Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Estar bien

8 de Octubre de 2022

Aprobación social, likes y algoritmo: Experto entrega claves sobre rol de los padres para prevenir el ciberbullying en los jóvenes

Daniel Halpern es especialista en comunicación digital y dirige EducomLab, una comunidad que promueve el buen uso de las tecnologías por parte de niños y sus familias. Aquí, explica cómo los papás de los jóvenes pueden ser un factor central para evitar que las plataformas afecten los comportamientos de sus hijos.

Por

“El principal problema es cuando los papás no le dan me gusta a sus hijos o hijas en el hogar. Porque cuando los niños, niñas o jóvenes no reciben me gusta en la casa, van a las redes sociales a buscar likes. Y no hay nada más peligroso que eso”.

Para Daniel Halpern, profesor de la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica (PUC) y director de Tren Digital, ese el concepto “central” en el fenómeno del ciberbullying.

Según cifras de la Encuesta 2021 sobre ciberacoso y salud mental en jóvenes de la Fundación Katy Summer, la Universidad del Desarollo y la Secretaría General de Gobierno, un 47% de los jóvenes entre 15 y 29 años declaraba haber sufrido acoso en Chile, al menos una vez en los últimos tres meses (estudio aplicado en diciembre de ese año).

De ellos, un 43% mencionaba que los hechos tenían relación con su apariencia personal.

El acoso y los mensajes de odio a través de redes sociales en la población joven son un hecho. El grupo de “La Manada” del Liceo Lastarria que se denunció en abril de este año, o el de Katy Winter -joven de 16 años que en 2018 se suicidó porque sufría ciberbullying- son solo los más emblemáticos de un fenómeno que puede llegar a ser global.

Sin ir más allá, en diferentes partes del mundo se ha demandado a redes sociales por su afectación en los comportamientos de los jóvenes. Pero el rol de los padres puede ser clave.

O por lo menos eso cree Daniel Halpern, también director ejecutivo de EducomLam, quién este jueves realizó un taller llamado “El poder del algoritmo. Cómo evitar que las redes sociales destruyan lo que tanto nos ha costado construir: nuestros [email protected]”.

¿Qué significa que las redes sociales tengan un algoritmo?

-Que están entrenadas para responder de forma específica frente a acciones que tienen los usuarios. Por ejemplo, cuando van poniéndole “me gusta” a temas deportivos, las redes sociales después se entrenan para mostrarles ciertamente lo que a ellos les interesa en función de los antecedentes anteriores que entregaron. El sistema aprende como darle al usuario lo que más le llama la atención. 

Como “experiecia del usuario” es muy bueno, potente, se agradece mucho cuando te muestran cosas que te gustan. El problema es que eso genera una incapacidad de control o regulación. Todo lo que te sale lo encuentras interesante, entonces cuesta mucho más regularse. Eso es la “economía de la atención”. Básicamente, tratan de retener la mayor cantidad de tu tiempo que sea posible.

Las redes sociales, pero en particular TikTok, es la más avanzada de todas donde aprende de forma constante lo que le gusta al usuario. 

Por ejemplo: cuando para un video, o le da “me gusta”, (la red social) le da también a uno muy similar, con la misma estructura, para que le siga encantando de igual forma. Te ofrece lo que se conoce como “autoplay”: todo el tiempo aparece otro, y otro, y otro, y otro. La red social le ofrece este disstinto contenido que es como le gusta, que está como personalizado y customizado.

El usuario deja de ser activo y se tranforma en un ente absolutamente pasivo donde se sienta a ver lo que la red social le ofrece. Y por eso, como son mucho más interactivas que otros medios, pueden pasar horas y horas y horas sinndarse cuenta de ello. 

En diferentes países se ha responsabilizado a las plataformas de afectar comportamientos de los jóvenes. ¿Cómo y por qué sucede esto?

-En China, a su versión de TikTok que se llama Douyin, prohibieron que los menores de 14 años lo vieran más de 45 minutos al día, y de 10 de la noche a las 6 de la mañana. Porque entendieron que eran incapaces de regularse. No podían. Por eso la red social -o el país- necesita como ve que genera tanto impacto negativo, no permite. Lo mismo con los videojuegos en China, que están prohibidos para los jóvenes durante la semana. 

Porque finalmente dejaban de ser niños. Entendido como de desarrollar habilidades sociales, compartir, focalizarse en el otro. Y eso finalmente va decantando en un impacto negativo a la sociedad en su plenitud.

Ahora, Instagram tuvo un juicio porque se le acusó de que afectaba negativamente el bienestar emocional de los jóvenes. El algoritmo mostraba primero fotos con mayor cantidad de likes y comentarios, donde eran muy perfectas las fotos. Con eso, necesariamente genero un contraste entre los usuarios que no tienen muchos likes, y les afecta de forma completa como la persona se siente de sí misma, porque se sienten menos que el resto.

Pero eso (las redes sociales) lo hacen porque entienden que esa es la forma para que más gente quiera estar más tiempo. Esa es la lógica, como atraparte la mayor cantidad de tiempo posible. 

Eso se explica por necesidades básicas que todos tenemos. Primero la aceptación, sentirse bien, con aprobación social y buscar likes porque genera -en esa deficiencia que uno tiene- satifacción. Por otra parte, la neofilia, que es que nosotros tenemos una debilidad hacia los elementos nuevos: nos dan placer, el circuito se activa cuando aparecen aspectos novedosos. Entonces lo que hacen las redes sociales es explotar eso mostrandote todo lo nuevo al comienzo en una gran cantidad de flujo y eso afecta el bienestar de la persona porque lo hace quedarse mas tiempo.

¿Qué rol cumplen padres en el uso de redes sociales por parte de sus hijos? ¿Qué pasa con lo más viejos no acostumbrados a la tecnología?

-A mí los papás me preguntan: “Daniel, ¿cuál es el problema más grande de todos? ¿El cyberbullying? ¿El grooming? ¿La adicción digital?”. No, el principal problema es cuando los papás no le dan me gusta a sus hijos o hijas en el hogar. Porque cuando los niños o jóvenes no reciben me gusta en la casa, van a las redes sociales a buscar likes. Y no hay nada más peligroso que eso. Se sacan la ropa, molestan a otros, tratan de poderosamente llamar la atención del resto. Es central que sus hijos se sientan queridos, valorados, importantes, relevantes a los ojos de los papás. Porque así se puede bajar un poco esa necesidad desaprobación por los demás.

El otro punto interesante es que niños y jóvenes tienen lo que se llama la “función ejecutiva”: la capacidad de regulación no la tienen tan desarrollada. Muchas veces son incapaces de ver cuales son las consecuencias offline de sus acciones online. Por eso actuan de forma más impulsiva, y son los papás los que muchas veces actuan de forma más tranquila, reposada, racional. Entonces es fundamental que los papás en ese contexto también ofrezcan apoyo y ayuda en pensar juntos.

Por ultimo, estas redes sociales no son nuevas. Facebook -como lo conocemos hoy día- tiene casi 15 años, es decir, para muchos papás la red social nació con sus hijos. Entonces yo no veo como que esto sea un fenómeno nuevo. Llevan harto tiempo y es suficiente para empezar a reaccionar y tratar de intervenir para que sus hijos no se vean afectados emocionalmente.

Es un factor muy relevante: los papás tienen que pensar no en el algoritmo, sino que en el bienestar de sus hijos. Y si para eso tienen que aprender un poco del algoritmo, usar las redes sociales y ponerles filtro para regularse, que lo hagan. Pero el foco no es la red social, es el bienestar de los niños y de los jóvenes. 

Notas relacionadas

Deja tu comentario