5 claves que revelan cómo es y qué piensa María Elisa Quinteros, la nueva presidenta de la CC

Medio ambiente, salud pública primaria y territorialidad son algunas de las materias importantes en la visión de María Elisa Quinteros, la nueva presidenta de la Convención Constitucional. Aquí, sus colegas, cercanos y ex alumnos cuentan detalles para entender quién es la odontóloga talquina que esta semana concentró toda la atención.

Antes de pensar en postularse como candidata para la Convención Constitucional, María Elisa Quinteros pasó la mayor parte de su vida entre departamentos de salud y salas de clases, tanto como alumna, ayudante y académica. Nacida en 1981 en Talca, Región del Maule, cursó sus estudios en el Colegio María Mazarello y el Liceo Abate Molina; y luego ingresó a la Universidad de Talca.

Allí estudió Odontología, a lo que siguió un Magíster y Doctorado en Salud Pública en la Universidad de Chile. Volvió después a la que fue su alma máter, para integrarse al Departamento de Salud Pública de la Universidad de Talca, donde pertenece hasta la actualidad, y también como docente. Forma parte al mismo tiempo del directorio de la Sociedad Chilena de Epidemiología y del comité ejecutivo de la Sociedad Internacional de Epidemiología Ambiental.

El rol de la salud pública primaria, el cuidado del medioambiente, la territorialidad y la cercanía dentro de la sala de clases son algunas de las aristas que sus cercanos y colegas destacan de ella, y que ayudan a entender mejor la visión de la nueva presidenta de la Convención Constitucional. Aquí, cinco historias que dan cuenta de ello. 

1. La salud pública como prioridad

Luego de egresar de la Universidad de Talca, María Elisa Quinteros se fue a Hualañé, un pueblo ubicado a 70 kilómetros de la capital regional maulina, a trabajar en un centro de atención en salud primaria.

Esa experiencia en Hualañé, dice Erika Retamal, directora del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Talca, fue clave en la formación y visión profesional de Quinteros.

“María Elisa tiene esta experticia de haber vivido la atención de salud en vivo, no solamente en teoría, entonces puede vivenciar en carne propia cómo estos determinantes sociales influyen en todo el proceso de salud y de enfermedad”, comenta Erika. 

René Manuel Sandoval, quien fue su alumno en el programa de Magíster en Salud Pública de la Universidad Católica del Maule, destaca también esa trayectoria. “Es súper joven, pero salió de la U y se puso a trabajar en atención primaria. Ahí aprendió cómo es la salud pública dentro de un Cesfam, y trabajar en una comuna rural te permite adquirir experiencia y no solamente poder decir ‘bueno, debemos trabajar aquí o acá’, sino que verlo desde el territorio. Yo creo que ésa es una de las principales motivaciones para que María Elisa se postulara”, comenta.

Gómez Ayora, quien fue compañera de María Elena en el Magíster de Salud Pública de la Universidad de Chile, también destaca ese rol de la presidenta de la Convención. “Ella siempre fue muy sensible ante los problemas e inequidades en el sector salud, y esa experiencia (Hualañé) le ayudó a tomar la decisión de continuar formándose y sobre todo de poder acceder a un programa como es el doctorado de Salud Pública, para fortalecer sus conocimientos y tener más herramientas e instrumentos”, añade.

“Siempre está fomentando la conciencia social, el ver la salud con una mirada comunitaria donde a nosotros, como agentes de salud, nos importen las personas y el entorno en donde se desenvuelven, ya que eso influye mucho en la salud y enfermedad que tendrán. Vemos también temas como justicia social y participación ciudadana, y cómo nosotros podemos intervenir en las comunidades”, agrega Valeska Soto, quien fue su ayudante durante dos años en la Universidad de Talca. 

