Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

30 de abril de 2022

Izkia Siches en «cuidados intermedios»: siete claves de una semana de forzoso empoderamiento

Izkia Siches fue objeto de un explícito empoderamiento por parte del Presidente y los otros ministros de La Moneda: Camila Vallejo y Giorgio Jackson. Agencia Uno

Tras el episodio de la falsa denuncia con migrantes expulsados, la ministra del Interior se había replegado para hacer su propio control de daños, el que terminó el pasado domingo con una entrevista a un matutino, donde aseguró que "nunca pensé en renunciar". De ahí en más, enfrentó una intensa semana con un ultimátum a los camioneros que bloquearon la Ruta 5 respetado a medias, junto a un estruendoso saqueo a un supermercado en Talagante del que reconoció desconocer sus alcances, mientras La Moneda hizo explícitos esfuerzos por reforzar su peso específico en el gabinete. "Quien es poderoso no lo tiene que decir. El que tiene el poder lo ejerce, no más”, advierten desde la academia. 

Por

Esta semana se vio marcada por una serie de hitos que pusieron a prueba la muñeca del gobierno en temas de seguridad, como no había ocurrido desde que asumió el Presidente Gabriel Boric hace más de un mes y medio.

Entre estos, destacan el paro de los camioneros, quienes bloquearon la Ruta 5 Sur entre el lunes 25 y martes 26 de Abril, esta misma jornada donde ocurrió el saqueo a un supermercado en Talagante la madrugada donde se detuvo a 48 personas, los hechos de violencia en la Macrozona Sur de este jueves 28 de Abril que terminaron con alrededor de treinta vehículos quemados, además de constantes manifestaciones de estudiantes secundarios a lo largo de la semana.

Al cierre de edición, además, se sumó otro foco de conflicto. En la noche del viernes 29 de Abril, trascendió la renuncia del abogado Salvador Millaleo al cargo de coordinador de Asuntos Indígenas de Interior, presuntamente por diferencias con la ministra del Interior, Izkia Siches sobre la forma en cómo se estaba abordando el conflicto en la Araucanía.

Con todo, esta semana también marcó el regreso de la ministra Izkia Siches —de cuya cartera depende la seguridad del país, precisamente— a la primera línea, luego de que el 06 de Abril diera información falsa ante la comisión de Seguridad de la Cámara, sobre el retorno de un vuelo de migrantes expulsados que el gobierno anterior habría camuflado.

Luego de ese traspié, que abrieron las respectivas interrogantes sobre su permanencia en el gabinete, diversas funciones que recaen normalmente en la titular de Interior fueron delegadas a otros personeros de gobierno.

Así, se consolidó al subsecretario de Interior, Manuel Monsalve, como el encargado de la seguridad en las regiones de La Araucanía y del Biobío, además de la crisis migratoria que afecta al norte, al tiempo que la ministra de Desarrollo Social, Jeanette Vega, pasó a ser la secretaria de Estado encargada de la coordinación interministerial en la Macrozona Sur.

Así, desde la primera semana de este mes, la ministra Izkia Siches brilló por su ausencia de las vocerías y de los grandes anuncios del Ejecutivo. Tanto fue así, que no estuvo presente en el Congreso durante las intensas tratativas que lideró el ministro de la Segpres, Giorgio Jackson, junto a los ministros de Hacienda, Mario Marcel y del Trabajo, Jeanette Jara, sobre los proyectos del Quinto Retiro, siendo ella, por definición, jefa de gabinete. 

Con todo, la ministra Izkia Siches volvería a protagonizar la agenda el pasado domingo 24 de Abril, en una entrevista concedida a El Mercurio. En ese primer hito de lo que sería -valgan las comillas- su “retorno”, la ex presidenta del Colegio Médico rompió el silencio luego de largas semanas de especulaciones sobre eventuales renuncias o fricciones con el resto del gabinete. 

