Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

1 de Noviembre de 2022

Felipe Corvalán, presidente de Fuerza de la Muchedumbre: “El PDG ha entrado en el juego de la elite política, se mueven con el coqueteo en el Congreso”

A mediados de mes se inscribió en el Servicio Electoral un movimiento que aspira a ser partido político: Fuerza de la Muchedumbre. Autores intelectuales de la iniciativa "Es mi plata y punto" presentada en la ex Convención, tienen un discurso crítico de la política tradicional expresada en un uso intensivo de las redes sociales, cuestionamientos de los que no se salva ni el Partido de la Gente. "Llevamos siete meses de este gobierno y ellos están definiendo quién va a ser el candidato presidencial. Puede ser simpático, pero es poco serio", dice su presidente, Felipe Corvalán.

Por

La segunda semana de Octubre, 124 personas se congregaron en las dependencias del Servicio Electoral para inscribir al partido Fuerza de la Muchedumbre. Una colectividad que tiene su primer antecedente tras una participación en la ex Convención, defendiendo la iniciativa popular rotulada “Es mi Plata y Punto” con la que buscaban a acceder a un autopréstamo de los fondos previsionales. 

Dicha intervención en el debate público los llevó a tener un discurso crítico de la política tradicional, incluso de agrupaciones como el Partido de la Gente de quienes tienen vasos comunicantes. Su presidente, Felipe Corvalán, fue candidato a diputado por el partido Centro Unido, disuelto en febrero de este año, partido que intentó establecer alianza parlamentaria con el PDG. Desde esa plataforma, de hecho, fue electo el diputado independiente Francisco Pulgar.

Asimismo, su secretario general, Cristián Vivian, fue militante del PDG hasta que diferencias por la estrategia del partido para las elecciones presidenciales en las que se impulsaba la figura de Franco Parisi, terminó desafiliándose de la tienda. 

“Aspiramos a que realmente hayan cambios. Muchos partidos partidos parten así, pero justamente nuestra esencia principal es que no tenemos rostros de la política tradicional. De hecho, casi el 90% de la gente nos conocimos al momento de la firma en la notaría, porque partimos con Cristián (Vivian) en Redes Sociales”, cuenta Felipe Corvalán (35), de profesión Kinesiólogo, al ser contactado por The Clinic. 

-¿Cuál es el origen del nombre Fuerza de la Muchedumbre?

-Fuimos a la Convención a defender que las personas tuvieran la autonomía y libertad de decidir qué poder hacer con su plata. Frente a eso, también Cristián expuso que como logramos que gente nos patrocinara la iniciativa (cerca de 17 mil firmas a través de Tik Tok), esa misma energía la íbamos a utilizar para llamar a aprobar el proyecto de Constitución si aprobaban la iniciativa, o a rechazar la nueva Constitución si nos rechazaban la iniciativa. 

Frente a esa amenaza, el convencional (Manuel José) Ossandón dijo que éramos una muestra de que cuando los espacios eran utilizados por la muchedumbre, ocurrían este tipo de cosas que habían amenazas.

-¿Qué otras definiciones los inspiran?

-Soy dirigente sindical, entonces también apunto a que el trabajo sea decente y digno, pero también con libertad para el empresario con un control fiscal; que el rol del Estado permita que haya empresas, pero con un buen trato y buenos sueldos. 

También tenemos un sello anticorrupción. De hecho, el partido tiene en sus bases una comisión de transparencia porque queremos que la política sea lo más limpia posible ante la ciudadanía, con sanciones económicas si es que se incumple algo y que vaya en ayuda de las fundaciones de las comunas o distritos que representan. Aquí no queremos que ocurra esa gran mentira de que se financian fundaciones que son propias de los personajes del partido.

-¿Su crítica es extensiva a todos los sectores?

-Sí, de derecha a izquierda, la elite política, la clase política burguesa que hoy día los vemos con gran desilusión de haber tenido esperanzas de muchas personas hacia un gobierno que era opuesto al anterio, pero que terminó en más de lo mismo.

-¿En qué rango del espectro ideológico se sitúan? ¿Centro, derecha o izquierda?

-Estamos al centro y más abajo abajo, porque nuestra base social es la clase trabajadora. Y si llegamos a entrar al sistema, considero que estaríamos al centro, pero abajo. Ni siquiera al nivel de lo que es considerado centro como el PDG, que ha tratado de ser centro, como también la misma DC o el PPD. Somos anti clase política burguesa.

