Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

23 de Septiembre de 2022

TPP11, el acuerdo de libre comercio que divide al oficialismo: Alejandra Sepúlveda (FRSV) y José Miguel Insulza (PS) confrontan posiciones

Los senadores Sepúlveda e Insulza tienen posiciones contrapuestas ante el acuerdo TPP11.

La próxima semana debería votarse en el Senado el TPP11, el acuerdo plurilateral de libre comercio que fracciona a las huestes de gobierno: Apruebo Dignidad lo rechaza por completo, mientras que en Socialismo Democrático -con excepciones- están por apoyarlo. Mientras el Ejecutivo deja el futuro del pacto al fragor de la tramitación legislativa, la senadora Alejandra Sepúlveda y su colega José Miguel Insulza, explican a The Clinic sus razones para rechazar o apoyar -respectivamente- el pacto comercial más complejo para el Ejecutivo.

Por

Aún no se vota en el Senado el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, conocido bajo la inescrutable sigla TPP11, y el oficialismo ya comienza a evidenciar las primeras fisuras ante lo que será una tramitación legislativa compleja de un tratado de libre comercio que tensiona las sensibilidades de Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático. 

Esto, pues los partidos que se agrupan en el flanco izquierdo en las huestes de gobierno -Revolución Democrática, Convergencia Social, Comunes y el Partido Comunista-, consideran que la suscripción del pacto plurilateral de comercio afectaría la soberanía nacional. En tanto, desde el bloque que congrega al PPD, Partido Radical, Partido Liberal y mayoritariamente en el Partido Socialista, estiman que el acuerdo es beneficioso para una economía ralentizada, además de reforzar la inserción de Chile en el exterior. 

Cabe señalar que el acuerdo fue suscrito a inicios de Marzo del 2018 en el segundo gobierno de Michelle Bachelet, en una ceremonia diplomática en Viña del Mar con los cancilleres de los países incumbentes. Luego fue suscrito por Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. En el 2018 entró en vigencia al ser ratificado por Australia, Canadá, Japón, México, Nueva Zelandia y Singapur, el 2019 por Vietnam y el año pasado por Perú.

En este contexto, sólo resta la confirmación de Malasia, Brunei…y Chile. Asimismo, son conocidas las gestiones de Reino Unido, China, Taiwán y Ecuador de sumarse al acuerdo.

El punto de inflexión de la ministra Tohá

Tras una intenso debate en la Cámara de Diputados en el 2019, fue aprobado con el rechazo de los entonces diputados Gabriel Boric, Giorgio Jackson y Camila Vallejo. Desde entonces, el acuerdo se encuentra alojado en el Senado para su pronta reactivación, la que inicialmente estaría fijada para la próxima semana. 

Mientras, en las huestes del gobierno comienzan a perfilarse las posiciones, tras la pausa que puso el Ejecutivo al dejar para después del Plebiscito una definición de La Moneda al respecto. Los matices ante la iniciativa comenzaron en el propio gobierno. Por ejemplo, una vez que Carolina Tohá asumió en la cartera de Interior, dijo que el Ejecutivo pondría el tema en tabla para su votación en la Cámara Alta y que “tendría una opinión sobre el tema”.

Una postura que entronca con la opinión favorable al acuerdo del ministro de Hacienda, Mario Marcel, pero que cuenta con la opinión contraria del subsecretario de Relaciones Internacionales, José Miguel Ahumada, quien desde ante de su ingreso al gobierno ya tenía publicados sesudos ensayos académicos contrarios a este tipo de instrumentos comerciales. Situación similar a la del asesor del Segundo Piso de la Presidencia, Carlos Figueroa, quien en el pasado fue vocero del movimiento “Chile Mejor sin TLC”.

La innovación que marcó la ministra Tohá, sin embargo, gatilló la inmediata molestia de la base de izquierda que sustenta al Ejecutivo. Tanto así que el miércoles 21 de septiembre, los senadores de Apruebo Dignidad difundieron una declaración conjunta cuestionando el acuerdo, enfatizando también que no está contemplado en el programa de gobierno. A ello, además, el Frente Regionalista Social Verde y el PC han solicitado al Ejecutivo que retire el acuerdo de la Cámara Alta, facultad que permite el artículo 132 del Reglamento del Senado. 