2. Una docente cercana

Quienes han sido alumnos y alumnas de María Elisa Quinteros en diferentes contextos no dudan en resaltar una de sus cualidades principales dentro del aula: la cercanía con los alumnos. Los momentos de distensión dentro de la sala de clases, las instancias para conversar de otros temas y la flexibilidad académica son algunas de las cualidades que destacan sus ex estudiantes de la Universidad de Talca y de la Universidad Católica del Maule. 

René Sandoval comenta la particular forma que tenía María Elisa de comenzar sus clases: “Ella no se para delante de la clase con un ppt, sino que se coloca a conversar primero, y puede estar media hora conversando y escuchando a los estudiantes. Nos poníamos a chacotear y todos muertos de la risa. Ella se metía en el juego y se convertía en una estudiante más por un rato”, recuerda. 

Incluso, recuerda un ex estudiante de Odontología de la Universidad de Talca, una vez le llevó un regalo a una compañera. 

“La profe contó en una clase que era vegana, y después en un break salió el tema y una amiga le dijo que ella era vegetariana, y que iba recién entrando al vegetarianismo. A la semana la profe llegó con una bolsa gigante de carne de soya, y con una botella de leche de almendras que había preparado ella misma, y se la regaló a mi amiga en el break, mientras nos hacía clases de Epidemiología”, comenta Carlos Crisóstomo. 

“Ella es una excelente docente, muy dedicada por sus alumnos y también por nosotros como ayudantes. Siempre me consideró como una igual, como un apoyo, y dándome autonomía. Cualquiera de sus alumnos puede decir que ella va más allá de las notas, sino que se enfoca en el proceso de aprendizaje”, añade Valeska Soto. 

3. La mirada ecologista

“Salud y medioambiente con María Elisa a la Constituyente”. Ese era el lema de campaña de la entonces candidata por el Distrito 17. Esa arista, relacionada a la sustentabilidad, cuentan sus cercanos y conocidos, forma parte esencial de su rol constituyente. 

Andrea Gómez destaca que María Elisa desde antes de su candidatura ya estaba comprometida con el cuidado medioambiental. “Ella respeta mucho el ecosistema y está muy comprometida con el trabajo para reducir la polución. Su estudio de doctorado fue en relación a la contaminación en el sur de Chile, y justamente para poder generar algún tipo de política pública. Dentro de sus intereses claramente está el respeto a los animales y a la naturaleza”. 

“Lo que hicimos a rasgos generales es medir la calidad del aire de Temuco y Padre Las Casas y relacionar la incidencia de preeclampsia en mujeres embarazadas con el periodo de exposición a diversos niveles de material particulado”, comenta Francisco Rubilar, quien participó en la investigación con María Elisa. 

La actual presidenta de la Convención forma parte también de la Fundación Afluentes de la región del Maule, que busca vincular el desarrollo sustentable con acciones sociales, medioambientales, endógenas y económicas. Anakenna Ortega, directora de la Fundación, destaca la importancia de que María Elisa se sumara al equipo.

“Su idea del cuidado del medio ambiente junto con el trabajo con y para las comunidades fue un tremendo punto de encuentro para participar en este espacio. Uno de los proyectos en que trabajamos y seguimos haciendo es el de Automedicación Responsable, el cual busca educar a la ciudadanía hacia una salud personal y pública adecuada, en un tema poco abordado en nuestro país y en el cual María Elisa tiene harto que decir con su experiencia en salud pública. Ha sido muy interesante lo que se ha podido desarrollar en ese espacio”, comenta.

“Su pedagogía siempre ha tenido una mirada ecologista, donde se respeten tanto a las personas como al entorno. Es como un sello de ella, en todo el tiempo que la he conocido siempre ha tenido esa base en diferentes módulos: la ecología, sustentabilidad y el entorno”, complementa Valeska Soto. 

4. Destacar a la regiones

El que María Elisa sea de Talca y represente a la región del Maule en la Convención llena de esperanzas a quienes han trabajado con ella en proyectos y programas locales. Desde la asamblea que impulsó su candidatura destacan que constantemente María Elisa les está enviando información y manteniendo actualizados del proceso constituyente, siempre con una actitud de horizontalidad. 

