Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

13 de Noviembre de 2022

Pedro Cayuqueo y la Comisión para la Paz en la Araucanía: “Es una iniciativa que adquiere peso por tratarse de una comisión de Estado y no de una mesa de diálogo más”

Cayuqueo dice que la Comisión para la Paz en la Araucanía adquiere peso al no ser "una mesa más de diálogo".

"Imagino su composición políticamente transversal y diversa, al estilo de la Comisión de Verdad Histórica y Nuevo Trato del gobierno de Ricardo Lagos que incluía líderes mapuche, empresarios y académicos de renombre", dice el Periodista y escritor en entrevista con The Clinic.  

Por

Una comisión. Una instancia rotulada “Comisión para la Paz y el Entendimiento” en la Araucanía, según anunció el Presidente Gabriel Boric en su primera gira por la Araucanía. Un ambicioso espacio por el cual el Mandatario podría matricularse en la Historia grande como el primer gobernante que pudo resolver el conflicto entre el Estado de Chile y el pueblo mapuche ante el despojo de lo que fueron tierras ancestrales. 

O también cabe la posibilidad de que aquella comisión no funcione y todo termine en lo que han derivado otros esfuerzos pretéritos de objetivos similares: la presentación de un sesudo documento que nadie leerá, las fotos y las luces para las cámaras y el recuerdo, y el depósito de las propuestas en el plácido y silencioso sueño del Archivo Nacional. 

En este contexto, el Periodista y escritor Pedro Cayuqueo -autor de los best seller “Sólo por ser Indios”, “Esa Ruca Llamada Chile” e “Historia Secreta Mapuche”, entre otros- mantiene un dejo de optimismo, tras haber dedicado prácticamente toda su trayectoria profesional a este tema. Al menos, le reconoce al anuncio del Presidente Boric el carácter de Estado que tanto recalcó el Mandatario en la IX región, y no esas aguachentas mesas de diálogo con las cuales se gana tiempo, pero poco y nada se resuelve. 

-¿Qué evaluación hace de la primera visita del Presidente Boric a la Araucanía?

-Aquí aplica el más vale tarde que nunca. El conflicto en el Wallmapu es uno de los desafíos más urgentes que tiene el Estado y nuestro propio sistema democrático, tanto por la magnitud de la deuda histórica que Chile tiene con el pueblo mapuche como por el agravamiento de la situación en las regiones del sur. La violencia ha escalado a niveles muy graves y ello implica un drama humanitario y social que es deber de un jefe de Estado atender. No visitar la región era, cuando menos, negligente.

-De las medidas anunciadas por el Presidente Boric en Temuco, ¿contribuyen a resolver el conflicto entre el Estado de Chile y el pueblo Mapuche?

-La gira tuvo dos momentos por así decirlo. En su primera jornada se hicieron anuncios de políticas públicas referidos a seguridad, inversión, obras públicas, lo usual de diferentes gobiernos y que son medidas necesarias para una región pobre, con altísimo desempleo y que se ha vuelto con los años una verdadera zona de sacrificio.

Focalizar recursos públicos y atraer inversión privada siempre será valorado, pero es evidente que el conflicto histórico y político entre el Estado y el pueblo mapuche transita por otro carril y anuncios sobre esto último no hubo en esa primera jornada. Fue algo que nos extrañó a varios.

-En redes sociales usted cuestionaba que el Presidente Boric seguía los pasos del ex Presidente Piñera: “seguridad pública e inversión, garrote y zanahoria”. Profundice esta idea.

-Claro, porque todo se enfocó el primer día en medidas de orden social y económico, además de anuncios en materia de seguridad pública que ha sido la habitual estrategia dual de casi todos los últimos gobiernos, particularmente de la administración Piñera I y II. Políticas sociales para los mapuche buenos y persecución policial para los mapuche malos o rebeldes a las autoridades, de allí lo de la zanahoria y el garrote.

Esa es una estrategia agotada y que debería ser desterrada de cualquier abordaje serio al conflicto. De allí mi comentario.