“Nunca pensé en renunciar, me sentí respaldada por el Presidente y el comité político”, aseguró la ministra, en lo que sería el inició de una serie de pruebas a las que se vio enfrentada durante una semana particularmente sobredemandada en temas de seguridad, donde debió ser el rostro, ya sea secundada por el subsecretario del ramo, Manuel Monsalve, o la vocera de gobierno, Camila Vallejo. 

Aquí, tres analistas políticos ponen el foco en las distintas intervenciones de la ministra de los últimos días, acaso en la semana más contingente para su cartera.

1I) Una cuña en falso y la compañía de la “templanza”

Distintas declaraciones que marcaron la agenda fueron exteriorizadas por la ministra en la entrevista que significó su “retorno” a la primera línea del gobierno.

Sobre la ya mencionada frase con la que la secretaria de Estado intentó despejar los rumores respecto a su permanencia en el gobierno, el Sociólogo Axel Callís ofrece un categórico juicio que va en la dirección contraria de la primera lectura de las declaraciones de la ministra.

“La entrevista fue un intento bastante frágil de aparecer, porque puso una cuña que es vedada del mundo de la comunicación política que es ‘yo no tuve pensado renunciar’. Eso no se dice nunca. Cuando uno dice eso es porque ha pensado en renunciar”, afirma Callís, quien remite esta máxima al histórico caso del ex presidente estadounidense Richard Nixon, quien renunció a su gestión luego de que se destapara el escándalo Watergate.

“En comunicación política las cuñas que tienden al ‘yo no’, abren el escenario inverso. Eso está estudiado desde que Nixon dijo ‘yo no soy corrupto’”, sintetiza el también director de la encuestadora Tú Influyes.

Este juicio es compartido por el abogado y subdirector del Instituto de Estudios de la Sociedad, Rodrigo Pérez de Arce. “Hay este típico dicho, que es el título de un libro, que es ‘No pienses en un elefante’, e inmediatamente uno se imagina al animal. Entonces, que lo diga explícitamente, y dada la magnitud de lo que fueron sus primeras cinco semanas, yo creo que eso sí fue una posibilidad bien evidente”, asegura, aludiendo al clásico estudio del lingüista cognitivo George Lakoff.

En la misma entrevista, además, Siches también hizo alusión a un cambio de mentalidad que habría tenido en los días en que debió replegarse, luego de que su falsa denuncia comprometiera la línea de flotación del Ejecutivo. “La templanza es mi nueva compañera”, afirmó en la ocasión, en alusión a una espontaneidad que la indujo a los desaguisados de sus primeras semanas de gestión.

La nueva impronta zen adoptada por la ministra es bien evaluada por la académica de la Universidad Andrés Bello y miembro de la Red de Politólogas, Daniela Campos Letelier.

“Ella dice que le faltaba templanza y eso se vio reflejado; en la entrevista hace un pequeño mea culpa. Incluso, desde el impasse que tuvo, se tomó unos días en conjunto con el gobierno para revisar la situación, rearmar su equipo político y ver cuáles iban a ser sus lineamientos, porque es la ministra más importante y la que debe ordenar la casa. Y si la ministra no tiene ordenado el hogar, no puede ordenar al resto”, comenta la académica, quien agrega una sentencia: “Fue muy acertada su visión de que le faltaba templanza”.

2) Vocerías guiadas y estilo contenido

Otro de los hitos con que la ministra Siches inició la semana, fueron las vocerías conjuntas con la portavoz de Palacio, Camila Vallejo, realizadas los días 25 y 26 de Abril. La primera, tras el habitual comité político de los días lunes, mientras que la segunda en la antesala del consejo de gabinete ampliado convocado por el Mandatario. 

El diseño motivó análisis y comentarios respecto al reforzamiento -o supervigilancia, según el punto de vista- por parte de la ministra de la Segegob, acompañando a una ministra debilitada desde hace semanas, y que ahora buscaba retomar el protagonismo en la agenda. 

