Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

5 de agosto de 2022

Luis Suárez, el retorno de un héroe nacional

Una campaña de hinchas que comenzó a través de las redes sociales, logró lo impensado: convencer a uno de los mejores delanteros de la historia para que vuelva a vestir la camiseta del equipo que lo formó. Un regreso cargado de profundas emociones, que traspasan las fronteras de una cancha de fútbol.

Por

Parecía un domingo tranquilo en la capital de la República Oriental del Uruguay. El viento invernal soplaba fuerte sobre la Rambla, mientras algunas olas aparecían tímidamente en el enorme Río de la Plata. Pero no era un día cualquiera. Luis Suárez, uno de los goleadores más importantes de toda la historia, estaba de vuelta para jugar ahí donde todo comenzó, el hijo pródigo retornaba a su casa. 

Los yates utilizan sus mástiles para izar estandartes y miles de fanáticos aparecen desde los barrios vestidos de rojo, azul y blanco. En el cielo, una avioneta hace flamear un lienzo donde se lee claramente la consigna que repletó las portadas, las pantallas y las redes sociales del mundo entero hace unos días: #suarezanacional

Una gran caravana lo acompaña surcando las calles de Montevideo en dirección al Gran Parque Central, el estadio del Club Nacional de Football donde será oficialmente presentado. Todos se unen para recibir al artillero que partió a Europa cuando tenía 19 años. “Creo que nadie pensaba que esto podría suceder, ni siquiera él mismo”, decían varios en medio de la fiesta. Horas más tarde, ya sobre la cancha y con las tribunas repletas, la venida de Suárez era una realidad, “estoy aquí por ustedes, es aquí donde quiero estar”, fueron sus primeras palabras.

Luis Suárez, uno de los goleadores más importantes de toda la historia, estaba de vuelta para jugar ahí donde todo comenzó, el hijo pródigo retornaba a su casa. 

Un suceso difícil de alcanzar, más aún en tiempos de millonarios traspasos, especulaciones, cláusulas y contratos estratosféricos. El “Pistolero”, bautizado así por su implacable poder de fuego frente al arco, llegaba en calidad de figura planetaria e ídolo de la selección. Solo había anotado 12 goles jugando por Nacional, cuando lo vinieron a buscar en 2006 desde el Groningen, un pequeño equipo de Países Bajos, sin mucha tradición en el Viejo Continente. Algo especial tenía, un talento y una potencia irrepetible, pero también un carácter que lo hacía transitar en pocos segundos de la emoción y la sensibilidad, a la ira descontrolada. “Nunca vi algo igual, ¡cómo eludía a los rivales!” declaró una vez el entrenador Martín Lasarte, que lo hizo debutar en el conjunto tricolor. Ahora, a la edad de 35, registra 452 goles en clubes y 68 con la Celeste de Uruguay, donde es el máximo anotador. Además, 21 títulos que incluyen 5 Ligas de España, una Champions League y una Copa América. La temporada 2021 se coronó campeón con el Atlético de Madrid, sin antes dejar una marca imborrable en el Ajax, el Liverpool y el Barcelona.

¿Por qué tomó la decisión de regresar, cuando muchos clubes europeos aún sueñan con tenerlo en sus filas? Ocurrió algo inédito, una campaña espontánea que traspasó las fronteras y que logró convencer a Lucho de que éste era el momento para agradecer a sus orígenes. No con homenajes, sino con goles. A través de las redes, el mensaje #suarezanacional provocó un fenómeno global sin precedentes. En casi dos semanas, se escribieron 8.200 notas de prensa y hubo 300 mil millones de visualizaciones de contenidos asociados al posible traspaso, junto con más de 650 mil interacciones. Una multitud de hinchas de Nacional y grandes personajes del fútbol se unieron a la causa, incluso ministros uruguayos cambiaron sus fotos de perfil por una de Suárez. Lo querían de vuelta. Hoy, no para el retiro.

El Club Nacional de Football fue fundado en 1899 por estudiantes que querían tener un cuadro conformado solo por criollos, en una época donde el deporte era practicado en su mayoría por inmigrantes ingleses. Así, tomaron los colores de la bandera del prócer de la patria, José Artigas, para llegar a ser una de las instituciones más importantes y ganadoras del continente. A ese lugar llegó Luis desde la ciudad de Salto cuando apenas era un adolescente, golpeado por la separación de sus padres y con la obligación, junto a sus 6 hermanos, de sacar adelante a la familia.

Quedó acordado que el Pistolero Suárez se quedará hasta noviembre en el Decano, justo antes de iniciarse el mundial de Catar. En su discurso, prometió luchar para ganar el título de la liga local y también la Copa Sudamericana. Aunque su deuda ya está pagada. Volver a esa casa donde lo acogieron cuando peor lo pasaba, convertido en uno de los mejores futbolistas del planeta.

Notas relacionadas

Deja tu comentario