Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

30 de Septiembre de 2022

Foco en seguridad y una inflación al acecho: el baño de realidad que desafía al programa de gobierno en el Presupuesto 2023

La noche del jueves 29 de septiembre, el Presidente Boric presentó los lineamientos del Presupuesto 2023.

"Lo que para el gobierno era importante desde la perspectiva de su programa, hoy queda subordinado a lo urgente que arrojan las cifras en materias de crecimiento, desempleo, inflación y seguridad”, argumenta el académico de la U. de Talca, el cientista político Mauricio Morales. Asimismo, persisten las expectativas en torno al plan original de gobierno. "Yo aspiro que se incluya sacar a las AFP del sistema y cualquier otra cosa es no cumplir con el programa. Bueno, tampoco tienen los votos. También hay que tener un sentido de la realidad", complementa el economista Gonzalo Martner, académico de la Usach.

Por Emmanuel Ganora y Pedro Astaburuaga

Pasada las 21:00 horas de ayer, 29 de septiembre, el Presidente Gabriel Boric anunció los principales lineamientos del presupuesto para la Nación del año 2023 mediante Cadena Nacional. Un hito relevante en la administración del Mandatario, debido a que son las primeras bajadas concretas sobre las políticas públicas del Ejecutivo en base a los recursos disponibles. 

Un presupuesto que, además, está marcado por un contexto de contingencias que se fueron agravando con el transcurso de los meses. En menor medida, acecha como telón de fondo un ciclo inflacionario del que habría cierto consenso entre los actores económicos, en el sentido de que el alcance del presupuesto expuesto por el Ejecutivo tendría, a lo más, un efecto acotado en la inflación, pese al incremento en un 4,2% en el gasto público.

Pero donde el énfasis del gobierno sí fue evidente es en materia de seguridad, tanto la Social -acceso a bienes y servicios públicos- como ciudadana, en un escenario de incremento en la violencia de la actividad delictual. También de la crisis migratoria en el Norte Grande, como con las comunidades mapuches radicalizadas en la llamada Macrozona Sur. 

Una constante preocupación social reflejada en los sondeos de opinión y del cuál el gobierno respondió con un incremento de los recursos para seguridad ciudadana, incluso por sobre el promedio del presupuesto general para este apartado: 4,4%. 

“Destinaremos todos los recursos públicos que sean necesarios para resguardar la seguridad de las personas. Así como tenemos la firme convicción de que los chilenos y chilenas tienen derecho a una pensión digna, a una salud de calidad, a una educación de calidad, también sabemos que la seguridad pública es un derecho: el derecho a vivir en paz y sin miedo”, dijo Boric imbricando la seguridad social y la seguridad asociada a la delincuencia. 

Por lo mismo, The Clinic acudió a académicos y analistas políticos para analizar a fondo el primer presupuesto del gobierno del Presidente Boric. 

Seguridad y un “cambio de discurso”

El coordinador académico del Centro de Estudios Públicos, Sebastián Izquierdo, rememora los tiempos donde la coalición originaria del Presidente Boric, Apruebo Dignidad, fue sumamente crítica de Carabineros, mientras que ahora, “claramente se ve un cambio de discurso que se ve reflejado en este aumento presupuestario en torno al 4,4%, es decir, sobre el promedio de crecimiento del presupuesto”. 

“Ahí la interrogante, más bien, es justamente cómo va a desarrollarse esa estrategia, en el entendido que tenemos dos coaliciones de gobierno que tienen una mirada totalmente diferente en cómo enfrentar los problemas de seguridad. Por lo tanto, no basta con mayores recursos, sino que más bien con una estrategia común”, agrega. 

-¿En qué sentido?

-Me refiero a que también hay que mirar la parte más bien política en la cual hemos visto en estos primeros seis meses de gobierno, de que ha habido divergencias de cómo enfrentar la seguridad, específicamente en la macro zona sur. 

Tenemos una coalición, Apruebo Dignidad, que ha tendido a presionar al gobierno, por ejemplo, a ir en contra de la aprobación de ciertas leyes del Estado de emergencia. Y por otra parte, la socialdemocracia que ha sido más consecuente en enfrentar los problemas de seguridad con todas las herramientas del Estado. 

Un punto en el que coincide el académico de la Universidad Diego Portales, Juan Ortiz. “Si el gobierno busca mejorar sus condiciones de apoyo ciudadano, y que se generen mejores condiciones para la inversión y el crecimiento económico, sin lugar a dudas la seguridad debe ser un elemento clave en términos estratégicos a nivel político y económico. En ese sentido, el anuncio del gobierno va en buen camino”, dice el economista senior del Observatorio del Contexto Económico de la UDP. 

El fantasma de la inflación

Dicen los manuales de economía que a mayor circulante en el mercado, se abren mayores posibilidades de incrementar un ciclo inflacionario. Junto a las causas propias de la guerra entre Rusia y Ucrania, es de consenso entre diversos economistas de que los retiros de los ahorros previsionales sobrecalentaron también la actividad económica local. 

Y si bien el gobierno incrementó el gasto público, el reajuste fue acotado justamente para no profundizar la inflación que, finalmente, repercute en el alza del costo de la vida. 

