Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

11 de Septiembre de 2022

¿Qué se entiende por “cocina” en el Proceso Constituyente 2.0? El concepto que reflotó tras la derrota del Apruebo en el Plebiscito

Agencia UNO

Tras el triunfo del Rechazo en el referéndum y el comienzo de las negociaciones para elaborar una nueva Carta Fundamental, se reabrió el debate por las formas de deliberación para explorar un nuevo itinerario constitucional. Por eso, en The Clinic consultamos a parlamentarios y analistas, que nos explicaron las implicancias del término "cocina" aplicados a este nuevo ciclo político radicado actualmente en el Congreso.

Por

El pasado 11 de Agosto, el abogado Gabriel Alemparte y el vocero de “Con Mi plata No” (colectivo que integró el Comando Ciudadano del Rechazo), Francisco Orrego, enviaron una carta al director del diario La Tercera, titulada «La “cocina” del Apruebo». En ella, señalaban que en caso de que ganara su opción, se vería nuevamente las verdaderas negociaciones para reformar el texto propuesto por la Convención Constitucional.

Los hechos de esta semana les dieron en parte la razón. Tras el amplio triunfo del Rechazo, el Ejecutivo se vio obligado a desplegar diálogos con todos los sectores políticos. Proceso de negociaciones que se ha concentrado en el Congreso, a fin de determinar la metodología de elaboración de una nueva Carta Magna. Un espacio de tratativas que, más allá de su institucionalidad, suele ser criticado por la escasa incidencia ciudadana en ese tipo de entendimientos.

En este sentido: ¿cuál es el significado del concepto «cocina» en política aplicado al Proceso Constituyente? Esta es una idea que se ha acuñado anteriormente, casi siempre de forma peyorativa. Sin embargo, otros lo defienden. En The Clinic contactamos a políticos de diversos sectores, además de analistas políticos, para descubrir las diversas interpretaciones que se le dan a este concepto, ahora que el debate constitucional se encuentra circunscrito al Poder Legislativo. Y por supuesto, no podía faltar su mayor defensor histórico: el ex senador democratacristiano Andrés Zaldívar.

Andrés Zaldívar y la alegoría por la Guerra de Vietnam

Para explicar el concepto de la «cocina», Andrés Zaldívar saca a colación el ejemplo de Henry Kissinger. El secretario de Estado de Estados Unidos en la década de los setenta, se caracterizó por pacificar las relaciones diplomáticas con la Unión Soviética y China tras la Guerra de Vietnam.

«Cuando hace la negociación de Vietnam, comienza por mandar unos jugadores de ping pong a Pekín, y eso nadie le da importancia. Se creyó que iban sólo a jugar, pero poco tiempo después hubo una delegación que tampoco se supo porque fue una conversación en segundo o tercer nivel. Y se da a conocer recién cuando había un principio de acuerdo oficializado en Paris», relata el histórico DC.

«Eso pasa en todas las reuniones internacionales cuando se está discutiendo un posible tratado o un acuerdo. Previamente, se prepara en la secretaría, en la cual participan los expertos y encargados de los participantes. Y cuando hacen la mesa final, se firma un documento que fue ya preparado. Eso es el sentido», explica el emblemático político.

El ex parlamentario y otrora ministro sostiene que hay que darle una interpretación correcta: «toda negociación, para que tenga éxito, en definitiva no se puede hacer en la plaza pública. Tiene que tener cierta privacidad, donde debe hacerse una conversación para llegar a acuerdos».

«Quien ha pretendido descalificar utilizando el término de cocina, creo que cometen un error. Es una cosa más bien metafórica, pero la cocina política es la capacidad de abrir diálogo entre partes que tienen que buscar acuerdos sobre un tema que quieren resolver. Se hace todos los días cuando se habla del trabajo pre legislativo, porque se reunen minutos antes de mandar al Parlamento las dos o tres partes que van a participar, y llegan a una aproximación de un texto o de una idea con la cual se va a proceder. Eso es cocina política, en el buen sentido de la palabra», profundiza Zaldívar.

Hablan parlamentarios y un ex constituyente

Para el senador de la UDI, Juan Antonio Coloma, la cocina «es el espacio donde se redactan las cosas que se implementan con forma de acuerdo. En todos los espacios, hasta en la familia siempre hay lugares donde se trata de generar las normas para que las cosas resulten. Si no hay diálogo, no pueden resultar», sostiene. A su juicio, el concepto ha adquirido «una lógica peyorativa bien rara. Si nadie se hiciera cargo de eso, yo no sé como funcionaría la redacción», agrega.

