Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

18 de Septiembre de 2022

La DC en el atolladero: diez figuras clave para entender a un partido fracturado por el Proceso Constituyente

El Proceso Constituyente terminó de fracturar a un partido ya tensionado por las elecciones presidenciales.

Tensionados desde las elecciones presidenciales del año pasado y fracturados con el Proceso Constituyente, donde la línea oficial del partido fue definirse por una opción derrotada con creces en el Plebiscito de Salida, son factores que retratan a una colectividad con una presidencia interina, liderazgos que no se hablan, destacados dirigentes con procesos sumarios, y figuras reconocidas que no descartan renunciar. Una Junta Nacional en Noviembre será crucial para ponderar el futuro de uno de las tiendas hegemónicas en los años de Transición.

Por

Aún las fuerzas políticas que estuvieron por el Apruebo no se reponían de la dura derrota propinada por el Rechazo en el Plebiscito de Salida, cuando ocurrió la primera baja en uno de sus partidos, la Democracia Cristiana: el alcalde de La Granja, Felipe Delpín, comunicaba su renuncia “irrevocable” a la presidencia de la DC. 

“Es una decisión dura, difícil de tomar, pero necesaria debido a diversas situaciones que estamos viviendo como país, como partido y en lo individual”, dijo el ex timonel a través de una declaración pública difundida el 07 de septiembre donde, además, abordó los resultados del referéndum, en un contexto donde el partido respaldó el Apruebo, pese a los importantes sectores y figuras públicas que estaban por la opción contraria. De hecho, a este último grupo -liderados por Fuad Chahín, Ximena Rincón y Matías Walker, entre otros-se les abrió una causa en el Tribunal Supremo por contrariar la línea oficial del partido, ratificada en una Junta Nacional a principios de julio.

En su reemplazó de Felipe Delpín quedó como presidente interino quien asta entonces era primer vicepresidente: Aldo Mardones.

Así se agregaba un capítulo relevante a un largo camino de crisis al interior de la Falange, la que se arrastra desde el año pasado. Esto, luego que la senadora Yasna Provoste asumiera una candidatura presidencial en desmedro de la que entonces era la abanderada del partido, su par de comité en la Cámara Alta, Ximena Rincón, con la respectiva renuncia del que por entonces era el presidente de la colectividad, Fuad Chahín, asumiendo la conducción la ex senadora Carmen Frei

Luego, el Proceso Constituyente terminó por acentuar los problemas internos de la colectividad, partiendo por el hecho de que el único constituyente electo fuera el propio Chahín, a medida que se fue acercando el Plebiscito, el partido comenzó a fracturarse en los bandos a favor del Apruebo y el Rechazo, lo que fue en paralelo a una disputada elección interna entre Felipe Delpín y la diputada Joanna Pérez para presidir la tienda.

El primero ganó por más de 300 votos, mientras que la lista que encabezaba Pérez acuso irregularidades en el proceso. 

Lo anterior llevó a un clima de polarización que terminó por fracturar la convivencia interna entre sus dirigentes. Sumado a líos en la gestión de platas partidarias en el mandato de Fuad Chahín, llevó a que el partido resolviera querellarse contra el ex convencional, lo que no fue respaldado posteriormente por Felipe Delpín, quien optó por desistir de dicho recurso judicial. 

Desde entonces, coinciden las fuentes, el ambiente partidario se tornaba imposible. Finalmente, con el rotundo triunfo del Rechazo en el Plebiscito, hizo que el averiado partido quedara fuera de juego con la tesis política dominante que arrojó el referéndum. Resultado: Felipe Delpín renunció al partido y aún es un misterio si habrán cambios en la dirección de la DC. 

Mientras el partido vive sus días con una presidencia interina mientras se explora otro Proceso Constituyente, The Clinic traza el mapa del poder de la DC con las figuras que en este minuto operan para mantener a flote el partido que, hace algunos años, fue uno de los más influyentes en el Siglo XX, y conductor hegemónico de los primeros años de Transición a la democracia. 

Yasna Provoste y Ximena Rincón

Entre las fuentes consultadas por este medio coinciden en lo siguiente: la crisis actual de la DC está inmediatamente cruzada por la animosidad personal existente entre las senadoras Yasna Provoste y Ximena Rincón. 

Una relación resentida por la definición de candidatura presidencial de la DC, donde Ximena Rincón había ganado la primaria interna al actual diputado Alberto Undurraga. Sin embargo, progresivamente la figura de Provoste fue adquiriendo popularidad desde la presidencia del Senado, cuando gestionaba los “mínimos comunes” -ayudas sociales en medio de la Pandemia- ante el gobierno de Sebastián Piñera. 