Por ejemplo, fue Vallejo quien matizó los dichos de Siches respecto a la neutralidad del gobierno ante el Plebiscito de Salida, quien en entrevista con El Mercurio del pasado domingo 24 de Abril, afirmó que como gobierno “no nos corresponde ser neutral ante el Proceso Constituyente”, lo gatilló la crítica y los emplazamientos de la oposición para que La Moneda precisara su prescindencia ante las opciones del referéndum del 04 de Septiembre. 

Fue así que Vallejo agregó matices al respecto, relevando que el interés de La Moneda era, entre otras cosas, que la ciudadanía pudiera votar informada en aquella jornada donde se aprobará o rechazará el borrador de nueva Constitución que emane de la Convención. 

La digresión de Vallejo era más moderada que lo expresado por Siches en El Mercurio, ante el mandato de las autoridades de no entrar de lleno en arenas electorales en procesos eleccionarios, algo que después zanjó Contraloría al adelantar que se encontraba preparando un instructivo para precisar los límites que tendrán las autoridades de gobierno en el Plebiscito. 

No obstante, Siches tendría además otras dos vocerías junto al subsecretario Monsalve; cuando lanzó el ultimátum a los camioneros que bloquearon las rutas el pasado 27 de Abril, y la reunión de comité policial el viernes 29 de Abril. 

En estos últimos puntos de prensa, Siches se dejó ver con un estilo más circunspecto y contenido, dejando atrás su inicial espontaneidad que, en principio parecía ser una virtud, pero que luego fue abriendo flancos para La Moneda hasta llegar a su punto álgido en la falsa denuncia del avión retornado con migrantes expulsado, una “chambonada nacional”. 

¿Hasta dónde es recomendable la contención de una ministra mandatada a ser la jefa de gabinete? Los analistas políticos difieren al respecto. 

“Es muy evidente, y esto trasunta las demás apariciones, que la ministra está con el freno de manos, da respuestas muy escuetas y bastante mesuradas. Pero también salió con otras cosas que dieron de qué hablar, como que el gobierno no va a ser neutral en el Plebiscito. Eso demuestra que, a pesar de estar con freno de manos, igual tiene todos los ojos sobre ella y tiene la capacidad de marcar agenda”, plantea Rodrigo Pérez de Arce. 

En cambio, Axel Callís es de la idea de que con todos yerros y la fragilidad política de Siches, la titular de Interior sí debe tener la capacidad de “correr riesgos”. 

“Los ministros del interior, no solamente en Chile, que se inhiben de dar opiniones en base a su naturaleza política, no están cumpliendo su rol. Los ministros del interior son personas que tienen que correr riesgos políticos y ser un referente para los otros ministros; no deben ser un problema para el gobierno, deben ser una solución para el gobierno. Es decir, los ministros tienen que flanquear al Presidente, no al revés”, complementa el sociólogo. 

3) Saqueo en Talagante: ¿Exceso de honestidad o grave desconocimiento?

La madrugada del martes 26 de Abril se registró un saqueo de alrededor de doscientas personas en un supermercado de Talagante. El hecho terminó con cuarenta y ocho detenidos.

Esa mañana, la titular de Interior fue consultada sobre si el gobierno se querellaría contra quienes resulten responsables, ante lo cual, su respuesta fue acaso con un exceso de honestidad que evidenció un sorprendente desconocimiento de un hecho que ya llevaba, al menos, más de doce horas en los medios. “Voy a consultar, no tengo esa información en este momento”, dijo.

Sobre este punto, Axel Callís ejerce un juicio terminante: “Una ministra del Interior, primero, no puede no saber. Y si no sabe, no puede notarse que no sabe. Punto”.

En tanto, Daniela Campos Letelier considera que ese desconocimiento es un ejemplo de la “nueva compañera” que la ministra dijo haber adoptado en su entrevista. “Ahí se nota la templanza, de no llegar y dar una respuesta. Uno puede decir ‘lo condeno’ o algo por el estilo, pero dijo que se iba a informar y que iba a dar una respuesta en base a lo recabado”.

