen y más

Hace algunos días su nuera, Karen Doggenweiler, oficializó su renuncia a TVN. ¿Sabía? ¿Qué le parece su decisión?

-En primer lugar, no conozco los detalles. No me cabe duda que fue por parte de ella una decisión muy meditada. Creo que debe haber sido difícil para ella, porque TVN era su casa desde el inicio como ella misma indicó, por más de 30 años. Había sido tentada muchas veces para cambiarse a otros canales pero había mantenido la línea.

¿Qué significa esto para la televisión chilena?

-Creo que es una decisión también dolorosa para TVN. Pierde uno de los rostros más creíbles de la televisión chilena. Probablemente ellos deben estar también reflexionando acerca de por qué esto ocurrió, por qué un canal como Mega puede hacerle a una persona como Karen Doggenweiler una propuesta que sea finalmente más atractiva profesionalmente.

¿Usted que lo conoce en la intimidad, es cierto que MEO ha sido tantas veces candidato solo para no ser vocal de mesa?

– Jajaja no, no, no. Él ha sido candidato porque tiene vocación, y creo que la última vez lo hizo sobre todo para defender su honor y su integridad. 

¿Qué partido le cuesta más olvidar? ¿El partido final de la Copa América o el Partido Socialista?

-La final contra Argentina en la Copa América se me olvidó. El Partido Socialista no se me olvida. El que no se me va a olvidar nunca, por el contrario, es el Chile España 2-0 en el Maracaná. 

¿Dónde hay menos clase, en el Congreso o en el Instituto Nacional?

-Yo creo que hay menos clase en el Congreso. Creo que el Instituto Nacional era mucho más pluriclasista. 

Notas relacionadas

Deja tu comentario