Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

4 de Diciembre de 2022

“Tiene elementos de un populismo de derecha”: académicos desmenuzan la ofensiva personalizada de Jiles contra Cariola por el sexto retiro de las AFP

La diputada Jiles ha liderado una ofensiva por el sexto retiro en la que ha situado a la diputada Cariola como su principal adversaria.

Esta semana la diputada Pamela Jiles intensificó su arremetida contra su colega Karol Cariola a partir de los giros de las AFP. "Corpóreo del rechazo a un sexto retiro", le dijo la legisladora del PH a su par del PC, quien acusó ser objeto de una interpelación "descarnada y violenta". Los académicos de la UDP, Liza Zanotti y Cristóbal Sandoval, han reflexionado sobre el fenómeno de "La Abuela". Una conclusión: la legisladora tendría vasos comunicantes con el populismo de derecha de Donald Trump (EE.UU.) y Javier Millei (Argentina)

Por

“Diputada Jiles, por favor, deje de interrumpir la sesión… ¿Sabe qué? Si quiere, póngase al centro de la mesa, pero no puedo seguir dirigiendo esta comisión con las interrupciones permanentes”, lanzó el pasado martes 29 de octubre la diputada Karol Cariola (PC) mientras intentaba presidir la Comisión de Constitución en la Cámara de Diputados. Su mensaje iba dirigido a su colega Pamela Jiles (PH), quien lleva al menos dos semanas en una ofensiva para tramitar un proyecto de ley que habilite un sexto retiro de los ahorros previsionales.

“Lo siento por su incapacidad presidenta, no soy responsable de eso”, respondió la autodenominada “Abuela”, quien había ido a aquella instancia legislativa a marcar el punto de un nuevo giro de los ahorros de las AFP. De pasó, Jiles había calificado a Cariola como “el corporeo del rechazo a un sexto retiro” y “defensora de las AFP”. Tras utilizar la artillería pesada, la legisladora se retiro de la comisión, pese a la exhortación de Cariola a que se mantuviera en dicho espacio.

“Por favor le pido que se quede porque usted me acaba de interpelar de una manera absolutamente violenta y descarnada… Bueno, con esa cobardía, la diputada Jiles se acaba de retirar de la comisión, sin decir absolutamente nada de lo que realmente está en discusión, inventando interpretaciones absolutamente absurdas”, manifestó luego la presidenta de la comisión.

Hace un par de semanas, Pamela Jiles lideró un punto de prensa junto a los diputados René Alinco (Indep) y los miembros de la bancada del PDG, Gaspar Rivas y Rubén Oyarzo. En aquella conferencia, los legisladores conminaron a Karol Cariola a tramitar los retiros que permitirían un nuevo retiro de los fondos previsionales. De lo contrario, los legisladores amenazaron con “censurar” a la diputada Cariola.

Sin embargo, la arremetida por un sexto retiro pasa por alto la normativa de la propia Cámara. Esto, luego que la propia secretaría de la Comisión de Constitución emanara un informe que concluye la imposibilidad de tramitar un nuevo giro desde las AFP hasta abril del 2023, fecha donde se cumple un año desde que fuera rechazado el proyecto que intentó un quinto retiro.

Formalidades que, por cierto, Pamela Jiles no acusa recibo, dedicando toda su artillería pesada en la que se convirtió en su nueva adversaria, la diputada Karol Cariola. De hecho, ya hace algunos días la parlamentaria comunista había reconocido su sorpresa por la dureza con la que Jiles antagoniza sus posiciones ante un nuevo retiro de las AFP.

“Yo le haría un llamado diputada Jiles a dejar de crear expectativas falsas en la ciudadanía, a dejar de mentir, a dejar de actuar como si esto fuera un colegio donde cada persona hace un bullying o un matonaje permanente a otro parlamentario”, dijo Cariola en medio de una gira presidencial en México. “Es como una Cruella de Vil. Yo no sé si ella busca ese personaje”, agregó Cariola sobre Jiles en el programa “El Chile que Viene” de Súbela, comparando así a la periodista con la villana de la película “101 Dálmatas”.

Discurso programático de una sola bandera: los retiros

Ya sea corriendo por medio de la Sala de la Cámara en alusión al personaje de anime japonés Naruto cuando se aprobó el cuarto retiro en la corporación, o cuando conminó al entonces precandidato presidencial del Frente Amplio, Gabriel Boric, “a irse para su casa, el pueblo los detesta”, Jiles ha consolidado una forma confrontacional y performática de hacer política.