Luego de la renuncia de Fuad Chahín, Rincón depuso su candidatura presidencial, también presionada por el Socialismo Democrático que se encontraba en su propio proceso para definir cartas presidenciales, según acusó Rincón en esos días. 

Desde entonces, ambas profundizaron el mundo que las separa. Rincón fue haciéndose crítica del texto propuesto por la Convención, mientras Provoste tuvo un rol crucial en alinear los apoyos de la base progresista de partido en favor del Apruebo, lo que la instaló en la directiva que encabezaba Felipe Delpín en una vicepresidencia. 

Según los caminos que tome el partido en las próximas semanas, en la DC apuntan a las dos senadoras como candidatas naturales a presidir el partido. Mientras, impera la ley del hielo entre ellas. Fuentes de la DC cuentan que ambas evitan coincidir en el trabajo legislativo: no comparten en el comité de senadores, menos almuerzan juntas, tampoco interactúan en el Whatsapp grupal de los senadores DC. 

Infantería rechacista

El bando que estuvo por el Rechazo en la interna DC es naturalmente opositor a la mesa actual. Entre sus dirigentes más reconocibles se encuentran los senadores Ximena Rincón y Matías Walker, quienes además lideraron la reforma constitucional para bajar el quórum a 4/7 para modificaciones a la Carta Magna vigente, aunque también cuentan otros cuadros partidarios de apoyo. 

Por ejemplo, este bando tiene como voceros a los vicepresidentes Joanna Pérez (diputada) y Gianni Rivera (dirigente de la V región) Pérez es reconocida por su temple duro a la hora de enfrentar rivales, mientras que Rivera hace de “policía bueno” al tener una relación de confianza previa con Aldo Mardones, cuentan en el partido.

Fuentes de la DC señalan que tanto Pérez como Rivera no han asistido a las reuniones de mesa desde el Plebiscito, a modo de presión para que la directiva haga gestos a su disidencia tras el triunfo del Rechazo.

Fuentes de la DC cuentan que las senadoras Ximena Rincón y Yasna Provoste evitan coincidir en el trabajo legislativo: no comparten en el comité de senadores, menos almuerzan juntas, tampoco interactúan en el Whatsapp grupal de los senadores DC. 

En este grupo, además, se encuentra el ex presidente del partido y hasta hace poco constituyente, Fuad Chahín, a quien transversalmente se le reconoce ascendencia en sectores de la militancia debido a un hábil y empeñoso manejo de la máquina partidaria, al menos cuando estuvo al mando de la colectividad. 

“La situación de la DC, hoy día, es dramática. Está quebrada internamente, completamente fracturada y creo que abandonó totalmente a su electorado”, dijo Chahín en Ex-Ante sobre el estado actual del partido.

A ellos se suman actualmente como articuladores el ex Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, el ex presidente del partido, Ricardo Hormazábal, el ex secretario nacional David Morales, los diputados Miguel Ángel Calisto y Jorge Saffirio, la concejala por Renca Camila Avilés, y la ex directora del Sename, Marcela Labraña. 

Infantería Apruebista

Este elenco lo encabeza el presidente interino, Aldo Mardones, hombre de confianza del alcalde de Concepción y militante DC, Álvaro Ortiz, de quien fuera su administrador municipal y que aportó una considerable votación para la lista que encabezaba Delpín.  

Pese a ello, a Mardones se le adjudica un escaso conocimiento entre las bases como para dirigir un partido. De hecho, fue comentario obligado de pasillo una acotación del ex senador DC, Andrés Zaldívar, en un almuerzo con la bancada diputados del partido esta semana: se le olvidó el nombre del timonel interino. 

A Mardones le sigue la secretaria nacional de la DC, Cecilia Valdés. Perteneciente a la facción chascona que lidera la senadora Provoste -de posturas mayormente progresistas- y a la generación de jóvenes que comenzaron a militar en el partido en la década de los ochenta, Valdés fue de las que lideró las acciones judiciales que abrió el partido contra Fuad Chahín por presuntas irregularidades en la enajenación de bienes inmuebles del partido. 

En la disidencia comentan en privado que presionarán a la directiva para su salida de la conducción partidaria, cuando la DC defina a su próxima mesa. 

A ellos se suman el diputado Alberto Undurraga y a la alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro, una de las figuras locales del partido más identificadas con el Apruebo y que apoya la gestión del Presidente Gabriel Boric. De hecho, apareció en la franja televisiva de esta opción y recibió al Mandatario apenas asumió el mando, para dar una señal a los sectores populares que viven a diario la crisis de seguridad. 