Con todo, Pérez de Arce agrega su asombro ante las declaraciones de la ministra: “Me llamó la atención el exceso de honestidad y, de hecho, en general Izkia Siches peca de eso y le falta, paradójicamente, mentalidad estratégica. Lo que sí, es bien grave que a horas de que haya pasado algo de una magnitud bien importante, la ministra del Interior no tenga nada que decir”, concluye.

Así, Campos Letelier insiste en valorar esa suerte de recato mostrado por Siches ante su desconocimiento de la situación, en vez de proferir un exabrupto que luego hubiera tenido que explicar, con los costos que ellos implicaría para el gobierno y su figura en particular. 

“Prefiero que sea una ministra que dé una cuña o una opinión política desde el gobierno ya analizada, antes que, como se dice en buen chileno, se mande las partes”, plantea la académica.

4) Consejo de gabinete: los riesgos de un empoderamiento forzoso

El mismo día de esa vocería sin información a la mano, se realizó un consejo de gabinete ampliado a los dirigentes partidarios oficialistas convocado por el Presidente Boric. De esa cita, que tenía por fin afinar la coordinación y la agenda legislativa del gobierno, trascendió que el Mandatario delegó en Siches la conducción de aquel crucial encuentro oficialista.

Fue así que al término de la reunión, el Presidente Boric compartió parte de su capital político para empoderar a Siches, según lo comunicado en un punto de prensa realizado posterior a la cita. “La ministra del Interior es la primus inter pares del gabinete. 

“Es la persona en quien yo he confiado para llevar adelante las relaciones entre los ministerios y es a quien, además, la ley le confía un encargo que es particularmente importante para la ciudadanía, que es la seguridad ciudadana (…) Ella fue quien dirigió y marcó el rumbo de este debate”, recalcó el Mandatario en La Moneda.

Para Daniela Campos Letelier, lo anterior no es más que una muestra explícita de un apoyo presuntamente blindado ante aquel pasaje de la falsa denuncia del avión retornado con migrantes expulsados.

“Creo que el respaldo ella lo tuvo siempre, salvo que no lo vimos públicamente. Porque si no, cuando ella tuvo el impasse en el Congreso, hubiese renunciado o la habrían despedido”, afirma la académica, quien ve en este gesto una virtud de la gestión del presidente Boric. “Si hay algo que este gobierno ha hecho bien, es que la ropa sucia se lava en casa”, concluye, a pesar de todas las versiones de prensa que fueron registrando esos días donde se fue reduciendo su rango de acción en el gobierno.

Axel Callís, en tanto, lee entre líneas este espaldarazo del Mandatario: “Cuando el Presidente te apoya, es porque deja en evidencia la fragilidad”, afirma.

En esa línea, el sociólogo pronostica una fallida estrategia por parte del gobierno para empoderar a la ministra: a mayor apoyo público, mayor es la evidencia de su fragilidad. 

“Lo que pasa es que la están tratando como si estuviera convaleciente de algún tipo de enfermedad que tuvo. Como que el gobierno intenta rehabilitarla, y la rehabilitación política se la tiene que buscar la misma persona. Mientras más traten de rehabilitarla, más la van a hundir”, sentencia.

A juicio de Rodrigo Pérez de Arce, esto es un hecho más de una serie de ocasiones en que el Presidente Boric ha tenido que asegurar el piso de la ministra Siches frente a la ciudadanía, lo cual, a su juicio, no es precisamente una señal de buena salud política.

“En este hito se repite una tónica que ha sido reiterada; el Presidente ha tenido que salir a explicar las cosas que dice la ministra Siches o a llenar vacíos que deja ella, y ahí uno ve lo cerca que están llegando las balas. Ya no basta con la vocera, sino que tiene que ser el Presidente quien se hace cargo de desmentir, aclarar o llenar vacíos”, comenta, antes de finalizar con una mantra que echa por tierra la estrategia comunicacional del gobierno: “Quien es poderoso no tiene que decir que es poderoso. El que tiene el poder lo ejerce, no más”.

5) Paro de camioneros: ¿Desafío a la autoridad o efectivo ultimátum?