-¿Qué lectura hace del énfasis que hizo el Presidente Boric en el discurso de Temuco, al enfatizar el hecho de que su presencia obedecía a que se encontraba ahí como “Jefe de Estado”?

-Me parece que buscó enfatizar que la situación en la región de la Araucanía es un tema de Estado y no responsabilidad de su gobierno en particular, puesto que el conflicto se arrastra hace más de veinte años y han sido sucesivos gobiernos, de distinto signo ideológico incluso, los que han tenido el mandato ciudadano de buscar soluciones y no lo han hecho.

Me parece bien ese énfasis, especialmente si aceptamos que cualquier solución a mediano y largo plazo requerirá un acuerdo político transversal y la participación activa de los otros poderes del Estado. 

-El Presidente se trasladó hasta Angol y Lonquimay en helicóptero y sin prensa. En redes sociales hubo críticas a un exceso en el despliegue de seguridad. ¿Qué le parecíó a usted?

-El debate sobre el despliegue policial y la polémica sobre si fue excesivo o no, incluso comparándolo con los viajes de Piñera a la región, me parecen sólo una muestra de lo extraviado que está el debate público en torno a este tema.

Todos los presidentes se trasladan por el país bajo fuertes medidas de seguridad, imagino que son los protocolos usuales para su alta investidura. Es un debate bien absurdo y quizás la guinda de la torta fue la fake news de que pasaría la noche en un regimiento de montaña.

“(Boric) ya no es diputado de un sector político equis, es el primer Mandatario”

-¿Cuál es su opinión sobre la comparación que hizo el Presidente Boric respecto a los ataques incendiarios, haciendo el contrapunto ante la quema de sinagogas por parte de los nazis, y la quema de libros en dictadura?

-Siempre las comparaciones con los nazis son desafortunadas por su evidente desproporción. Ya que al Presidente Boric le gusta leer y también la semántica, le recomendaría evitar caer en la hipérbole de la comparación con los nazis. Es una manera muy sabia de asegurar que sus comparaciones, que pueden ser muy válidas, tengan el impacto apropiado.

-En sus años de diputado, Gabriel Boric fue al “territorio liberado de Temucuicui” y se fotografió con el lonko Víctor Queipul. ¿Cuánto ha cambiado el Presidente, a juzgar por su discurso más endurecido respecto a la seguridad?

-Es el realismo del ejercicio del poder, la real politik. Yo lo veo así, no lo juzgo en particular ni creo que haya renunciado a sus convicciones democráticas, de justicia social y cercanía con la causa mapuche, para nada.

“Ya que al Presidente Boric le gusta leer y también la semántica, le recomendaría evitar caer en la hipérbole de la comparación con los nazis”

Él ya no es diputado de un sector político equis. Es el primer Mandatario, un jefe de Estado como se presentó en Temuco, y debe gobernar para todos los ciudadanos y las fuerzas vivas de un país, un desafío que imagino no es menor a la hora de moderar su discurso. Lo que sí sería imperdonable para mi sería la renuncia a su programa de gobierno, eso me parecería una muy mala señal.

-Una Comisión por la Paz y un informe final con propuestas de restitución de tierras. ¿Por qué ahora debería ser distinto con el anuncio del Presidente Boric en Villarrica, respecto a los esfuerzos que hicieron otros gobiernos en el pasado en este sentido?

-Es una iniciativa que para mí adquiere peso por tratarse de una Comisión de Estado y no de una mesa de diálogomás o de diagnósticos como las que han existido en el pasado. Imagino su composición políticamente transversal y diversa, al estilo de la Comisión de Verdad Histórica y Nuevo Trato del gobierno de Ricardo Lagos que incluía líderes mapuche, empresarios y académicos de renombre.

De esa comisión emanó un informe con recomendaciones al Estado que debería ser el punto de partida para esta nueva instancia, particularmente en lo referido al tema tierras y la situación de violencia en el sur. Que tenga como horizonte el bicentenario del Tratado de Tapihue, es decir el año 2025, me parece también un acierto. Es una manera sabia de honrar la memoria herida de nuestro pueblo. 


Notas relacionadas

Deja tu comentario