Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

La Convención

20 de mayo de 2022

¿Votaría por ellos? El juicio de los expertos sobre los siete convencionales con mayor futuro en la política

Votaría por ellos? el juicio de los expertos sobre los siete convencionales con mayor futuro en la política Agencia Uno

El Proceso Constituyente abrió la puerta a nuevos rostros y liderazgos que se tomaron la escena política en los últimos meses. Sin embargo, tienen el desafío de sobreponerse a una creciente opinión crítica de la ciudadanía al trabajo de la Convención y a los resultados del Plebiscito de Salida; si gana el Rechazo, por ejemplo, las chances se estrechan. Un criterio: la apertura a los acuerdos en el órgano constituyente es algo que valoraría el electorado.

Por

Con los 499 artículos del borrador de Nueva Constitución ya en manos de la comisión de Armonización, el término del trabajo de la Convención Constitucional está a la vuelta de la esquina. Así, ad portas de que inicie también la campaña por el Plebiscito de Salida, varios de los liderazgos que nacieron o que se consolidaron dentro del órgano constituyente, ven cómo se abre un espacio de posibilidades para cimentar una potencial carrera política.

Con todo, la Comisión de Normas Transitorias, una de las tres instancias que guiarán el proceso hasta su término el 05 de Julio, está debatiendo sobre el tiempo que debería pasar tras el plebiscito, a fin de que los convencionales puedan aspirar a cargos de elección popular.

Un escenario que fuera sacado a colación por el convencional RN Cristián Monckeberg en la primera sesión que tuvo la comisión -17 de Mayo- encargada de proponer los tiempos de implementación que tendrán las normas que considera la Nueva Constitución. Esto, en el entendido de que el borrador de la Convención resulte aprobado.

“Pongo sobre la mesa si vamos a discutir una inhabilidad para que los que estamos aquí no podamos ser candidatos en las elecciones. Porque puede haber un incentivo gigante para ser candidato y acelerar el proceso electoral, algo muy legítimo, pero no sé si será correcto para la buena toma de decisiones”, advirtió el convencional y ex ministro de Desarrollo Social.

En esa línea, la convencional Jennifer Mella (FA) dijo que consideraba positivo inhabilitar a los convencionales para postularse a cargos de elección popular “hasta el próximo período eleccionario, creo que sería una excelente señal”. Esto, de acuerdo con el calendario electoral, contemplaría los próximos comicios municipales que serían el 2024, mientras que las siguientes parlamentarias estarían agendadas para el año siguiente.

No obstante, y de acuerdo con el capital político ganado durante el Proceso Constituyente, los convencionales podrían ejercer liderazgos en otros espacios de carácter local como “las regiones autónomas, comunas autónomas, autonomías territoriales indígenas o territorios especiales”, según indica el borrador de la Convención. 

Al respecto, la académica de la Universidad Católica y coordinadora de la Red de Politólogas, Julieta Suárez-Cao, señala: “Hay convencionales que son militantes de partidos o que están fuera de los partidos tradicionales que pueden llegar a tener carreras interesantes, tanto a nivel nacional como a nivel regional, porque con la nueva Constitución se abren muchos espacios de poder real”. 

“La convención les genera una carga negativa importante como futuros políticos”

Actualmente, los convencionales no gozan de la mejor credibilidad frente a la opinión pública. Para esto, basta revisar algunas encuestas. 

Según Cadem, el 54% de las personas tendría “poca o nada de confianza” en la Convención Constitucional. De acuerdo a Pulso Ciudadano, un 46,2% tiene una evaluación “muy mala” del funcionamiento general del órgano constituyente, frente a un 19% que lo cataloga como “muy bueno”. En tanto, según Data Influye un 62% de los encuestados considera que el trabajo realizado en el ex Congreso está bajo sus expectativas.

Así las cosas, y pensando en una eventual carrera política para los convencionales, el director de Activa Research, Ramón Cavieres, es taxativo: “considerando los niveles de confianza y evaluación que tiene la Convención hoy en día, les genera una carga negativa importante como futuros políticos a todos”.

Sin embargo, el investigador también pone el foco en el resultado que tendrá el referéndum. Así, en el escenario de que se imponga la opción del Rechazo, Cavieres señala que eso “claramente significaría que fue un proceso fallido. Por lo tanto, como plataforma desde el punto de vista político, el haber sido constituyente el día de hoy le generaría un escenario más crítico que positivo, de todas maneras”.

No obstante, si gana el Apruebo, el investigador añade que los réditos políticos que logren los convencionales, “va a depender de los constituyentes y de quienes se han mostrado más equilibrados y tendientes a una postura mayoritaria en términos de sus posiciones. Claramente todos los que han tenido posiciones más extremas van a ser bastante criticados”, asegura.

En esa línea, Suárez-Cao difiere que la mala percepción que la opinión pública pueda tener de la Convención, afecte el capital político que algunos constituyentes podrían aprovechar en un futuro no tan lejano.

“Es cierto que no están en un momento donde parecieran tener un gran capital político. Pero estamos en un contexto tan volátil, que de aquí a las próximas elecciones quizás algunos de estos convencionales pueden capitalizar el trabajo enorme que hicieron con la nueva Constitución”, sostiene la académica, quien estima en un lustro el tiempo para que los convencionales puedan mejorar su percepción ante la ciudadanía.  

“Mi intuición es que en cinco años más el proceso va a estar mucho más valorado de lo que es hoy en día. Y eso puede generar capital político para las personas que participaron”, afirma la politóloga. 