Tal vez uno de los hitos más quemantes en temas de seguridad, ocurrió a inicios de esta semana, cuando diversos gremios de camioneros bloquearon distintos puntos de la Ruta 5, mientras exigían mayores medidas de seguridad para los transportistas de la Macrozona Sur.

Esa medida de presión de uno de los gremios más poderosos del país, fue leído en La Moneda como una oportunidad para que la ministra Siches ejerciera su autoridad política, reforzando su alicaído peso específico en el elenco de gobierno.

En esa línea, Siches dio una conferencia de prensa acompañada por los ministros de Transportes, Juan Carlos Muñoz, y de Obras Públicas, Juan Carlos García, y del subsecretario de su cartera, Manuel Monsalve. En la instancia, el mensaje fue claro: los camioneros tenían hasta las 16:00 horas de ese día para despejar las rutas. No obstante, la ministra no explicitó cuáles serían las consecuencias de hacer caso omiso al ultimátum notificado por Siches.

El desenlace, sin embargo, fue una demostración de fuerzas. Tras mantener contactos con el gobierno, mediados en un inicio por el subsecretario Monsalve, los camioneros liberaron las caminos, pero dijeron que no lo iban a hacer a la hora impuesta por la ministra del Interior, sino que sería una hora más tarde. Lo más parecido a un gallito donde se desafió a la jefa de gabinete.

“Ahí hay una medición de fuerzas, un desafío bastante abierto a la autoridad de la ministra. Si uno da un ultimátum siendo autoridad y cumplido el plazo no se ha verificado esa actuación, uno tiene que usar la fuerza. Y ahí, en el fondo, hubo un momento de dudas que en el caso de una ministra del Interior, donde están todos viendo cómo viene la mano, esa duda la traiciona más de lo que la ayuda”, sentencia Pérez de Arce.

Por su parte, Callís asemeja más la estrategia de la ministra a una tentación al azar antes que a una mano segura.

“Cuando uno da un ultimátum como autoridad de gobierno, es porque sabe cuál es la respuesta. Uno no puede dar ultimátum como si estuviera jugando póker, al azar. Obviamente que los camioneros le dijeron no a las cuatro, a las cinco, y algunos ni siquiera le hicieron caso. Quedó demostrada nuevamente su vulnerabilidad”, sintetiza el sociólogo.

Daniela Campos Letelier, en tanto, minimiza el desacato a Siches por la hora extra que se tomaron los transportistas en liberar las rutas. “Ese gallito es torpe. Da lo mismo si lo hicieron a las cuatro o a las cinco, el punto es que tuvieron que hacerlo y ella se impuso”, asegura.

“Que se haya impuesto una hora más tarde es hilar más fino y empezar a mirar nimiedades. El punto es que la ministra del Interior les puso un ultimátum y ellos lo cumplieron. Aparte hubo querellas de por medio, lo cual me pareció muy bien”, afirma la investigadora en relación a las querellas que interpuso Interior contra los camioneros que no salieron de la carretera, invocando la Ley de Seguridad del Estado.

6) Almuerzo con Jackson y las bancadas: la metáfora del entrenador “reconfirmado” 

De forma inusual para su cartera, este jueves 28 de Abril la ministra Siches encabezó el almuerzo de coordinación que habitualmente sostiene el ministro de la Segpres, Giorgio Jackson, con las jefaturas de bancadas oficialistas.

La cita, que además se realizó en dependencias del ministerio del Interior y no en las de la Segpres, fue leída como un intento adicional de relevar el rol político de Siches dentro del gabinete. Una táctica que justamente va en línea con versiones de prensa que justamente aseguraban su falta de diálogo con las bancadas parlamentarias y los partidos de gobierno.

Sobre esto, Axel Callís es categórico: “Es absolutamente absurdo lo que están haciendo”.

“Cuando en política todos salen a darte el juego, es porque justamente están dejando en evidencia que no tienes juego. Es como cuando los dirigentes del club confirman al entrenador. Un entrenador no necesita ser reconfirmado por los directivos de los clubes y todos sabemos lo que sucede cuando te confirman como entrenador”, sentencia el director de Tú Influyes.