-A esos discursos se les suele calificar de populistas. ¿Cómo responderá a esa crítica?

-Sabemos que el tema del populismo es utilizado muchas veces por la clase política para atacar al otro cuando carecen de argumentos. Lo nuestro apunta a que se tienen que hacer responsables ellos de todas las falencias que han generado en el sistema con promesas no cumplidas. 

Nosotros verdaderamente queremos hacernos cargo y hacernos responsables de no hacer más promesas, sino que enfocarnos en los compromisos con la ciudadanía que justamente hoy día está en evidencia con el tema de la exigencia que están haciendo los diputados para sacar a Karol Cariola, por ejemplo.

Vemos que se utilizan los argumentos como populismo para después dejarlos de lado porque ya lograron el objetivo, que es estar en el poder y llenarse los bolsillos de plata.

Aprontes presidenciales en el PDG: “Puede ser simpático, pero es poco serio”

-¿Qué vínculos los unió al PDG?

-Cristian fue militante del PDG por un tiempo, hasta que vio cómo estaba funcionando el tema con Parisi y eso no le pareció muy bien, donde habían como dos almas. En el caso mío, fui candidato a diputado independiente con cupo del Centro Unido. Esa fue mi bagaje en la candidatura en la última elecciones del Congreso.

-¿Y qué opinión tienen del PDG? A simple vista, se ven similitudes en el discurso.

-Lo que pasa es que con el PDG concordamos muchas posturas, pero lo que no nos parece es el candidato presidencial que llevaron y por eso es que tampoco me interesa militar con ellos.  Coincidimos en que hay que apoyar mucho a las pymes y también el tema de los retiros, pero también hay que hacerse cargo de los papitos corazón. 

También el PDG ha entrado un poquito en el juego de la elite política que me ha hecho mirarlos con distancia. Espero que en algún momento se den cuenta que no es eso lo que lo llevó al poder, sino que fue el empuje de la ciudadanía que esperan aún que exista un grupo que lo represente realmente como clase media.

-¿Qué los distancia de Franco Parisi?

-No hubo una consulta real hacia las personas del partido para posicionar a Parisi como candidato, donde tuvieron también a la gente de Felices y Forrados con Lorenzini también. También un conflicto importante que fue más de lo mismo de lo que es la clase política, que es tener un presidente que no esté en el país. 

Yo pertenezco a un grupo social que sufre lo que está sufriendo Chile, entonces me parece bastante contradictorio estar gozando de Estados Unidos y todos sus beneficios, mientras se habla de cómo está Chile. Me parece poco serio e imperdonable como clase de trabajadores.

La dirigencia de Fuerza de la Muchedumbre inscribiendo al partido en el Servel.

-¿A qué se refiere con la crítica al PDG de que cayeron en lógicas de la política tradicional?

-Siento que hay dos almas en el PDG; sus diputados que llegan a acuerdos con algunos grupos políticos de otras tendencias, pero sus militantes tienen una visión distinta. Han caído en eso de que sus representantes no son un fiel reflejo de lo que opina la ciudadanía, siendo que trataron de demostrarse como factor diferenciador al entrar en el escenario político. 

-¿Y qué tiene de malo que lleguen a acuerdo con otras fuerzas políticas, especialmente si están en el Congrso?

-Lo que pasa es que ellos se mueven mucho con el coqueteo en el Congreso de distintos partidos, y después de haber hecho todo ese coqueteo, recién le preguntan a las bases cuando debería ser al revés; primero preguntémosle a la gente y ahí vemos con quién nos sentamos a conversar. Esa democracia digital de la que hablan, está un poquito a destiempo, lo hacen después de haber hecho todo un juego político. Eso es más de lo mismo. 

-¿Se refiere a la elección de la mesa de la Cámara, por ejemplo?

-Sí. El otro episodio fue respecto a quién apoyar en la segunda vuelta, a Boric o a Kast. Considero que si no pasó mi candidato, en este casi Parisi, debo tomar un poquito de distancia porque, de hecho, le salió al revés; perdió el candidato que salió en su consulta interna en la segunda vuelta, y fue un riesgo innecesario porque ninguno de los dos personajes va a representar fielmente lo que querían como partido porque su candidato no llegó. 

De hecho, en uno de sus programas (Bad Boys) cuál candidato presidencial llevar. O sea, llevamos siete meses de este gobierno, faltan tres años y medio, y están definiendo quién va a ser el candidato. Puede ser simpático, pero es poco serio.


Notas relacionadas

Deja tu comentario