Una apuesta a largo plazo, luego que la imagen de la Convención esté empañada por anécdotas que le hacen un flaco favor al prestigio del órgano constituyente. En este sentido, Suárez-Cao menciona el sahumerio de la convencional Elsa Labraña para depurar las energías de la instancia,  o la propuesta para suprimir los tres poderes del Estado que hizo su colega María Rivera, idea finalmente desechada. 

“La transformación en términos de derechos del sistema político y del pacto social en Chile, puede echar nueva luz sobre lo que fue el proceso y permitir valorarlo de una forma que, quizás, en el medio del proceso con todas las otras cosas que están pasando, es más difícil”, argumenta la académica.

“No hay más de diez nombres que salen ganando de los 155”

Al momento de hacer evaluaciones sobre los convencionales, el sociólogo y director de la encuestadora Tú Influyes, Axel Callís, señala “hay gente que llegó con capital político y lo perdió, otros que llegaron sin capital político y ganaron algo. Hay varios que sus promesas políticas y profesionales quedaron al descubierto, porque no tenían tales talentos, nomás”.

“Hay que verlo en dos dimensiones: una técnica y otra política. Y la mayor decepción está en torno a lo político”, complementa el investigador, quien apunta al colectivo del Frente Amplio a modo de paradigma. “Esperaba mucho más de ellos en términos de articulación política, yo creo que fracasaron en eso”, argumenta.

Así, Callís impone un juicio severo sobre los convencionales, del cual sólo se salvaría una pequeña porción: “No hay más de diez nombres que salen ganando de los 155”, asegura.

Por su parte, Suárez-Cao señala que las características con las que entraron los convencionales al ex Congreso son importantes al momento de pensar en una eventual carrera política. “Hay gente que viene de la academia o de movimientos sociales que no quieren hacer una carrera política tradicional, por ejemplo. Entonces, no todos las y los convencionales tienen las mismas chances ni la misma visión política”, sostiene.

Con todo, entre los expertos consultados para este artículo, destacan a los siguientes convencionales como figuras con serias proyecciones políticas: Gaspar Domínguez (INN), Tatiana Urrutia (FA), Bárbara Sepúlveda (PC), Ricardo Montero (PS), Constanza Schonhaut (FA), Pedro Muñoz (PS) y Giovanna Roa (FA)

“Esto no va a ser debut y despedida con su carrera política”, advierte Suárez-Cao sobre los convencionales.

Así, entre la dicotomía de la academia y la arena política, la politóloga destaca que en los nombrados ve “un perfil más político y no tan académico, como Jaime (Bassa) o Fernando (Atria)”, aunque asevera que en el caso de Bárbara Sepúlveda, la convencional cuenta con aptitudes de sobra para desenvolverse en ambos mundos.

“Bárbara siempre fue súper académica y militante, la he leído y me interesa lo que escribe. Me parece que si ella se interesa en dar un cambio de rumbo a la política, la veo con mucho potencial y con mucha fuerza”, destaca la académica.

En tanto, Callís particulariza a dos convencionales que ya tenían cierto camino recorrido antes de instalada la Convención. “Bárbara Sepúlveda ya tenía cierto capital, y Constanza Schonhaut ya estaba instalada en la élite. Antes de ser constituyente, ella ya tenía un capital político y estaba en los programas de radio y era una vocera del FA”, precisa el sociólogo.

Pre y Post Plebiscito: “Ahora va a venir un proceso de liderazgos”

Los expertos indican que después del fin del trabajo de la Convención Constitucional el próximo 05 de Julio, los constituyentes tendrán un espacio amplio para ejercer su liderazgo y ponderar los alcances de su capital político.

“Ahora viene un momento importante que tiene que ver con la armonización, la definición de los voceros de cada uno de los comandos y de explicaciones más concretas. Yo diría que ahora la ciudadanía va a estar más conectada con el proceso”, proyecta Cavieres, para quien el período que se inicia ahora “implicará definiciones para todos lados, tanto de la ciudadanía como también de la percepción que pueda tener la gente sobre el verdadero trabajo de la Convención”.

En esa línea, el investigador enfoca su mirada en los días posteriores al plebiscito, en los que se abrirá un espacio fértil para nuevos liderazgos.

Si eventualmente gana el Rechazo, alguien tendrá que encaminar el día después, en el sentido de qué se va a hacer, porque la ciudadanía ya votó que quería una nueva Constitución. Ahí va a venir un proceso de liderazgos, de cómo encaminar acuerdos políticos con el Congreso, el gobierno y la oposición”, profundiza Cavieres.

En ese sentido, el director de Activa apuesta a que la opción ganadora del referéndum se impondrá por un “pequeño margen”. “Y si gana el Apruebo también va a venir un proceso de liderazgo, porque no podemos tampoco tener un país tan dividido en función de un texto constitucional. Ahí vendrá el proceso de implementación de esto y también se va a requerir de liderazgos”.

Por su parte, y haciéndose cargo de la crítica opinión pública sobre el proceso constituyente, Callís señala que lo más positivo para la opción del Apruebo y el capital político de los convencionales, será tomar una postura discreta en la campaña para el Plebiscito de Salida.

En términos de análisis comparado, lo más conveniente para los convencionales que están en el Apruebo es que se eclipsen, o sea, que salgan de escena discretamente y que entiendan que para un grupo de personas, verlos a ellos significa votar Rechazo. Eso es un dato duro”, cierra el sociólogo.


También puedes leer: Ana Lya Uriarte, el refuerzo de Siches en Interior: próxima jefa de gabinete de la ministra está citada a declarar por arista del Caso Caval

Notas relacionadas

Deja tu comentario