Rodrigo Pérez de Arce, complementa con este relevo en los roles: “es algo que yo creo que se debería haber hecho antes”, dice.

Así, el abogado basa su juicio en un mal desempeño conjunto, tanto del ministro de la Segpres como de la titular de Interior.

“A mí me han llamado la atención negativamente las actuaciones de los dos ministros en sus respectivos temas. Izkia Siches no estuvo en el Congreso en la discusión del Quinto Retiro. Y sí he visto que Giorgio Jackson está en una posición mucho más precaria frente al Congreso de lo que uno pensaba”, dice el investigador. 

“Ha tenido que sufrir las asperezas de un Congreso que tiene una Cámara muy fragmentada y de un Senado que está peleando su supervivencia. Todos pensábamos que Giorgio Jackson era más talentoso de lo que ha demostrado hasta ahora”, enjuicia el subdirector del IES”, agrega.

Daniela Campos Letelier interpreta esta situación como un espaldarazo necesario de parte de los otros ministros hacia Siches quien, a su juicio, estaría volviendo a ocupar el lugar primordial que le corresponde en el gabinete a la titular de Interior.

“Ella volvió a tomar de nuevo el lugar que debe tener y sus compañeros de trabajo le están dando el espaldarazo, desde el Presidente hacia abajo. Eso lo tienen como orden, pero también es compañerismo”, afirma la académica.

7) Portazo al Estado de Excepción

Luego que el pasado jueves 28 de Abril una seguidilla de hechos de violencia en Los Álamos, Región del Biobío, terminara con veintiocho vehículos y cinco máquinas quemadas en una faena de áridos, la ministra del Interior encabezó un comité policial realizado al día siguiente, viernes 29, en el palacio de La Moneda.

En la cita también estuvieron presentes el subsecretario de la cartera, Manuel Monsalve, el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, y el director de la Policía de Investigaciones, Sergio Muñoz.

Tras el encuentro Siches anunció en un punto de prensa medidas “estratégicas y operativas” para abordar los hechos de violencia. Con esto, la titular de Interior cerró la puerta a una medida largamente pedida tanto por la oposición como por agrupaciones de camioneros en la zona: decretar Estado de Excepción Constitucional en la Macrozona Sur.

“Nos parece que en la actualidad hay muchas medidas que tomar antes de llegar a una opción como esta”, anunció Siches, quien desde antes de que asumiera el gobierno se ha mostrado crítica de esta medida, aunque una de sus primeras acciones legislativas al mando de Interior fue solicitar una prórroga de esta ante el Congreso para controlar la crisis migratoria que se vive en el norte del país.

“Nos queremos hacer cargo justamente de la percepción subjetiva en materia de seguridad”, dijo tras la cita la ministra, antes de anunciar que le encomendó al general de Orden y Seguridad de Carabineros, Marcelo Araya, que se trasladara a la zona para tomar “medidas inmediatas y directas”.

“Necesitamos ir solucionando materias en las capacidades investigativas, en la eficacias del Estado en decretar y encontrar a quienes son responsables de estos hechos de violencia y eso, lamentablemente, no lo soluciona un Estado de Excepción”, agregó Siches.

En este sentido, Siches hizo referencia a las prórrogas que realizó el gobierno anterior sobre la medida en la Macrozona Sur, poniendo en su duda la eficacia de la medida. “Tuvimos casi seis meses de Estado de Excepción Constitucional en el sur y, lamentablemente, no avanzamos en las soluciones de fondo. Esa debe ser la mirada de los distintos actores: trabajar en soluciones que nos permitan, no sólo tener la percepción de seguridad, sino realmente avanzar en materias de seguridad”.

Pese al contrapunto con la administración antecesora, la vocería de Siches tuvo un momento de ligera tensión, cuando se le recordó que algunas medidas que anunció ante los medios, como la inyección de  ya habían sido comunicadas anteriormente, como la inversión de $5.500 millones en diversas medidas de seguridad. 


Volver al Home

Notas relacionadas

Deja tu comentario