Fidel Espinoza, senador socialista, cree que estos espacios surgen especialmente en momentos políticos álgidos. «Es el acto donde diferentes liderazgos políticos, escudados detrás de la cortina, ante una compleja situación que se les avecina, comienzan a articular acciones que pretenden minimizar ese hecho», ilustra.

Ejemplifica con un caso reciente: el “Apruebo para Reformar”. «Cuando todas las encuestas señalaban que estaba perdiendo el Apruebo, ¿qué hicieron? Se reunieron en una cocina para tratar de ver cómo el “Apruebo para Reformar” revertiría ese resultado. Obviamente no les resultó, pero ahí se hizo una cocina donde incluso participaron los que se creían con una superioridad moral al resto», argumenta.

Consultado por The Clinic, el diputado RN y secretario general de su colectividad, Diego Schalper, se limitó a señalar que la cocina es «un invento del Frente Amplio para descalificar la necesidad de la política para alcanzar acuerdos». Además, acusó que con el cambio de gabinete el gobierno «ha tenido que tragarse sus palabras, porque finalmente han tenido que incorporar a los cocineros a su gobierno».

A juicio del exconstituyente del Partico Comunista, Marcos Barraza , la «cocina» se originó cuando se tramitaba la Reforma Tributaria propuesta por la ex Presidenta Michelle Bachelet en su segundo gobierno. «Fue un ejercicio de senadores y senadoras que sorprendió a todo el mundo con una adecuación, sin consulta en términos sociales, de lo que iba a ser la legislación tributaria», recuerda.

En términos semánticos, define el concepto como «un diálogo a puertas cerradas, desconocido y que sorprende porque vulnera el compromiso social. Por lo mismo, nosotros somos bien cautelosos en participar en ejercicios de diálogo y negociación que aseguren la transparencia frente al pueblo», remata.

La opinión de los analistas

Desde fuera del mundo de la política partidaria, los expertos también señalan que el concepto necesita de precisiones. Señalan, en términos generales, que la cocina puede entenderse de maneras diferentes, desde donde se le mire.

Susana Riquelme, académica de la Universidad del Biobío e integrante de la Red de Politólogas, declara que no le gusta el término «para referirse a lo que tenga que ver con una negociación, o una conversación política, o ponerse de acuerdo para algo». Según ella, se ocupa «popularmente» para algunos de estos procesos que se llevan a cabo «de manera escondida, no transparente».

El filósofo y profesor titular de Derecho en la Universidad Diego Portales, Hugo Herrera, también hace una distinción similar. «La cocina es una negociación de intereses particulares entre grupos políticos que deberían representar el interés general de la nación. Ese sería el sentido peyorativo», afirma.

«Pero creo que igual es importante la idea de encuentro entre los que piensan distinto, como algo diferente de una asamblea deliberativa. Como una conversación en la cual se intercambian pareceres, en la cual se idean soluciones y se llega a acuerdos. Yo creo que eso es virtuoso y es una parte fundamental (de la política) que ha sido mirada en menos», argumenta.

De la misma forma, Riquelme sostiene que para una negociación transparente se requieren esta clase de conversaciones. «Lo que ocurre es que después la ciudadanía debe saber a que se refieren con esas conversaciones, que es lo que se acordó y que, en el fondo, no sean de espalda a la ciudadanía», puntualiza.

«Por otra parte, igual es parte de un proceso político: necesitas confianzas, conversar, discutir, conversar antes de. Ahora, en este contexto, sobre todo de lo que significa el Proceso Constituyente, se está aludiendo un poquito a este concepto para ver los vestigios formales y no formales que puedan haber para trabajar en lo que se viene», ahonda la analista.

Y plantea escenarios actuales de cómo se interpreta el concepto. «Hay personas que plantean la “cocina política” para referirse a que están poniéndose de acuerdo para una nueva Convención Constitucional. Por otro lado, otros plantean la idea de cocina en el sentido de que se detiene el Proceso Constituyente de manera democrática, y más bien se hace una Comisión de Expertos, por ejemplo. Entonces, como que depende del punto de vista en el que estés, el cómo vas a entender el concepto», concluye Riquelme.

Notas relacionadas

Deja tu comentario