Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Cosecha Propia

16 de Julio de 2022

De “abre un flanco” a “pone los pies sobre la tierra”: Ocho analistas desmenuzan el plan de Boric si gana el Rechazo

Luego de que el Presidente Gabriel Boric afirmara que de ganar el Rechazo el gobierno impulsaría un nuevo proceso constituyente, diversos actores de la esfera pública reaccionaron apoyando o criticando sus declaraciones. The Clinic conversó con ocho expertas y expertos en materias legales y políticas, quienes comparten su visión del “plan B” del mandatario. “Sin duda esto le puede abrir un flanco con su coalición”, proyecta, por ejemplo, el director ejecutivo del IES, Claudio Alvarado.

Por

El Presidente Gabriel Boric, el viernes 15 de julio, en plena entrevista desde La Moneda con el matinal de Chilevisión. Se le consulta cuál será el plan del Gobierno en caso de triunfar el Rechazo. “Tiene que haber un nuevo proceso constituyente”, responde Boric, de manera firme. La periodista Monserrat Álvarez le devuelve una contra pregunta: “¿Qué significa eso? ¿Llamar a una nueva votación para elegir convencionales?”. Y una vez más, el mandatario contesta con seguridad. “Exactamente, ese es el camino que decidió tomar Chile cuando votó el 25 de octubre por una nueva Constitución que sea redactada por un órgano 100% electo para ese fin”, asegura en vivo y en directo.

Las palabras del jefe de Estado causaron un vendaval de reacciones. Mientras algunas voces celebraban su intervención como un “poner los pies en la tierra”, otras lo criticaban por quitarle piso a la opción Apruebo. El exconstituyente comunista Hugo Gutiérrez fue más allá, insinuando que Gabriel Boric es, hoy por hoy, un “traidor”.

En el mundo de la academia y los centros de estudio, el mensaje tampoco pasó desapercibido. Aquí, recopilamos las reflexiones de ocho analistas con respecto al bombazo noticioso que el magallánico soltó a menos de dos meses del plebiscito del 4 de septiembre, y el escenario que se abre a partir de sus declaraciones.

John Charney, abogado y doctor en Derecho, académico de la PUCV

“En términos jurídicos, el presidente no tiene la potestad de convocar a una nueva Convención en caso de que gane el Rechazo. Para hacer eso, debiera nuevamente hacerse una reforma a la Constitución vigente en la que, o se permita al presidente que realice esa convocatoria, lo que yo creo que desde una perspectiva política es poco probable, o que nuevamente se haga un plebiscito en que se le consulte a la ciudadanía en términos similares del plebiscito de entrada, si es que quiere o no una nueva Constitución”, dice Charney a The Clinic, fijándose en el panorama legal de este eventual suceso.

“En caso de que el Apruebo gane en una opción como esa, bueno, habría que consultar nuevamente cuál sería el órgano encargado de redactar la Constitución. A lo mejor, en una segunda opción, las posibilidades podrían ser más: no sólo una Convención Mixta o una Convención Constitucional, sino eventualmente abrir otras posibilidades”, añade.

Para cerrar, se aventura con una proyección de índole política: “La propuesta de Boric puede servir estratégicamente para desalentar el proyecto de reforma constitucional que busca rebajar el quorum de reforma a 4/7”.

Mauricio Morales, doctor en Ciencia Política y profesor titular de la Universidad de Talca sede Santiago

Para Morales, se pueden hacer dos interpretaciones del mensaje de Boric: “Una fuerte, y una más débil”. “La fuerte es que el presidente ya se está abriendo a la posibilidad de que el Apruebo pierda el plebiscito de salida y, por lo tanto, va ser necesario reiniciar un nuevo proceso constitucional, y qué mejor manera de hacerlo que sea con él mismo a la cabeza, como líder del nuevo proceso”, comenta.

“Por lo tanto, el presidente en la práctica está abriendo y está generando un plan alternativo en caso de que gane el Rechazo, cuestión a la que se resistió permanentemente durante estos meses”, agrega, señalando que es probable que las encuestas que maneja el gobierno dan por segura una victoria del Rechazo.