“Lo mejor y lo más sano para el país es que el Presidente lo retire”, dijo en La Tercera el diputado PC Boris Barrera. 

Boric desde Nueva York: “El TPP11 no lo estamos impulsando”

Con todo, el Presidente Boric entregó señales al respecto que terminaron por confundir a sus propias huestes. En el marco de la gira del Mandatario a Nueva York, en los minutos finales de su participación en la Asamblea General de Naciones Unidas, Boric le resto todo esplendor a dicho tratado. 

“El TPP11 no forma parte del programa y por eso no lo estamos impulsando (…) el aporte del tratado hoy día a las exportaciones de Chile tiene un carácter que no es de la relevancia que muchas veces se le asigna”, dijo, tirando la pelota al Senado como institución autónoma para debatir y tramitar el controversial acuerdo. 

Los matices ante la iniciativa comenzaron en el propio gobierno. Por ejemplo, una vez que Carolina Tohá asumió en la cartera de Interior, dijo que el Ejecutivo pondría el tema en tabla para su votación en la Cámara Alta y que “tendría una opinión sobre el tema.

Y mientras en el propio oficialismo aún se encontraban haciendo desesperados ejercicios de exégesis sobre lo que quiso decir el Presidente, el ministro Marcel intentaba despejar el camino en el Senado. Ahí calificó como “un hecho” la votación del acuerdo. “Si el proyecto va a la votación en la sala, el gobierno no se va a oponer, no va a poner ninguna dificultad, no va a entorpecer ese proceso”, agregó, también desde Nueva York, para desgracia de las fuerzas políticas aliadas que pedían retirar el acuerdo. 

Por lo mismo, el énfasis del Ejecutivo para calmar las aguas entre los suyos, ha sido enfatizar las gestiones de Cancillería para habilitar los side letter -traducción: “cartas bilaterales”- con los países miembros del acuerdo, a objeto de reforzar los mecanismos para resolver controversias entre las partes del pacto. Al parecer, gestiones insuficientes pues en la misma tarde de ayer, jueves 22 de Septiembre, Revolución Democrática emitió una declaración rechazando el TPP11 porque -entre otras cosas-, la tienda es partidaria de un “sistema económico internacional antiimperialista”. 

Ante tamaña diversidad de posiciones, The Clinic contactó a quienes protagonizarán el debate del TPP11 en el Senado: el PS José Miguel Insulza a favor del acuerdo, y la senadora del FRSV Alejandra Sepúlveda en contra del pacto. Ante preguntas similares, ambos confrontan sus argumentos. Juzgue usted, estimado lector. 

José Miguel Insulza: “(Rechazar el TPP11) implicaría un grave problema político para nuestras relaciones con el Asia-Pacífico” 

-¿Cómo resumiría usted los alcances del TPP11?

-Es como la mayor parte de los acuerdos internacionales en materia económica que ha firmado Chile en las últimas décadas. Tiene algunos contenidos nuevos progresivos, como los temas de género y los laborales, favoreciendo sustantivamente a esos sectores. Pero en lo medular, son los mismos acuerdos que Chile ha firmado en las últimos tres o cuatro décadas. Acuerdos de libre comercio que facilitan la inversión y las transferencias científico-técnica.

-¿Qué aspecto específico del acuerdo usted destacaría como el más beneficioso para el país? 

-El intercambio de bienes y servicios no gravados que favorece a sectores importantes de la economía, eso es el corazón del acuerdo de libre comercio. Pero también hay que considerar las disposiciones que contiene relacionados a los temas de transferencia tecnológica.

-¿Qué bienes y servicios podría mencionar en ese punto?

-Los exportadores de productos agrícolas con valor agregado de frutas, verduras; eso habría que considerarlo. Por cierto, no olvidemos que el Asia Pacífico es el principal destino del cobre chileno, junto al vino y las frutas. 

-¿Qué rol debe jugar el Presidente Boric para alinear a un oficialismo dividido ante este acuerdo? 