Sin embargo, la crisis en el partido es tal, que la misma Pizarro reconoce estar reflexionando sobre su permanencia en el partido. “Creo que el Plebiscito fracturó las relaciones de camaradería. No sé si seguir adentro del partido o tendré que irme. Eso va a depender de lo que pase con los díscolos que son los que, para mi, estuvieron con el Rechazo”, dijo el pasado 11 de septiembre a El Mercurio. 

Los componedores

Como en todo conflicto, siempre hay alguien tratando de ejercer de bisagra entre ambos bandos en disputa. Este noble cometido lo está realizando el jefe de bancada de la DC, Eric Aedo, quien si bien en público fue un duro partidario del Rechazo y crítico de la mesa, en privado mantiene una disposición más dialogante con los adversarios, subrayan las fuentes. 

Los voceros de la disidencia a la actual dirección de la DC son los vicepresidentes Joanna Pérez (diputada) y Gianni Rivera (dirigente de la V región) Pérez es reconocida por su temple duro a la hora de enfrentar rivales, mientras que Rivera hace de “policía bueno” al tener una relación de confianza previa con Aldo Mardones., presidente interino del partido.

Una posición similar ejerce el ex diputado y otrora timonel DC, Juan Carlos Latorre, a quien también las fuentes apuntan como un nexo entre el oficialismo y la disidencia DC. Gestiones a las que se suma -en menor medida- el ex senador Jorge Pizarro. 

¿Carta de consenso?

En el partido, además, apuntan al senador Iván Flores, quien ha transmitido señales de estar interesado en ser una eventual carta de consenso para dirigir el partido. Sin embargo, su postura conciliadora entre las opciones en juego en el referéndum, hace que sus posibilidades se vean reducidas. 

En este sentido, aún es recordada su frase “con el corazón debería decir Apruebo, pero la razón me dice que no se hizo bien el trabajo”, pronunciada en entrevistas a días del Plebiscito. De todas formas, es crítico de la conducción partidaria actual.

Junta Nacional: la hora de la verdad

Mientras los bandos y los componedores siguen operando tras bambalinas, el partido se encuentra cruzado por comunicados pidiendo renuncias o cuestionando definiciones. 

Así se vio, por ejemplo, con la difusión de una declaración pública de más de 600 militantes pidiendo la renuncia de la mesa completa del partido tras los resultados del Plebiscito, donde la opción oficial por el Apruebo del partido, quedó prácticamente fuera de juego. 

“La directiva DC nos llevó por el camino erróneo, dejándonos hoy expuestos a una difícil posición política y de representación frente al nuevo desafío político, el gran acuerdo nacional para una nueva y buena Constitución”, dicen en el escrito.  

A ello respondió la vicepresidenta DC, senadora Yasna Provoste. “Con toda claridad, la mesa no va a dejar el mandato por el que fuimos elegidos y, por lo tanto, continuaremos en este proceso, además que ya hemos definido un itinerario claro de renovación de distintas estructuras de nuestro partido, incluyendo el Tribunal Supremo, el propio consejo y posteriormente la renovación de las estructuras territoriales”, dijo la parlamentaria en un audio que, en su transcripción, fue difundido por La Tercera. 

El noble cometido de componedor lo está realizando el jefe de bancada de la DC, Eric Aedo, quien si bien en público fue un duro partidario del Rechazo y crítico de la mesa, en privado mantiene una disposición más dialogante con los adversarios, subrayan las fuentes. 

La fractura interna también quedó reflejado ante la propuesta de la mesa del partido para un eventual nuevo Proceso Constituyente, donde recomendaban una Convención de seis meses, voto obligatorio, participación de independientes con patrocinio de partidos y escaños reservados en proporción al padrón electoral de cada pueblo originario, entre otros puntos. 

Dicha propuesta, sin embargo, contó con el rechazo de los senadores Ximena Rincón y Matías Walker, además de los diputados Erick Aedo, Miguel Ángel Calisto, Jorge Saffirio, la diputada y vicepresidenta Joanna Pérez, junto a Fuad Chahín y Gianni Rivera. El argumento principal es que no fue previamente consultada con los parlamentarios. 

Así las cosas, el partido tiene agendada una Junta Nacional a realizarse el 11 de noviembre, si es que no se realiza antes un Consejo Nacional -que no tiene fecha aún- donde los sectores en disputa puedan explorar una fórmula para salir de atolladero. De todas formas, el grupo que estuvo por el Rechazo espera que hayan cambios en la composición de la directiva, dado que el referéndum les confirmó su tesis ante el Proceso Constituyente, subrayan fuentes partidarias.


Notas relacionadas

Deja tu comentario