“Y la interpretación más débil es que, en realidad, lo que el presidente le está diciendo a los chilenos es: ‘Miren, si es que ustedes votan Rechazo, entonces van a tener una nueva Convención Constitucional, y que puede ser igual o peor que la que ya tuvimos’ (…). Es una interpretación débil porque necesita de una mayor elaboración de parte de los electores que ya tienen su decisión tomada”, explica.

Sobre los mecanismos de un eventual segundo proceso constituyente, Morales dice que “puede ser que el Congreso, mediante un proyecto del presidente, convoque a un plebiscito para preguntarles a los chilenos si quieren una nueva Convención Constitucional, o un comité de expertos. Perfectamente puede ganar el comité de expertos, y con eso hacer que el proceso sea mucho más ágil”.

Asimismo, considera que sus palabras le traerán “un problema con los sectores del oficialismo, con los sectores más duros. De hecho, ya hay algunas insinuaciones por parte de líderes del PC señalando que el presidente prácticamente le tiró la cadena al texto constitucional, y por lo tanto, se hace mucho más cuesta arriba el triunfo del Apruebo”.

La crítica irá, proyecta Morales, en que Boric abrió una suerte de “tercera vía” de “manera temprana”, que derivará en un conflicto inevitable en la coalición del Gobierno. “Y esto podría ser interpretado como ‘un triunfo de los moderados’. Es decir, de personas que dicen que el texto no está bien hecho, que es extraordinariamente peligroso para el país, y que debemos darnos una segunda oportunidad, que fueron las palabras que en parte emitió el expresidente Lagos y el expresidente Frei, y también la dupla Rincón-Walker”.

Ahora bien, Morales opina personalmente que “la propuesta del presidente es sumamente razonable. Es la propuesta que uno espera de un mandatario y de un líder. Es decir, no encasillarse en una sola opción, sino que ponerse en todos los escenarios posibles. Esto habla de un presidente mucho más consciente de lo que está pasando en el país, y de la posibilidad real de que se pueda imponer el Rechazo en el plebiscito constitucional. Y ante eso, está apareciendo el presidente como un actor republicano que es capaz de pensar en un escenario que quizás no es el que más le acomoda al gobierno, pero es un escenario en el que siempre hay que ponerse”.

Camila Miranda, presidenta de la Fundación Nodo XXI

Camila Miranda comienza con una reflexión: “Queda claro que el Rechazo solo conlleva más incertidumbres, fragmentación política y prolonga el escenario de inestabilidad. El mismo Rechazo tiene diferencias sobre qué hacer si gana su opción: rechazar para reformar, sea con otro proceso o modificando la Constitución actual, en ambos casos con dependencia del Congreso y con el poder de veto histórico que conocemos. Algunos ya han dicho que no apoyarán otro proceso”.

Al contrario, afirma que “el Apruebo es la única alternativa que tiene capacidad de dar certezas de un camino. Es canalizar las demandas que abrieron el proceso constituyente. No sólo fija una institucionalidad capaz de garantizar derechos, considerando las complejas condiciones de vida, sino que brinda herramientas para tomar otras decisiones”.

Por lo mismo, cree que “la presión de la oposición al gobierno por legitimar una forma de resignificar las implicancias del Rechazo lleva meses. Les exaspera no ser determinantes en definir el contenido de una nueva Constitución. Habrá molestias porque el gobierno se la juegue en que la decisión, una tan importante como una nueva Constitución, recaiga siempre en el pueblo, no en comisiones de expertos o un Congreso bastante deslegitimado”.

Ahora, en cuanto a las palabras de Boric, en un contexto marcado por “la pandemia, la crisis económica global, y el aumento de la violencia”, Miranda dice que “el presidente deja claro que el compromiso de su gobierno es con un proceso democrático, y que respete la voluntad popular expresada en el plebiscito del 25 de octubre del 2020.  Pienso que la pregunta sobre el día después del plebiscito, más allá de las pretensiones del Rechazo organizado, es una duda de la mayoría de las personas, entonces enfatizar cuál es el compromiso del gobierno en cualquier escenario es parte de su responsabilidad”.

De todas formas, concluye que “si queremos certezas en un corto plazo, la opción que lo asegura es el Apruebo, no por cerrar el proceso, sino que porque lo canaliza y nos lleva a una nueva etapa, con otra cancha”.