Fue así que, por ejemplo, el senador PPD Ricardo Lagos Weber, habló de un “equilibrio bien delicado”. 

“Hay un esfuerzo genuino, con un equilibrio bien delicado, de poner más lucas en el presupuesto, pero al mismo tiempo combatir la inflación. Hay un equilibrio que se ha logrado y que permite poner recursos de manera bien focalizada, pero sin aumentar la inflación que genera un daño permanente todos los meses”, sostuvo el parlamentario, miembro histórico de la Comisión de Hacienda de la Cámara Alta. 

Algo que, incluso, le reconocen al gobierno desde el Instituto de Libertad y Desarrollo. “No diría que hay un riesgo inflacionario en ese gasto, porque parte de una base bastante más baja”, plantea la economista senior de LyD, Macarena García, en relación al alza del gasto público realizada por el gobierno del ex Presidente Sebastián Piñera, donde la expansión de este punto llegó a un histórico 33%. “Esta es una corrección enorme a ese crecimiento”, acota.

“El gobierno se inclinó por una política de expansión asociada a la regla de balance estructural, pero con un crecimiento del 4,2%, que está en línea con el crecimiento promedio de los últimos años, exceptuando evidentemente los años que tuvimos crisis económica como el 2020 y 2021, por lo tanto en ese sentido, cumple con la necesidad de ajuste fiscal que ya se ha dado fuertemente en este año 2022”, complementa el docente Juan Ortiz. 

Una recaudación incierta: el factor de la Reforma Tributaria

Pese a los esfuerzos por garantizar seguridad, desde Libertad y Desarrollo plantean un área de cierta incertidumbre: la cantidad de recursos que logre recaudar la reforma tributaria que el Ejecutivo se encuentra tramitando en la Cámara. Esto, debido a que es una iniciativa de largo alcance, donde el gobierno carece de mayorías en el Parlamento. 

“Es un presupuesto base que no considera ninguna de las reformas que se están discutiendo, porque por regla no lo puede hacer; no pueden incluir ni la reforma tributaria ni la reforma pensiones mientras no estén aprobadas. Probablemente este presupuesto no va a ser el que se va a aplicar a lo largo del año, porque dependen de la aprobación de esos dos proyectos”, dice Macarena García de LyD. 

“Es una reforma que no se sabe cómo va a salir y aún cuando saliera como la espera. Hay dudas razonables de que se recaude lo que se quiere”.

Expectativas programáticas e impulso transformador

El primer presupuesto del gobierno del Presidente Boric es un antecedente objetivo para ponderar cuánto del impulso transformador consagrado en el programa de gobierno se mantendrá a futuro. El debate, por cierto, está abierto a la interpretación. 

En este sentido, el académico de la U. de Talca, Mauricio Morales, sostiene que el presupuesto anunciado de cierta forma es un baño de realismo para el gobierno.

“El Presidente entiende que las prioridades cambiaron y que su gobierno no será de transformación, sino que de contención de la crisis económica que lo acompañará al menos en la mitad de su período; con minoría en el Congreso, no hay gobierno transformador posible. Es en ese sentido en que se debe entender el mensaje presidencial, con particular énfasis en materias de seguridad, orden público e inversión”, dice. 

“Es cierto que existe una expansión del gasto público, pero ésta es muy acotada y direccionada en función de las necesidades urgentes de la ciudadanía. Lo que para el gobierno era importante desde la perspectiva de su programa, hoy queda subordinado a lo urgente que arrojan las cifras en materias de crecimiento, desempleo, inflación y seguridad”, agrega.

Relacionado a lo anterior, el académico de la Facultad de Administración y Economía de la Usach, Gonzalo Martner, mantiene un enfoque crítico ante el ajuste fiscal previo que había trazado el Ejecutivo: una reducción del 15,5% en el primer semestre, de acuerdo al informe de ejecución presupuestaria de la Dirección de Presupuesto (Hacienda).

“El gobierno debiera haber hecho un ajuste fiscal mucho menos brusco; soy un firme defensor del manejo del ciclo económico. Entonces, cuando uno dice que expandir el gasto, lo catalogan de irresponsable. Hay momentos para el gasto público moderado, donde haya un manejo que inspire confianza a los agentes económicos en materia fiscal, pero cuando hay que gastar, hay que gastar”, argumenta el académico, otrora dirigente del Partido Socialista y actual militante de Comunes. 

En este sentido, el economista hace el vínculo entre las condiciones económicas y los compromisos programáticos.

“En materia de pensiones va bien, ahora hay que esperar el proyecto de ley de gobierno. Yo aspiro que se incluya sacar a las AFP del sistema y cualquier otra cosa es no cumplir con el programa. Bueno, tampoco tienen los votos. También hay que tener un sentido de la realidad. Es una manera de mantener lo esencial con conseguir los votos en el Parlamento”, profundiza.

“La reforma de salud y avanzar hacia un seguro universal y una cobertura de los sistemas públicos, sacando a las isapres del corazón del sistema; en el fondo, sacar a las entidades privadas de las cotizaciones obligatorias. Eso es corazón de lo que está planteado en el programa.

Notas relacionadas

Deja tu comentario