Una impronta que ahora ha adoptado con la diputada Cariola y que, pese a las coincidencias, dista del tono sobrio con que los otros diputados por el sexto retiro -Alinco, Rivas y Oyarzo- utilizaron en la misma Comisión de Constitución el pasado martes 29 de noviembre. El comentario en los pasillos de la Cámara era uno sólo: al menos en la performance, Jiles estaría corriendo en solitario. 

Es en este contexto que el estilo de Jiles incluso ha sido motivo de reflexión académica. Ya en abril del año pasado los investigadores de la Escuela de Ciencia Política de la UDP, Lisa Zanotti y Cristóbal Sandoval, publicaron un artículo conjunto publicado en el sitio The Conversation. Bajo el título “No hay populismo sin pueblo: El fenómeno de Pamela Jiles en Chile”, los autores problematizan el nexo entre Pamela Jiles y el fenómeno populista. 

“La alta mediatización de la manera de manera de hacer política de “la Abuela” –recordamos por ejemplo su llamativa celebración en el Congreso después de la aprobación del primer retiro de fondos previsionales– puede ser sin duda explicada a la luz de esta definición del fenómeno populista”, plantean los académicos.

¿Cuánto y qué tipo de populismo contiene la forma de hacer política de Pamela Jiles”? 

Contactado por The Clinic, Cristóbal Sandoval profundiza: “si entendemos el populismo como un estilo altamente mediatizado, que utiliza los medios de comunicación como un escenario para poder posicionarse, encaja perfectamente en esa idea: ella tiene una performance política que podríamos llamar populista, en el sentido de que utiliza los medios como una plataforma para posicionarse”, dice. 

Junto a ello, Sandoval sostiene que los discursos populistas suelen estar conformados en base a una bateria de ideas y demandas, lo que no ocurre en el caso de Jiles. “Desde las tradiciones más discursivas del populismo, vemos una ambivalencia en el discurso de Pamela Jiles. Habla mucho del pueblo, de su pueblo y ataca a las élites, al gobierno de Piñera, al gobierno de Boric, y ahora a Karol Cariola, pero no vemos algo que es fundamental para este enfoque: juntar varias demandas en oposición a esta élite”, señala. 

“No veo una construcción discursiva del pueblo que sea más compleja, sino que vemos simplemente una bandera. No junta otras demandas, sólo vemos una demanda que la reitera hasta personificarla. En el fondo ella, ella es los retiros”, agrega. 

Asimismo, Sandoval plantea un contrapunto sobre la trayectoria pasada de Jiles, ligada al periodismo opositor a la dictadura de Augusto Pinochet y a su clara identificación con las ideas de izquierda. “Llama mucho la atención es que ella, viniendo de una tradición más de izquierda, tiene elementos de un populismo de derecha: esto de ser como muy políticamente incorrecto, como ser ofensiva y hacer bullying. Algo muy a lo Donald Trump”.

“No tiene una máquina partidaria fuerte, su visibilidad la tiene construir ella”

Para sustentar su tesis, Sandoval agrega referencias internacionales del populismo de derecha que coincidirían con el estilo de Jiles.

“El Movimiento Cinco Estrellas en Italia partió así: el líder era un comediante también, alguien que venía de los medios y que apareció en YouTube y que de a poco utilizó esa plataforma para despegar. También lo que fue la campaña del UKIP, el Partido de la Independencia británica. Para el Brexit vimos también harta mediatización y ataque directo, como también lo vemos con Javier Millei en Argentina (precandidato presidencial), quien también se posiciona desde ahí y llega a decir barbaridades en función de esta performance que tratan de presentar”, añade el académico. 

Lisa Zanotti, en tanto, agrega la distinción entre populismo y demagogia, ambas corrientes presentes en la figura de Jiles. “El populismo ve la sociedad muy polarizada entre el pueblo y la élite, mientras la demagogia es básicamente prometer cosas que son muy difícil de cumplir solamente por beneficio electoral. Ella tiene rasgos populistas, pero tiene más rasgos de demagogia”, asevera. 

Este punto la  investigadora lo argumenta a partir la bandera de los retiros. “El único punto programático que ella lleva adelante son los retiros y ella sabe que en todos los meses pasados era muy difícil que esto ocurriera, como también sabe que con eso moviliza una parte del electorado”. 

Asimismo, Zanotti estima que la performance de Jiles tiene impacto en las redes sociales. A modo de referencia: en Twitter tiene más de 657 mil seguidores. “Las personas que generan polémica y que tienen discurso muy polarizante y muy agresivo, en redes sociales tienden a tener más seguidores. No necesariamente porque a la gente le guste, sino porque se enganchan. No necesariamente todos sus seguidores apoyan su ideología”, explica. 

“Ella no tiene la espalda de una máquina partidaria fuerte. Su visibilidad la tiene construir ella”, remata. 


Notas relacionadas

Deja tu comentario