jorge abbott A1

El fiscal nacional, Jorge Abbott, hizo un balance de sus primeros meses a cargo del Ministerio Público. El persecutor aseguró que quiere terminar cuanto antes con las investigaciones en torno al financiamiento irregular de la política, para abocar la labor de la Fiscalía en otros asuntos y reiteró que a la corporación no le corresponde “pautear” al Servicio de Impuestos Internos (SII) en estos casos.

“Sólo espero que no duren siete años. Al contrario, queremos buscar la fórmula para acotar esas investigaciones y darles un pronto término, tratando de investigar intensamente todas las aristas que se presenten, pero tomando decisiones rápidas, porque tenemos equipos de personas que son importantes para la institución y que se están desviando de la investigación de otro tipo de causas que también son importantes. Lo que yo les he pedido a los fiscales a cargo de esas investigaciones es que amplíen las indagaciones, envíen los antecedentes al Servicio de Impuestos Internos (SII) de todos aquellos hechos que pudieran ser constitutivos de delito tributario, de modo tal que el SII haga uso de sus atribuciones legales y resuelva si se va a querellar o no para terminar esas causas”, sostuvo en entrevista con Reportajes de La Tercera.

En relación a la imagen que se la ha atribuido, del fiscal querer cerrar a toda costa y sin contemplaciones las investigaciones a políticos, el fiscal aseguró que “aquí se trabaja mucho con especulaciones sin mayor fundamento. Una de las situaciones que nos han tocado vivir es justamente esto que se ha instalado de que existe un compromiso de terminar pronto y con el más bajo perfil estas investigaciones. Por el contrario: la voluntad del Ministerio Público es hacer la investigación lo más profunda posible(…)”

Sobre las señales concretas como el cambio en los equipos a cargo de las investigaciones y la escasez de nuevas formalizaciones en el caso SQM, por ejemplo, Abbott señaló que el “que no existan nuevas formalizaciones es algo temporal. Ustedes han visto cómo en la arista SQM se ha avanzado en una línea de investigación que era absolutamente inédita hasta hace un tiempo, y se ha avanzado significativamente. Hemos visto en los últimos días cómo en la causa han prestado declaración personeros importantes, lo que choca con la teoría que usted me está planteando. La causa acumula una enorme cantidad de antecedentes, y aún teniendo dos equipos separados, la investigación es difícil de analizar completamente”.

“Hacen juicios de valor sin tener conocimiento de todos los antecedentes. Si el querellante que formula esa crítica analizara los antecedentes de la investigación vería que en febrero había diligencias del fiscal Gómez orientadas a investigar un eventual delito de cohecho en contra del ex senador Longueira. Eso no tiene que ver con los correos que se hicieron públicos en el mes de marzo”, agregó.

Abbott también se refirió al nexo entre el fiscal Pablo Gómez-a cargo del caso SQM- y la administración de Sebastián Piñera. El persecutor es esposo de la ex ministra de Justicia del ex mandatario, Patricia Pérez, por lo que se ha hablado acerca de un posible conflicto de interés. “No hay ninguna inhabilidad legal que le impida al fiscal Gómez seguir con la investigación de la causa. Y no hay ningún hecho relevante que justifique eventualmente su cambio como fiscal a cargo de la investigación. Yo tengo la certeza, y así lo he manifestado, de que si en algún minuto sintiera que no tiene la objetividad necesaria para llevar adelante la investigación, me lo haría presente. No tengo ningún antecedente aparte de que su señora fue ministra del gobierno de Piñera. En esas condiciones, nadie podría investigar nada, porque todos tenemos relaciones con muchos personeros que son objeto de investigaciones”, apuntó el líder del MP.

El fiscal nacional se hizo cargo de quienes aseguran que las investigaciones del Ministerio Público están cargadas para un sector político. “Muchas veces se nos ha dicho que nosotros hemos investigado con mayor severidad a cierto sector político. Pero las situaciones son diametralmente distintas si uno mira objetivamente los hechos. En el caso de la Nueva Mayoría, tenemos una relación con SQM en que hay una intermediación de una empresa (Asesorías y Negocios) que contrataba con SQM, y tenemos personeros que, a su vez, mantenían contratos con esa empresa, pero no tenían contacto con SQM. Muchos de ellos han entregado trabajos que hicieron efectivamente para esa empresa. En consecuencia, es difícil establecer la existencia de algún delito en la relación entre estas personas naturales y SQM”.

En relación al rol que ha jugado el SII en la presentación de querellas en estos casos, el fiscal prefirió no hacer juicios. “Yo soy respetuoso de las facultades legales del SII. No me corresponde a mí hacer un juicio de valor respecto de las razones que pueda tener el servicio para actuar de un modo u otro”, dijo.

Por otro lado, Abbott no descartó que exista un cierto acuerdo tácito para no tocar a los presidentes como es el caso de Frei, Piñera y Bachelet, aun cuando se sabe que sus campañas estuvieron involucradas directa o indirectamente en los casos de financiamiento irregular.

“Debemos ser muy cuidadosos en el resguardo de las instituciones. Las responsabilidades penales son personales, no institucionales, y en eso tenemos que ser particularmente respetuosos de no afectar la institucionalidad de la República. Por eso, tratamos de hacer las investigaciones con el más bajo perfil, de modo tal de no afectar a las instituciones y tampoco afectar la presunción de inocencia de cada persona, que hoy día no tiene mucha consideración y respeto de parte de los medios y la comunidad”, señaló.