Claudio Alvarado, director ejecutivo del IES

“Diría que la principal noticia del momento, y lo principal que dejan las declaraciones del presidente, es que la posibilidad de triunfo del Rechazo es real”, parte Claudio Alvarado. “Es una posibilidad cierta y, en ese sentido, es razonable que el presidente lo reconozca con los pies en la tierra”.

Alvarado sostiene que es “conocida” la opción que prefiere Gabriel Boric, “pero es un hecho que el rechazo está bien posicionado”, por su arraigo sobre todo en “sectores medios y bajos”. “El presidente seguramente está respondiendo a esa realidad al reconocer esa posibilidad”.

“En ese sentido, yo creo que el principal escenario que abre es que consolida en la discusión pública y en el imaginario colectivo la posibilidad real de triunfo del Rechazo”, resume.

En tanto, cree que “sin duda esto le puede abrir un flanco con su coalición. De hecho, lo que uno ve que ha pasado desde que habló el presidente sobre estos temas hasta ahora es que muchos convencionales y personajes relevantes del mundo de la nueva izquierda, y de su mundo, de su coalición, no se han tomado para nada bien las declaraciones”.

Este flanco abierto, entonces, sería una muestra “de que esta consciencia de la posibilidad cierta del triunfo del Rechazo, este actuar con los pies en la tierra, todavía parece un patrimonio exclusivo del Presidente Boric, y no es algo que haya socializado ni que se encuentre compartido con su coalición”.

Pensando en el 5 de septiembre, el día después del plebiscito, Alvarado dice que “si se consolida y se da efectivamente el triunfo del Rechazo (…), partirá una nueva conversación política”. En esa línea, el académico del IES cree que “las únicas dos cosas claras respecto a este punto son, primero que el cambio constitucional tiene que seguir adelante sí o sí, y después, que la definición concreta del mecanismo es algo abierto y una discusión posterior que tendrán que llevar adelante las principales fuerzas políticas con representación en el Congreso, incluido el presidente, pero no sólo él”.

Rodrigo Espinoza, doctor en Ciencia Política y coordinador académico Escuela de Ciencia Política UDP

Para Espinoza, “es un escenario bastante complejo el llamar a un nuevo proceso constituyente en caso que gane la opción del Rechazo. Lo que pasa es que esto se inserta al final en lo que son los escenarios de las denominadas terceras vías. Y estas tienen relación con ver distintas alternativas respecto a qué hacer con el problema constitucional que llevamos arrastrando en caso de ganar la opción Rechazo”.

De acuerdo con el académico “la postura esta, de nuevo proceso, me parece que políticamente sería un hecho inédito. Seríamos prácticamente la primera democracia, al menos que yo conozca, que se inserta en un tercer proceso constituyente consecutivo, tras dos experiencias fallidas, sumando el proceso actual y el proceso de Bachelet, en menos de una década”.

De "abre un flanco” a “pone los pies sobre la tierra”: Ocho analistas desmenuzan el plan de Boric si gana el Rechazo

Entonces, comprendiendo que “al gobierno la Constitución de 1980 le resulta a todas luces incómoda para poder llevar adelante su programa”, plantea una serie de interrogantes frente a ese “nuevo proceso: “¿Cuánto duraría? ¿Sería una comisión de expertas y expertos? ¿Sería a partir de las dos cámaras (del Congreso) el hacer una nueva Constitución? ¿Se trabajaría sobre la propuesta de la Convención Constitucional? ¿Sería un nuevo documento? ¿Habría una hoja en blanco? ¿Cuáles serían los quórums de aprobación? ¿Bajo qué reglas se escogerían las personas para integrar este órgano?”

“Y desde el punto de vista de la incertidumbre política y económica, también resulta un escenario bastante complejo el extender todavía más el tener claridad acerca del marco institucional que nos va a regir”, dice.

“Habrá que ver si el gobierno está dispuesto a invertir el capital político que le queda en esta apuesta un tanto incierta e inédita a nivel global”, finaliza Espinoza.

Isabel Castillo, historiadora y doctora en Ciencia Política, académica de la UAH, e investigadora del COES

Sobre los recientes dichos de Boric, Castillo señala que obedecen a tres elementos: “Que evidentemente el triunfo del Rechazo es una posibilidad cierta”; “a la necesidad de liderazgo y de reafirmar de que pase lo que pase, el proceso constitucional continúa”; y que “para el gobierno, reformas a Constitución actual no son suficientes”.