-En el Senado difícilmente podría jugar un rol porque el Presidente estuvo en contra de ese acuerdo en su momento. Ahora, por lo tanto, sus declaraciones son más bien para abstenerse del debate, diciendo que esto no estaba en mi programa. Yo creo que no va a ir mucho más allá. No le voy a decir al Presidente lo que debería hacer, estoy diciendo lo que creo que va a hacer.

-¿Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático se juegan la hegemonía en el oficialismo con este acuerdo? 

-No, porque la división alcanzó también a Socialismo Democrático con algunos senadores socialistas que están por votar en contra (Alfonso De Urresti, por ejemplo). Así que esto no afecta ni tiene que ver con un conflicto de coaliciones ni mucho menos. 

“El TPP11 no forma parte del programa y por eso no lo estamos impulsando (…) el aporte del tratado hoy día a las exportaciones de Chile tiene un carácter que no es de la relevancia que muchas veces se le asigna”, dijo el Presidente Boric, tirando la pelota al Senado como institución autónoma para debatir y tramitar el controversial acuerdo. 

Yo lo respaldo plenamente e, incluso, creo que rechazarlo no solamente significaría dejar de gozar de algunos beneficios económicos, sino que implicaría un grave problema político para nuestras relaciones con el Asia-Pacífico. 

Alejandra Sepúlveda: “El TPP11 es un acuerdo que no beneficia ni económica ni políticamente al país”

-¿Cómo resumiría usted los alcances del acuerdo TPP-11?

Era un tratado que en primera instancia se planteó que era económicamente era muy beneficioso para Chile. Sin embargo, en el análisis nos dimos cuenta,  algo que además fue ratificado por el Ministro de Hacienda en el día de hoy, en que prácticamente la balanza comercial es cero. Y dado que tenemos acuerdos internacionales bilaterales, no tenemos mayores ventajas desde el punto de vista comercial. 

“Rechazar (el TPP11) no solamente significaría dejar de gozar de algunos beneficios económicos, sino que implicaría un grave problema político para nuestras relaciones con el Asia-Pacífico”, sostiene el senador Insulza.

Sin embargo, las complicaciones con los capitales extranjeros, donde podrían perfectamente llevarnos a un arbitraje si es que encuentran que en un negocio han perdido la rentabilidad que originalmente deberían tener, debiendo ajustar nuestra legislación precisamente a estos conglomerados económicos. Este es un tratado que nos rigidiza desde el punto de vista legal y que no permite hacer los ajustes necesarios en las reformas que son tan importantes para el país.

-¿Qué aspectos específicos del acuerdo usted destacaría como perjudicial para el país?

-En un comienzo se planteó que este tratado era beneficioso para el país en términos económicos, pero según los resultados y la mayoría de los economistas a los que hemos tenido acceso, desde el punto de vista económico no es ningún avance e, incluso, la balanza comercial es prácticamente cero.

Sin duda, lo que complica desde el punto de vista como Estado o como gobierno es la rigidez que podría tener estas acciones o estas reformas que podríamos tomar en un paraguas tan complejo como es el TPP 11.

-¿Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático se juegan la hegemonía en el oficialismo con este acuerdo?

-No se trata de la hegemonía en el oficialismo dentro de las dos coaliciones. Más bien se trata en cómo podemos encontrar mejores expectativas para el país en términos de los acuerdos internacionales. Yo creo que el TPP 11 es un acuerdo que no beneficia ni económicamente ni políticamente al país.

-¿Qué rol debe jugar el Presidente Boric para alinear a un oficialismo dividido ante este acuerdo?

-Más que jugar un rol para alinearnos al oficialismo, el rol del gobierno es mostrar los beneficios y las complicaciones, las cosas positivas y negativas que tiene el tratado y las consecuencias que puede tener para el país poder tomarlo, sobre todo en relación a las reformas que estamos realizando; pensiones, tributaria, el royalty minero y el tema constitucional. 

“Dado que tenemos acuerdos internacionales bilaterales, no tenemos mayores ventajas desde el punto de vista comercial”, asegura la senadora Sepúlveda. 

Entonces, el rol del Presidente es transparentar, argumentar y hacer un análisis que permita a cada uno de los senadores, como también al país, saber las ventajas y desventajas del acuerdo. 


Notas relacionadas

Deja tu comentario