“Ella a veces nos comenta, nos manda mensajes en el grupo que tenemos para invitarnos a algunas iniciativas, o cuando viene a la región del Maule también nos invita. No va a dejar de lado algo que nosotros por lo menos en la fundación proponemos, que es el tema de la región. Siendo ella del Maule claramente va a querer que se vea reflejado en los articulados, que aparezca eso también” señala Claudio Pérez, director de Afluentes. 

Anakenna Ortega complementa ese sentimiento: “El conocer y trabajar con María Elisa, como Fundación Afluentes nos llena de confianza de que las realidades locales regionales serán consideradas, que una cultura de cuidado del medio ambiente es posible de transmitir y que todas y todos podemos tener voz en este espacio tan importante como la Convención Constitucional”.

“Acá, en el Maule, aparte de las barreras económicas, también hay barreras estructurales, como que no hay los suficientes especialistas para las regiones. Esta mirada desde la región y desde el territorio es fundamental, y María Elisa aporta eso, haber trabajado en el mundo rural. Estamos orgullosos de esta determinación de aunar criterio en torno a una persona como María Elisa, que proviene de región, que es mujer, del mundo de la academia, pero también una persona que proviene de los movimientos sociales”, destaca Erika Retamal. 

5. Vocación de consenso

Nueve veces debieron realizar la votación en la Convención Constitucional para alcanzar el mínimo de 78 votos requeridos, que fue la cantidad que obtuvo este miércoles María Elisa Quinteros. Dentro de todos esas papeletas hay una que llamó la atención: un voto RN.

La candidatura de María Elisa fue apoyada principalmente por constituyentes de centro, independientes y partidos de izquierda, pero el voto del constituyente Luciano Silva, desde la derecha, fue clave para destrabar la elección. 

“Yo propuse a Elisa Quinteros, hablé con Marcos Barraza, porque los tres habíamos trabajado en la Comisión de Ética. Si bien yo no estoy de acuerdo en hartas cosas con María Elisa y Marcos, logramos llegar a varios puntos de encuentro”, mencionó Silva en el programa “Podría ser Peor” de Julio César Rodríguez. 

Esa cualidad de llegar a acuerdos, dicen las personas que han trabajado con María Elisa, es una característica innata de ella, que aseguran será importante de cara a la presidencia de la Convención y a la votación de propuestas. 

“Es buena para generar consensos, para llegar a acuerdos. Cuando ella habla realmente ella habla más bien de soluciones”, señala Andrea Gómez.

“Durante el tiempo de doctorados, en periodos de entregas de trabajo uno tiene que llegar a acuerdos dependiendo del tiempo de los compañeros y profesores. Por lo general hablábamos mucho y dábamos nuestros comentarios, ella estaba en silencio y al final daba su opinión, y era más bien para ‘bueno yo opino esto, qué tal si hacemos esto’. Esa capacidad de escucha y de poder proponer es una característica muy de ella”, agrega Gómez.

“Las veces que trabajamos sí se daba algo: el escuchar. Tratar de empatizar, de escuchar y generar acuerdos. De alguna forma hacer que todos informados pudiéramos tomar una buena decisión en pos del bien del conjunto. Eso lo pudimos notar, que era respetuosa de esas decisiones de conjunto”, complementa Claudio Pérez. 

“Su forma de liderar es viéndonos a todos como iguales, escuchando las propuestas de todos, siempre con la base del respeto, de la comunidad, del entorno, de la ecología. Para mí esos son sellos cuando me nombran María Elisa”, concluye Alejandra Soto.

También puedes leer: “Después de tanto andar, nos hemos encontrado”: Loncón y Bassa realizan sus últimos discursos al mando de la Convención


Volver al home

The Clinic Newsletter
Comentarios