“No solo por el contenido, sino por el tono en que lo dijo, mi impresión es que la estrategia del presidente apuntaba más a apelar a un cierto cansancio. De que mejor aprobar y hacer reformas que empezar todo de nuevo y un año y medio más de incertidumbre”, afirma a The Clinic.

“Las múltiples interpretaciones de si sube el costo al Rechazo o los baja habla de una elite y pequeños sectores de la población altamente polarizados que (sobre) interpretan todo. La pregunta es el efecto que pueda tener sobre sectores más amplios de la población, no ideologizados. Ahí pensaría que entre la disyuntiva de una nueva Constitución a todo evento, aunque demore dos años más, o el sentimiento de hastío, este último es más fuerte. También es muy posible que el efecto sea mínimo”, plantea.

Sin embargo, Castillo no cree que necesariamente lo postulado por el mandatario sea factible en un eventual triunfo del Rechazo. “Veo muy difícil que exista un acuerdo de 2/3 en el Congreso para una reforma constitucional que de inicio a un nuevo proceso con convención electa. Por lo demás, varias encuestas muestran que gran parte de la ciudadanía se inclina por otro mecanismo, más cercano a comisión de expertos”, dice.

Rodrigo Medel, sociólogo y doctor en Ciencia Política, académico de la UAH

Según cuenta Medel, hace un tiempo ya se discutía si una declaración de este tipo sería conveniente para el Apruebo o Rechazo. “Ahora bien, considerando la tendencia a la baja que viene mostrando la opción Apruebo, y la cantidad de posiciones que hay en el Rechazo, estas declaraciones resultan oportunas justamente para obligar a que los partidarios del Rechazo tomen ciertas definiciones”, opina.

“Dentro del Apruebo está claro el camino que Chile va a seguir; no así desde el Rechazo. Efectivamente en la derecha estaban sonando muchas propuestas, algunas de ella muy confusas. Me parece que esta declaración del presidente ofrece una coordenada clara para ordenar el debate: dentro de quienes votan Rechazo, ¿Se es o no partidario de continuar el proceso constituyente bajo los términos que los chilenos eligieron en el plebiscito de entrada?”, sintetiza.

Por lo mismo, Medel considera que “esto obligará a los partidos de centro y de derecha a tomar una posición respecto a este punto. Es de esperar que ahora sea la prensa la que presione a los partidos del Rechazo a que tomen una posición, lo que es positivo ya que permite a la ciudadanía conocer qué mundos hay dentro de los partidarios del Rechazo, y cuán viable es continuar con un proceso constituyente de ganar esta opción”.

No obstante, proyecta que continuar el proceso constituyente, de ganar el Rechazo, sería un “camino muy difícil de emprender”, al requerir de la complicidad del Congreso para una reforma constitucional que lo permita. “Recordemos que esto se aprobó en un momento muy particular, en medio de un estallido social, con un colapso del sistema de partidos y con la peor crisis de confianza en la política institucional. Hoy en día el escenario dentro del Congreso es muy distinto, ha habido un crecimiento de la derecha, y de la extrema derecha, y hay mayor presencia de partidos de corte populista (como el Partido de la Gente)”.

“Se puede anticipar que gran parte de la derecha se seguirá oponiendo a este camino, señalando opciones como un comité de expertos o un congreso constituyente, y un grupo minoritario optará por repetir el proceso”, afirma Medel.

Sebastián Izquierdo, coordinador académico del CEP

“El presidente actúa como tal, al sincerar que la opción del Rechazo es una alternativa plausible. Es un paso en la dirección correcta en pos de dar gobernabilidad al país después del 4 de septiembre, independiente del resultado”, opina Izquierdo.

“Sin embargo, le faltó una mirada más democrática, pues el mecanismo debe ser una decisión de la ciudadanía en las urnas, no impuesta por un gobierno de turno”, agrega, en vistas de que aún no se define al detalle cómo sería este proceso.  

boric boric boric boric boric boric boric boric

Notas relacionadas

Deja tu comentario